Podemos

La marca Podemos se diluye cuando el poder se aleja de Madrid

La formación morada debe concretar el futuro de su organización territorial ante la pérdida de relevancia frente a las confluencias. Además, las ansias de autonomía de la líder andaluza y los vaivenes en el País Vasco dibujan un panorama incierto para el partido de Pablo Iglesias. 

Ernest Urtasun (1i), Xavier Doménech (c) y Ada Colau (d) durante la asamblea fundacional del nuevo partido de los comunes.
Ernest Urtasun (1i), Xavier Doménech (c) y Ada Colau (d) durante la asamblea fundacional del nuevo partido de los comunes. EFE

La nueva dirección de Podemos surgida del congreso de Vistalegre II tiene por delante el reto de definir su modelo de construcción territorial ante la amenaza de que la dispersión del poder y la fuerza de las confluencias terminen minando la relevancia del partido. Cataluña y Valencia son ahora los grandes focos de tensión para Pablo Iglesias -como en su día ocurrió con Galicia- pero las pretensiones de Teresa Rodríguez en Andalucía y los escándalos en el País Vasco también pueden dar quebraderos de cabeza al líder de la formación morada.

Además, varias regiones como Murcia, Canarias o las dos Castillas afrontan procesos internos para renovar a sus cúpulas dirigentes durante los próximos meses. Por eso, la dirección estatal debe manejar con tiento los contrapesos regionales que le reclaman una mayor independencia en la toma de decisiones. Por lo pronto, el panorama tras la aparentemente sofocada pugna entre 'pablistas' y 'errejonistas' tiene como estandartes dos territorios controlados por el sector anticapitalista

La situación de Podemos en Cataluña no puede ser más incierta. El secretario general de Podem CatalunyaAlbano Dante Fachin, se ha negado a que su formación entre a formar parte del nuevo 'sujeto político' impulsado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau junto al portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech. Algo que puede explicarse ante el temor de que su cuota de poder pudiera verse diluida dentro de la nueva plataforma llamada a liderar la izquierda en Cataluña. 

Pero esta decisión choca frontalmente con los deseos de la dirección estatal, que abogaba por que ambos movimientos confluyesen para aunar fuerzas. Lo rocambolesco del asunto es que una parte de Podem Catalunya ha participado este sábado en la asamblea fundacional de 'los comunes', haciendo caso omiso de la posición oficial marcada por Fachin. En total, siete críticos con la dirección de Podem han logrado entrar en la Comisión Ejecutiva del nuevo partido, entre ellos la diputada errejonista del Parlament, Jessica Albiach.

Además, en la lista de Domènech iba uno de los fichajes clave de Iglesias: el economista Vicenç Navarro. Precisamente Domènech asegura que aunque Podem no haya participado oficialmente en la asamblea fundacional -Pablo Echenique sí estuvo presente- podrá sumarse más adelante. Pero matiza que, si finalmente no se produce la integración, no aceptarán la coalición electoral que llegó a plantear Fachin. 

Aunque desde Madrid aseguran que respetarán la autonomía del secretario general catalán, no es descartable algún tipo de maniobra interna para evitar que la decisión hunda definitivamente a la formación morada en ese territorio. "Compañeros y compañeras, recibid nuestro abrazo fraternal. No tengo ninguna duda de que vamos a seguir caminando juntos", decía Pablo Iglesias en un vídeo proyectado durante el acto.

El CIF de Teresa Rodríguez

Pero el proceso de descentralización de Podemos tiene otro de sus focos en Andalucía, donde Teresa Rodríguez lleva reclamando desde que arrasó en las primarias de noviembre una mayor cota de autonomía tanto financiera como política respecto a la dirección estatal. Sin embargo, las negociaciones para dotar, entre otras cosas, de un CIF propio al partido en esta comunidad están ahora en un punto muerto. 

Teresa Rodríguez.
Teresa Rodríguez. EFE

La marca en Andalucía que dirige la anticapitalista quiere disfrutar de personalidad jurídica y fiscal propia y reclama liberarse de la tutela de Madrid para poder establecer su estrategia de alianzas y conformar las listas electorales. Pero la oferta del también anticapitalista Echenique es, por ahora, "insuficiente" a ojos de la líder andaluza. Aunque la negociación pacífica con Pablo Iglesias siempre ha sido la tónica, la tensión va en aumento. 

De momento, la secretaria general andaluza se ha reunido este viernes con la secretaria de Plurinacionalidad y Diversidad Territorial de Podemos, Meri Pita, que ha comenzado precisamente en esa comunidad la ruta Imaginando un país de países. Esta ronda de encuentros con los líderes autonómicos persigue debatir sobre la descentralización y adaptar la estructura de la formación morada "a la pluralidad existente en el conjunto del Estado", señalan desde el partido.

Brecha en Valencia

La Comunidad Valenciana tampoco es ajena al baile de poderes. El actual secretario general del partido en la región, Antonio Montiel, no repetirá como candidato al cargo en las primarias que se celebrarán el próximo 14 de mayo. Allí Compromís, la formación de Mónica Oltra y Joan Baldoví, también ha dejado a Podemos en un tercer puesto, aunque este sea clave para sostener el gobierno en coalición con el PSPV de Ximo Puig. 

El actual secretario general del partido no repetirá como candidato al cargo en las primarias del 14 de mayo

Durante la visita que realizó Pablo Iglesias la semana pasada a Valencia dijo que no se "mojaría" en la brecha abierta. Por el momento, varios diputados regionales han puesto en marcha la candidatura pablista Aprofundir en el canvi de cara al congreso autonómico. El abandono del errejonista Montiel complica que su sector mantenga su cuota de poder y aboga por crear "una lista lo más unitaria posible". Pero el sector crítico no parece favorable a esta opción. La senadora Pilar Lima, cercana a Iglesias, presentará este lunes su candidatura a la secretaría general, según adelanta 20 Minutos

Tránsfugas y díscolos en País Vasco

Euskadi es otro de los territorios en los que reina la discordia en Podemos. En febrero, la formación se veía sacudida por el escándalo de la senadora tránsfuga Elvira García, que pasó al Grupo Mixto después de ser expulsada de la formación morada. A pesar de gozar de un salario de más de 5.600 euros mensuales, Viruka -como todo el mundo la conoce- llevaba 22 meses sin pagar la cuota de 160€ del alquiler social de su piso de Vitoria.

La senadora Elvira García.
La senadora Elvira García. Europa Press

A su caso se ha sumado la profunda división que vive el grupo de las Juntas Generales de Álava, después de que cuatro de sus miembros (Koldo Martín, Daniel Trujillano, Juanjo Celorio y Javier Bizarro) hayan sido expulsados por haberse negado en diciembre a acatar las órdenes de la formación en la votación de los Presupuestos forales. Además, uno de ellos cobró dietas sin justificar y el otro, según la formación, "hizo dejación de sus funciones". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba