Política

El Gobierno confía en no tener que abrir el féretro de Franco y guardará la losa de 1.500 kilos en un lugar secreto

El Ejecutivo cree que el ataúd de madera y el revestimiento de zinc están en buenas condiciones y no será necesario ver cómo están los restos mortales. La exhumación de Franco contará con la presencia de 22 familiares del dictador. El proceso tendrá un coste para las arcas públicas de un máximo de 63.061 euros

Lápida de Franco en el Valle de los Caídos.
Lápida de Franco en el Valle de los Caídos.

El Gobierno socialista cree que no será necesario abrir el féretro del dictador Francisco Franco cuando se le exhuma el próximo jueves a las 10:30 horas ya que confía en que el ataúd de madera y el revestimiento de zinc estén en buenas condiciones. Además, tras la exhumación, transportará la losa de 1.500 kilos fuera de Cuelgamuros y la almacenará en un lugar secreto.

Un total de 22 familiares de Francisco Franco estarán en el Valle de los Caídos en el momento de la exhumación. Son los nietos, cónyuges de estos y los bisnietos del dictador, quienes serán recogidos en tres puntos distintos de Madrid la misma mañana del jueves para ser conducidos a Cuelgamuros.

Sólo dos de estos 22 familiares -Cristóbal Martínez-Bordiú y otra persona que la familia aún no ha decidido- estarán dentro de la carpa en la que se realizarán los trabajos de exhumación. Las autoridades del Gobierno presentes en la retirada de los restos de Franco serán la ministra de Justicia, Dolores Delgado y dos altos cargos de Presidencia de Gobierno: el secretario general, Félix Bolaños, y el subsecretario, Antonio Hidalgo.

También habrá un forense -del que no se facilita su identidad por motivos de seguridad- y entre cuatro y seis operarios. Precisamente, el Ejecutivo ha alertado de que personas y empresas que forman parte de este dispositivo han recibido graves amenazas de grupos de ultraderecha en los últimos días.

La Guardia Civil no permitirá ningún dispositivo móvil o de captación de sonidos dentro de la basílica. Todas las personas que accedan a la basílica deberá pasar por un escáner y un detector de metales. En los últimos días se han hecho barridos para detectar dispositivos o cámaras ocultas. Como medida adicional de seguridad, se colocará una carpa techada que rodeará la tumba de Franco y dentro de ella se llevarán a cabo los trabajos de exhumación.

La tumba de Franco tiene un encofrado de hormigón y plomo que se realizó en 1975, por lo que el Gobierno cree que habrá evitado las corrientes de agua subterráneas que pasan por debajo del Valle de los Caídos. El féretro es de madera y dentro se recubrió con una estructura de zinc para que quedase sellado, de modo que el Ejecutivo estima que al menos la estructura de zinc habrá aguantado el paso del tiempo y que no será necesario abrirla para ver cuál es el estado de los restos embalsamados de Franco.

Si es así, esa misma estructura se introduciría en un nuevo féretro y el prior del Valle, Santiago Cantera, bendecirá los restos por expreso deseo de la familia. El Gobierno no ha puesto objeciones ya que dicho responso apenas duraría unos segundos. En ese momento no habrá ningún otro monje benedictino dentro de la basílica.

Si todo sale como está previsto, la exhumación tardará una hora. Si tanto el féretro como el revestimiento de zinc están en mal estado y hay que extraer los restos de Franco para colocarlos en el nuevo ataúd, entonces todo ello llevaría unas tres horas.

En cualquiera de los casos y una vez se haya terminado con la exhumación, los familiares de Franco trasladarán el ataúd desde el presbiterio hasta el coche fúnebre que les esperará en la explanada de la basílica. En total son 260 metros los que tendrán que andar de un sitio a otro previsiblemente con el ataúd a hombros.

El Gobierno no les ha permitido recibir honores militares ni que el féretro se cubra con una bandera con el argumento de que el Valle de los Caídos es un edificio público y que todo este proceso se hace en virtud de la ley de Memoria Histórica que impide actos de exaltación del dictador.

El vehículo recorrerá un breve trayecto hasta un aparcamiento de coches en el que esperará un helicóptero Super Puma Cougar del Ala 45 del Ejército del Aire ya que el plan A del Gobierno es transportar con este aparato los restos hasta el cementerio de El Pardo-Mingorrubio. El plan B del operativo es hacerlo por carretera y todo dependerá de las condiciones climatológicas. La lluvia es indiferente, no así la niebla y el viento.

Fase de reinhumación

En el helicóptero viajará la ministra de Justicia, alguna autoridad del Estado más y un representante de la familia, en este caso Francis Franco, el mayor de los nietos. Cuando el helicóptero aterrice a los 10-15 minutos en un pequeño helipuerto junto a Mingorrubio, empezará la fase de reinhumación.

En el panteón sólo accederán los mismo 22 familiares más el prior Cantera. Es ahí donde se oficiará una misa a cargo del citado prior del Valle de los Caídos y el sacerdote Ramón Tejero por voluntad de la familia. Este último es hijo del golpista del 23-F Antonio Tejero.

En dicha misa sí que se podrán incluir símbolos o banderas, si así lo estima la familia, ya que el Gobierno considera que es un acto que se realiza en la más estricta intimidad. Eso sí, no se podrán tomar fotos ni grabar la ceremonia religiosa. La ministra Delgado tendrá que levantar acta tanto de la exhumación en el Valle como de la reinhumación en Mingorrubio.

El destino de la losa

La losa de 1.500 kilos será transportada fuera de la basílica del Valle de los Caídos con una grúa. Una operación compleja ya que el pasadizo hasta la explanada tiene que superar varios escalones. Posteriormente, quedará almacenada en un lugar secreto.

Entretanto, la llave del panteón de Mingorrubio quedará depositada en Delegación del Gobierno de Madrid, en Patrimonio del Estado y en el propio cementerio, por lo que los familiares de Franco podrán acceder al mismo siempre y cuando se avise con un día de antelación. Es el mismo régimen que existía con Carmen Polo y que, curiosamente, no se ha aplicado últimamente ya que la viuda del dictador no ha tenido visitas en los últimos años.

Todo el proceso de exhumación y reinhumación de Franco tendrá un coste para las arcas públicas de un máximo de 63.061 euros, de los que 39.911,79 euros han sido destinados para la nueva tumba en Mingorrubio. Precisamente, Patrimonio del Estado ha cambiado en el panteón las rejas de las ventanas y ha colocado una puerta blindada por motivos de seguridad. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba