Política

España dio protección a dirigentes de Evo Morales y les ayudó a salir de Bolivia

El Gobierno asegura que Zapatero no tuvo relación ninguna "con el proceso de decisión" que llevó a la visita de los diplomáticos españoles a la residencia de la embajadora de México en Bolivia

   

Evo Morales, en su primera conferencia de prensa en México tras huir de Bolivia
Evo Morales, en su primera conferencia de prensa en México tras huir de Bolivia Europa Press

España dio protección a dirigentes de Evo Morales en su Embajada de La Paz y, en algunos casos, les escoltó hasta el aeropuerto para facilitar su salida de Bolivia. Así lo ha reconocido el Gobierno en una respuesta por escrito a una batería de preguntas del Grupo Parlamentario Vox en torno al incidente diplomático que tuvo lugar en la Embajada de México el pasado 27 de diciembre.

"El Gobierno de España albergó temporalmente en nuestra Embajada de La Paz, por razones meramente humanitarias, a un reducido número de personas que temían por su seguridad física en dicho contexto de violencia", explica el Ejecutivo en un escrito al que ha tenido acceso Vozpópuli.

Y añade que "adicionalmente, en algunos casos se escoltó a personas hasta el aeropuerto de El Alto por las mismas razones". Entre estas personas figuran también algunas de las que estaban asiladas en la Embajada de México.

El Gobierno hace hincapié en que ninguna de esas personas tenía "órdenes de detención de ningún tipo" y que su salida del país se produjo "con conocimiento de las autoridades interinas" de Bolivia.

El Ejecutivo defiende que España cumplió en todo momento las obligaciones de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

En respuesta a una "solicitud de apoyo" de México

La protección por parte de la Embajada de España en la capital boliviana se produjo, según el Gobierno, en respuesta a la solicitud de apoyo planteada por los servicios centrales de la cancillería mexicana a diversos Estados, incluida España.

La demanda surgió, dicen las autoridades españolas, por "las dificultades que atravesaba la Embajada de México en La Paz por el elevado número de asilados que acogió en un primer momento".

En noviembre, antes del incidente en la Embajada de México, hubo una reunión entre "personal de la Embajada de España en Bolivia y la embajadora de México" para tratar esa solicitud de apoyo, dice el Gobierno.  "Otras embajadas extranjeras en La Paz han llevado a cabo gestiones similares desde noviembre", destacan.

En su relato de los hechos que acontecieron el pasado 27 de diciembre y que terminaron con la expulsión de miembros de la delegación diplomática española en La Paz, el Gobierno niega que los diplomáticos se reunieran con los asilados en la Embajada de México cuando visitaron a la embajadora en su residencia.

Sus instrucciones no comprendían en modo alguno ni reunirse con los asilados ni trasladar a los mismos o recibir de ellos mensaje alguno"

"Sus instrucciones se ceñían estrictamente a reunirse con la embajadora y no comprendían en modo alguno ni reunirse con los asilados ni trasladar a los mismos o recibir de ellos mensaje alguno", señala la respuesta del Gobierno.

En respuesta a otra de las preguntas de Vox sobre la relación del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero con la visita a la residencia de la embajadora de México en La Paz, el Gobierno asegura que Zapatero "no tuvo relación ninguna con el proceso de decisión que llevó a la visita".

Además, insisten en que la ministra encargada de la cartera en aquel momento, Margarita Robles, desconocía la visita porque fue el secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, el que la autorizó.

Sin consulta previa a Margarita Robles

Este solo habría informado a la ministra cuando los diplomáticos trasladaron que sus vehículos no podían recogerlos al término de la reunión. Por otro lado, el Gobierno asegura desconocer si se produjo alguna comunicación entre el "Gobierno en funciones" y Evo Morales sobre el asunto.

Según el Gobierno, se tuvo además en cuenta que la propia delegación de la UE había realizado visitas previas a la residencia mexicana sin ningún tipo de problema. "A la vista de estas consideraciones, el Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe estimó que la decisión no requería una consulta previa a la ministra encargada e instruyó a la señora Borreguero a realizar la visita", puntualizan.

La versión oficial del Gobierno sobre la visita de los diplomáticos españoles a la embajadora mexicana en Bolivia está recogida en cinco páginas

La versión oficial del Gobierno sobre la polémica visita de los diplomáticos españoles a la embajadora mexicana en Bolivia está recogida en cinco páginas. Arranca destacando la escalada de tensión entre Bolivia y México al denunciar este último "que la residencia de la embajadora en La Paz estaba siendo objeto de medidas de hostigamiento por parte de las autoridades interinas de Bolivia como consecuencia de la presencia en su interior de varios ex altos cargos de Movimiento al Socialismo".

"Las autoridades bolivianas habían emitido órdenes de detención contra varios de dichos ex altos cargos", detallan. "México planteó que las actividades del dispositivo de seguridad boliviano en torno a la residencia mexicana suponían una violación de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas desde 1961 y anunció su intención de presentar una demanda sobre este particular ante en Tribunal Internacional de Justicia", recuerdan.

Recomendación del delegado de la UE en La Paz

"Al mismo tiempo realizó gestiones ante la UE y España solicitando de ambas actuaciones para revertir la situación y prevenir el ulterior agravamiento de lo que entendía como acoso a su Embajada", añade.

"El 26 de diciembre el delegado de la UE en La Paz envió un mensaje a las embajadas de los estados miembros  en el que señalaba que la delegación de la UE había hecho gestiones para reducir la tensión y había visitado a la embajadora mexicana varias veces y añadía que sería muy positivo hacerle visitas para visibilizar el interés y y la preocupación de los Estados miembros", apunta el Gobierno.

La jefatura de la Embajada de España en La Paz correspondía en esos momentos a Cristina Borreguero que, al encontrarse el embajador de permiso fuera del país, actuaba como encargada de negocios ad interim (ENai).

"La señora Borreguero recibió el mensaje del Delegado de la UE en La Paz y lo transmitió por escrito a la Dirección General para Iberoamérica y el Caribe del MAUEC, solicitando instrucciones sobre la pertinencia de realizar la visita según lo sugerido por el delegado dela UE en La Paz", asegura el Ejecutivo.

La Dirección General para Iberoamérica y El Caribe consideró que la realización de la visita "sería oportuna por tratarse de una actuación consistente en contribuir a la reducción de tensiones en aras de la pacificación del país y con el espíritu de colaboración que preside las relaciones de nuestra embajadas con las delegaciones de la UE".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba