Nuevo Gobierno

Las primeras demandas de Podemos al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez

Iglesias pide que Sánchez incorpore a Podemos a su Ejecutivo. Pero en la formación morada asumen que esa no es la voluntad del líder del PSOE, por lo que preparan ya su papel en la oposición 

Pablo Iglesias felicita a Pedro Sánchez por la victoria de la moción de censura.
Pablo Iglesias felicita a Pedro Sánchez por la victoria de la moción de censura. EFE

Si como parece tener decidido, Pedro Sánchez no incorpora a ningún miembro de Podemos a su nuevo Gobierno, a Pablo Iglesias no le quedará otra que trabajar desde la oposición. Aunque el líder del partido morado mostró una mano tendida al PSOE, el secretario general socialista no encontrará un camino de rosas. No le ha dado tiempo a instalarse en La Moncloa tras el triunfo en la moción de censura y sus socios parlamentarios ya han registrado enmiendas en el Senado al proyecto de Presupuestos Generales de 2018 aprobados por el PP y que el líder socialistase comprometió a respetar para atraer los votos del PNV.

El sustituto de Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo deberá empezar a partir de ahora a hacer malabares con los apoyos parlamentarios para las conseguir que las reformas legislativas que tiene en mente puedan prosperar. Podemos está llamado a ocupar un papel clave, aunque los 67 diputados que controla Iglesias no pondrán las cosas fáciles a Sánchez hasta que termine convocando unas elecciones. El nuevo Gobierno sólo está respaldado por 84 diputados socialistas; el PP mantiene su mayoría absoluta en el Senado; y el partido de Sánchez tampoco tiene mayoría en la Mesa del Congreso -el órgano de gobierno de la Cámara-. 

El líder del PSOE presentó la moción de forma acelerada tras conocer la sentencia del caso Gürtel y sostuvo que no iba a negociar nada con los independentistas catalanes ni con los nacionalistas vascos. Pero tampoco con el grupo parlamentario de Unidos Podemos. Con ellos ha coincidido a lo largo de esta legislatura en muchas de sus iniciativas. Por lo que la voluntad mostrada por ambas direcciones es colaborar para revertir parte de las reformas impulsadas durante estos años por el Partido Popular y conseguir impulsar de nuevo proposiciones de Ley que fueron vetadas por Rajoy. 

"Si hubiéramos sido ellos, nos hubiéramos sentado antes" a negociar, explican fuentes de la dirección de Podemos. A partir de ahora, definen el periodo que se abre como "un encaje de bolillos muy complicado". Esperan poder reunirse con Sánchez "en los próximos días" para empezar a hablar de su proyecto. Otros miembros de la cúpula del partido destaca que su apoyo "sin condiciones" para que prosperase la moción no era en ningún caso "un cheque en blanco". Asimismo, a la salida de la sesión parlamentaria, enfatizaron que el cambio de Gobierno "se tiene que notar". 

Desde la dirección destacan como prioritario la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI); la de las pensiones; también un incremento de las prestaciones por desempleo; o la Ley de Igualdad Retributiva que se encuentra ahora en trámite. Además, pretenden impulsar los permisos de maternidad y paternidad iguales y transferibles. En cualquier caso, lo primero que deberán negociar es la aprobación del techo de gasto

Otro de las grandes reformas que reclaman desde la formación morada es la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, denominada por sus detractores como la 'ley mordaza'. A diferencia de la voluntad de Podemos, que pide derogarla totalmente, Sánchez sólo se comprometió en su discurso a impulsar una derogación parcial "de aquellos artículos que fueron recurridos ante el Tribunal Constitucional por el PSOE y por los grupos parlamentarios de la oposición". Se refiere a los "que limitan desproporcionadamente" a su entender "el ejercicio de los derechos de reunión y manifestación y la libertad de expresión".

Hasta 2020

La pretensión del partido morado es que Sánchez alargue la legislatura hasta el final natural en 2020. Hasta entonces, creen que hay tiempo suficiente para implementar un "programa de rescate ciudadano" y una agenda social y territorial. En referencia a esto último, Iglesias fue especialmente insistente en reclamar al nuevo jefe del Gobierno que despliegue una estrategia de diálogo que permita solucionar el conflicto catalán. 

El sector anticapitalista -la familia minoritaria de Podemos encabezada por Miguel Urbán y Teresa Rodríguez- emitió un comunicado tras la investidura de Sánchez en el que pedía a la dirección estatal no "mendigar insistentemente" entrar en el nuevo Ejecutivo sino aprovechar su "debilidad" parlamentaria para emprender desde la oposición una "ofensiva" que permitiese "recuperar y conquistar derechos". Las relaciones de esta corriente con la dirección estatal pasan por sus momentos más complicados. 

En el texto de Anticapitalistas, los representantes de este sector reclamaban como prioritario "derogar la Reforma Laboral, la Ley Mordaza, la LOMCE, acabar con la política de excepción en Cataluña, aplicar dotación presupuestaria a la Ley de Dependencia, aplicar con urgencia las demandas feministas o respetar la memoria histórica antifranquista".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba