España dio protección a dirigentes de Evo Morales en su Embajada de La Paz y, en algunos casos, les escoltó hasta el aeropuerto para facilitar su salida de Bolivia. Así lo ha reconocido el Gobierno en una respuesta por escrito a una batería de preguntas del Grupo Parlamentario Vox en torno al incidente diplomático que tuvo lugar en la Embajada de México el pasado 27 de diciembre.

"El Gobierno de España albergó temporalmente en nuestra Embajada de La Paz, por razones meramente humanitarias, a un reducido número de personas que temían por su seguridad física en dicho contexto de violencia", explica el Ejecutivo en su escrito, al que ha tenido acceso Vozpópuli.

Y añade que "adicionalmente, en algunos casos se escoltó a personas hasta el aeropuerto de El Alto por las mismas razones". Entre estas personas figuran también algunas de las que estaban asiladas en la Embajada de México.

El Gobierno hace hincapié en que ninguna de esas personas tenía "órdenes de detención de ningún tipo" y que su salida del país se produjo "con conocimiento de las autoridades interinas" de Bolivia.

El Ejecutivo defiende que España cumplió en todo momento las obligaciones de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

En respuesta a una "solicitud de apoyo" de México

La protección por parte de la Embajada de España en la capital boliviana se produjo, según el Gobierno, en respuesta a la solicitud de apoyo planteada por los servicios centrales de la cancillería mexicana a diversos Estados, incluida España. La demanda surgió por "las dificultades que atravesaba la Embajada de México en La Paz por el elevado número de asilados que acogió en un primer momento".

Antes del incidente en la Embajada de México, en noviembre, el Gobierno explica que hubo una reunión entre "personal de la Embajada de España en Bolivia y la embajadora de México" para tratar esa solicitud.  "Otras embajadas extranjeras en La Paz han llevado a cabo gestiones similares desde noviembre", destacan.

En su relato de los hechos que acontecieron el pasado 27 de diciembre, el Gobierno niega que los diplomáticos españoles se reunieran con los asilados en la Embajada de México cuando visitaron a la embajadora en su residencia. "Sus instrucciones se ceñían estrictamente a reunirse con la embajadora y no comprendían en modo alguno ni reunirse con los asilados ni trasladar a los mismos o recibir de ellos mensaje alguno", señala la respuesta del Gobierno.

En respuesta a otra de las preguntas de Vox sobre la relación del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero con la visita a la residencia de la embajadora de México en La Paz, el Gobierno asegura que Zapatero "no tuvo relación ninguna con el proceso de decisión que llevó a la visita".