Terrorismo

Francia entregará a España la próxima semana a los exjefes de ETA 'Txeroki' y Carrera Sarobe

Transcurrido un mes, los etarras deberán ser devueltos a las autoridades del país galo, ya que son personas "con responsabilidades pendientes" por las que se encuentran privadas de libertad

Carrera Sarobe y Txeroki (ETA)
Carrera Sarobe y Txeroki (ETA)

Mikel Carrera Sarobe, conocido como 'Ata', y Garikoitz Aspiazu Rubina, alias 'Txeroki', regresarán a España. Lo harán en el marco de una entrega temporal acordada por Francia. El primero llegará el 30 de agosto y el segundo el 2 de septiembre. La Audiencia Nacional juzgará a ambos etarras por crímenes pendientes: uno por el traslado de armas y artefactos explosivos; y otro por el asesinato del juez José María Lidón.

"Es una entrega temporal, por el plazo de un mes, transcurrido el cual deberá ser devuelto a las autoridades francesas ya que se trata de una persona que tiene responsabilidades pendientes en Francia por las que se encuentra privado de libertad", según consta en el auto de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional -al que ha tenido acceso Vozpópuli- sobre la entrega de 'Ata', quien permanecerá ingresado en la cárcel madrileña de Soto del Real.

La resolución tiene lugar después de que las autoridades españolas recibieran la semana pasada una comunicación con los detalles de la entrega.

Transporte de armas

Carrera Sarobe ha sido procesado recientemente en España. El pasado 29 de julio, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz acordó que el etarra fuera juzgado por un delito de asesinato terrorista contra Giménez Abad. El magistrado se basó en la prueba testifical prestada por el hijo del dirigente popular asesinado y otros testigos presenciales; todo ellos en la condición de protegidos.

Esta vez tendrá que responder por el traslado de armas, municiones, explosivos y demás artefactos desde Francia a Portugal. Otras tres personas ya fueron juzgadas y condenadas en 2013 en este caso por delitos de integración en organización terrorista y delito de terrorismo por depósito, tenencia y transporte dearmas, municiones y componentes para la fabricación de artefactos explosivos.

'Ata', de 47 años, fue detenido en mayo de 2010 en Francia, donde aún tiene pendientes dos condenas de cadena perpetua por el asesinato del gendarme galo, Jean Serge Nerin -última víctima mortal de ETA- y por el asesinato de dos guardias civiles en Capbreton. Desde el pasado 21 mayo se encuentra en la prisión de Lannemezan, a unos 230 kilómetros de San Sebastián.

Un empleado del Ayuntamiento de Pamplona borra una pintada callejera de apoyo a ETA.
Un empleado del Ayuntamiento de Pamplona borra una pintada callejera de apoyo a ETA. EFE

Su traslado desde la prisión de Reau Sud Francilien -al sur de París- causó revuelo entre las víctimas de ETA, quienes criticaron el incumplimiento de los compromisos acordados por el ejecutivo de Emmanuel Macron. La Justicia francesa se escudó en que la madre y las hijas del condenado -todas en España- vivían lejos de la cárcel en la que se encontraba.

El asesinato del juez Lidón

'Txeroki', de 46 años, también se encuentra recluido en la cárcel de Lannemenzan, donde ingresó el pasado 9 de julio tras ser trasladado desde la prisión de Arles -sur de Francia-. Desde su detención en 2008, acumula cuatro condenas en suelo francés que suman 43 años de prisión.

La entrega del 2 de septiembre será la cuarta de 'Txeroki' por parte de las autoridades francesas. Esta vez será juzgado como responsable del asesinato del juez José María Lidón. El hijo de uno de los magistrados denunció el año pasado en declaraciones a Europa Press "el tortuoso" proceso judicial que ha sufrido la familia para poder juzgar al etarra. Y aseguró que "la última gota" había sido una orden de extradición "no tramitada" que no recibieron las autoridades francesas porque se extravió.

La primera vez que fue entregado a España fue al poco tiempo de su detención y se acordó para que asistiera a interrogatorios en la Audiencia Nacional. En concreto, por cinco crímenes de ETA cometidos entre enero y febrero de 2002, cuando estaba al frente del comando 'K-Olaia'.

Cuatro años después, en 2011, el etarra viajó nuevamente a España para ser juzgado por aquellos crímenes. Finalmente, fue condenado a 377 años de prisión por 20 delitos de asesinato en grado de tentativa. La tercera entrega sucedió en 2018; en esa ocasión la pena aplicada fue de 18 años de prisión por el paquete bomba enviado a la periodista Marisa Guerrero en 2002. 

Imágenes de archivo del atentado en la T4 de Barajas.
Imágenes de archivo del atentado en la T4 de Barajas. EP

Aunque fue entregado tres veces, aún tiene pendiente el juicio por el atentado contra la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas. En 2008, el juez Pedraz le atribuyó dos delitos de asesinato, estragos terroristas y la detención ilegal del propietario de la furgoneta que explosionaron; y requirió a las autoridades francesas la entrega temporal del etarra para celebrar el juicio. Ante la falta de respuesta, se archivó provisionalmente la causa y en enero de este año volvió a emitir la petición. 

Por el atentado en la T4 ya fueron condenados otros tres etarras: Mattin Sarasola, Igor Portu y Mikel San Sebastián. Cada uno fue sentenciado a 1.040 años de cárcel por dos delitos de asesinato terrorista, 48 delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa y un delito de estragos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba