ENTREVISTA | IVÁN ESPINOSA DE LOS MONTEROS

"Me sorprende más que se haya normalizado el separatismo, el PNV o Bildu que Vox"

Iván Espinosa de los Monteros (Vox) afronta la nueva campaña electoral con ganas. Aunque se muestra precavido ante los buenos resultados que auguran los sondeos, reconoce a 'Vozpópuli' que la sensación a bordo de la caravana "es muy buena"

Iván Espinosa de los Monteros nació en el Madrid de los 70, tan solo un año antes que el socialista Pedro Sánchez, a quien "bajo ningún concepto" apoyará para gobernar cuando pasen las elecciones generales. "Sus políticas son diametralmente opuestas a los intereses de España", opina el hasta ahora portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados

Aunque se muestra precavido ante los buenos resultados electorales que pronostican la mayoría de los sondeos para su partido, el vicesecretario de Relaciones Internacionales de Vox reconoce que la "sensación es muy buena", incluso, "superior" a la percibida en los albores del 28 de abril. Su campaña empezó con dureza, tras protagonizar un duro choque con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, en el primer debate electoral ante el 10-N.

De pequeño, pronunció sus primeras palabras en Estados Unidos, ya que por aquel entonces su familia se había mudado a Chicago. Hoy se ha convertido en uno de los oradores más aclamados por los simpatizantes de Vox. No en inglés, sino en román paladino. Es a él a quien se le atribuyen algunas de las expresiones más populares empleadas por la formación. Del "¡Toma, progre!" a la "derechita cobarde". 

Se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales en ICADE, hizo un MBA en The Kellogg School of Management y su referente político es Ronald Reagan. Antes de sumarse a Vox, fundó una serie de compañías "de fortuna diversa". "Como suele ocurrir, aprendí más de las que fueron mal, y salí adelante gracias a las que salieron bien", reconoce en su biografía

Junto a su mujer, la también dirigente de Vox Rocío Monasterio, Espinosa de los Monteros se encuentra en el punto de mira. Ya son varias las polémicas inmobiliarias que les rodean, pero la pareja defiende que no ha hecho nada ilegal y que está siendo sometida a un escrutinio de la vida personal sin precedentes.

Pregunta. El último CIS les atribuyó un retroceso el próximo 10 de noviembre en contra del auge que pronostican la mayoría de empresas privadas. ¿Confía más en Tezanos o en los sondeos privados?

No hacemos encuestas, por lo que no sabemos muy bien a quién creer. No las creemos ni cuando nos favorecen mucho y tampoco cuando son muy desfavorables. Nos movemos motivados por las cosas de las que queremos convencer a la gente. Tenemos una serie de convicciones y propuestas, que no siempre son populares, pero lejos de ocultarlas, las presentamos el mayor número de veces hasta que conseguimos que se vayan popularizando.

La encuesta de Tezanos, que no es la del CIS sino la de Tezanos, tiene una metodología que los técnicos consideran muy desviada y, aunque es una muestra muy grande, se produce antes de las algaradas de Barcelona. No estoy seguro de que esta encuesta en concreto sea aquella de la que más nos tenemos que fiar. 

Tenemos cinco caravanas tomando el pulso en la calle. Nuestra sensación es muy buena. Superior a la de abril, que ya era buena. Notamos un cambio: de la euforia excesiva a un halo de esperanza. Hay alegría e ilusión, pero también esperanza porque ahora se puede defender y decir cosas que antes no se podían.

Hay una desconexión total entre lo que pasa en el mundo de la política y el mundo de los españoles.

Arranca la campaña electoral, a la que llegan después de haber pasado por el Congreso y con una presencia mediática mucho mayor. ¿Creen que les beneficia más estar en programas de máxima audiencia como 'El Hormiguero' y los debates o lo vuestro son más las redes sociales?

Son complementarios. Toda aparición de Santiago Abascal en cualquier medio, si es en directo y se hace de una manera que no requiere ser interpretado o trasmitido por un tercero, es beneficioso. Un programa en directo como 'El Hormiguero', a pesar de que fue sometido a una entrevista en un tono que no se ha vuelto a ver, fue beneficioso.

Estoy convencido de que el debate del lunes también será beneficioso. Y en redes sociales, lo mismo. Santiago es una persona tremendamente afable, cercana, humilde y normal. Nosotros apelamos mucho a la gente normal. Las preocupaciones de los españoles son el empleo, la precariedad laboral, los sueldos bajos, los problemas para llegar a fin de mes, la inmigración ilegal, el orden... Hay una desconexión total entre lo que pasa en el mundo de la política y el mundo de los españoles.

Hay una España que cumple y que está sometida constantemente a inspección y no se premia y hay otra España que está absolutamente subvertida contra el orden y no se castiga. Frente a esto tenemos un Gobierno que dice que hay una emergencia por desenterrar a un señor que hace 40 años que está muerto y otra emergencia porque vamos a morir todos de aquí al fin de semana a causa del clima. Esa desconexión es la que nos distingue del resto.

¿Teme una 'encerrona' a Abascal en el debate del lunes? ¿O ve más un todoscontra Sánchez?

No me atrevo a elucubrar. Pero en las elecciones sólo hay dos opciones: partidos que acabarán apoyando a Sánchez de una manera u otra y nosotros, que no apoyamos a Sánchez bajo ningún concepto. No porque tengamos nada personal contra él, sino porque las políticas que propone e implementa son diametralmente opuestas a los intereses de España en todos los ámbitos. Jamás apoyaremos un Gobierno de Pedro Sánchez. 

Si Ciudadanos se desmorona y ustedes se disparan como auguran algunos sondeos y no facilitarán 'ni por acción ni por omisión' un Ejecutivo del PSOE. ¿Está España condenada al bloqueo otra vez?

Los otros cinco partidos lo van a facilitar de una manera u otra, algunos hablan de alianzas y otros de desbloqueo y de gran coalición. No me cabe duda que va a salir un Gobierno de estas elecciones, es más, tenía que haber salido de las anteriores. Volver a pasar el problema a los españoles para que repitan lo que piensan es un ejercicio de irresponsabilidad.

Los políticos están para resolver problemas de orden político y no ha cambiado nada en España desde abril como para tenernos que someter a otras elecciones. Lo único que ha pasado es que hay unos políticos incapaces para ponerse de acuerdo. No se puede pedir a Podemos que se ponga de acuerdo con Vox porque estamos en las antípodas, pero sí con el PSOE. No cabe duda de que a partir del 10-N lo van a hacer. Estoy convencido de que no va a haber más bloqueo.

De la expulsión de Vox del debate público a su asimilación... ¿Qué ha cambiado entre las dos campañas?

No es que haya cambiado ni España ni Vox. Lo que ha cambiado es que algunos periodistas y algunos medios de comunicación empiezan a aceptar que esto es una realidad. Hasta que entramos en el Parlamento todavía había algunos grupos mediáticos que querían negar la propia existencia de Vox, pero no es más que el reflejo de lo que piensa mucha gente.

Lo único que hacemos es reproducir ideas sencillas de forma clara y perfilada, muy concretas y poco abstractas. Cuando toda la clase política piensa en Franco o en la emergencia climática hay por ahí 46 millones de personas preocupadas por otras cosas. No pretendo decir que tenemos la única verdad, pero no cabe duda que hay unos millones de personas que piensan como nosotros, o viceversa, y esto merece como mínimo una presencia mediática proporcional a nuestro peso.

A mí me sorprende más que se haya normalizado el separatismo, que se haya normalizado el marxismo, que Podemos sea un partido normal, que PNV sea un partido consolidado y aceptado como interlocutor válido, o que Bildu, que tienen un pasado muy sangriento y muy reciente, se sienten en el Parlamento nacional. O que PdeCAT o ERC, que son partidos claramente anticonstitucionalistas y que quieren romper la unidad de España, no solo están en el Congreso sentados, sino que les ponen delante de nosotros.

Esto es lo que a mí me parece anormal. Hemos aceptado como normalidad algo que no lo es y cuando estamos empezando a romper ese paradigma, hay gente que se siente agitada y sorprendida y vienen los epítetos de "facha", "ultra", "antidemócrata", "anticonstitucional"...

Abascal insiste en levantar un muro infranqueable en Ceuta, una idea que podría estar en ese límite de lo legal...

Las fronteras existen para impedir que pasen los que no deben pasar. Si no, no habría fronteras en el mundo. Si se trata de que puede entrar todo el mundo que quiera, derribemos todas las fronteras quitemos puestos fronterizos y que desaparezca la custodia de la Guardia Civil. Si no es eso lo que queremos debemos tener sistemas que prevengan que esas fronteras sean penetradas por gente que no debe. No es que no pueda pasar nadie, pueden pasar quienes tienen las condiciones autorizadas para hacerlo: visado, nacionalidad, permiso especial..

Es responsabilidad de la nación prevenir que usted pase, y debería serlo del conjunto de la UE. Porque una vez que uno pase puede acabar en Alemania, o Suecia. En diciembre llevamos a un grupo de europarlamentarios y no daban crédito. Hay que utilizar todos los instrumentos a nuestro alcance para impedir que se cometan ilegalidades también todas las noches en Barcelona. Un día te pueden sorprender, pero no puede pasar más, hay que mandar a las fuerzas de seguridad del Estado para que quienes cumplen y se someten a la ley no se vean perjudicados.

"Estamos siendo sometidos a un escrutinio desconocido en la historia reciente de la política"

La normalización de Vox viene acompañada de búsquedas en el pasado de algunos de sus dirigentes. Usted y Rocío Monasterio están en el punto de mira. ¿Tienen la conciencia tranquila?

Tenemos la conciencia muy tranquila, es verdad que estamos siendo sometidos a un escrutinio desconocido en la historia reciente de la política. No he visto a nadie que haya sido sometido a semejante nivel de investigación. No sé mucho de la vida personal anterior a la política de Sánchez, Rivera, Arrimadas, Casado, Aitor Esteban... No sé a qué se dedicaban ni que hacían.

Pero sí se publican fotos de nuestra casa, direcciones, si voy a la playa en verano... Ahora buscando cosas de hace 15 años... Cuando entré en política sabía que iba a ser sometido a un análisis estricto de de las ideas y propuestas, más allá de eso, la vida personal jamás había sido sometida a semejante escrutinio y no era de esperar. 

¿Firmó Rocío Monasterio planos de manera ilegal, sin ser arquitecta? De no ser así, ¿tomarán alguna medida para defenderse?

Se ha violado la ley de protección de datos, el honor. Rocío nunca ha firmado ningún proyecto de arquitectura sin ser arquitecta. Terminó la carrera de manera muy brillante sacando matrículas y sobresalientes en todas las asignaturas de proyectos, fue una de las alumnas mas destacadas que tuvo la Politécnica en aquellos años y esto se puede consultar con los profesores de la época o con los jefes de los estudios.

Los periodistas que están sacando todo esto les llaman y como no obtienen las preguntas que quieren, obvian las respuestas de la gente que trabajó con ella y que la ponen muy bien. Trabajó desde muy joven e hizo muchas cosas desde los 18 años. Una vez que acabó la carrera, y antes de colegiarse y de entregar el proyecto de fin de carrera, hizo muchos proyectos de interiorismo que no requieren ese tipo de calificación.

De hecho, casi ningún estudio de interiorismo cuenta con arquitectos, cuenta con interioristas, que es un grado menor que el de arquitecto como es obvio. Con los seis años de Arquitectura que tenía acabados estaba más que cualificada para hacer los proyectos de interiorismo que hizo. Y cuando tenía que hacer un proyecto de más envergadura, como todavía no estaba colegiada, se contrataba a un arquitecto, un ingeniero o a un arquitecto técnico... Así que no, nunca ha firmado algo que no debería haber firmado. 

¿Temen más sobresaltos?

Sí, claro. Llevamos tres obras e hicimos más de 80. Quedan 77. Si cada obra la vamos a someter a escrutinio pues tenemos para 77 días más de noticias. Además las obras son un tema que da mucho juego porque siempre hay novedades, contradictorios... Si uno quiere escrutar cada obra, quedan 77.

¿Está satisfecho en con papel de Vox en los gobiernos municipales y regionales que ha apoyado?

Es un poco pronto, pero es satisfactorio. El Gobierno andaluz es el que lleva más tiempo y hemos alcanzado tres pactos. El primero, el de constitución de Gobierno, con el que obtuvimos una serie de compromisos; segundo, cerramos un acuerdo para los presupuestos del 2019 del año en curso para no seguir con las cuentas de Susana Díaz y se consiguieron compromisos adicionales. Ahora se ha llegado a otro acuerdo para los presupuestos de 2020. Se vuelven a conseguir cosas muy importantes y no hubiese sido posible si Vox no hubiera llegado, de la misma forma que jamás se hubiese conseguido cambiar el gobierno de la Junta de Andalucía...

En Madrid, la existencia de Vox ha garantizado que el Gobierno no caiga en la izquierda Y ha garantizado que el Gobierno actual tenga que hacer algunas cosas. La primera medida, pasar a 13 consejerías, no nos gusta, pero a cambio tendrán que someterse a otros compromisos que hemos adquirido todos. Esto no es una partida que uno gane a los demás, Vox es oposición y, como tal, vigila de cerca a los distintos gobiernos y apoya en cosas que ve necesarias a cambio de compromisos. 

¿Qué peso real va a tener la exhumación de Franco en el voto el 10-N?

Es difícil. Tengo la sensación de que el PSOE ha utilizado esto de manera electoral, creía que le iba a favorecer y creo que se ha equivocado.

¿Por qué?

Creemos que a nadie le gusta remover a los muertos. Es una cosa desagradable en sí misma, con independencia de la ideología de cada uno y de su condición política. Yo creo que hay mucha gente que se considera sociológicamente de izquierdas o antifranquista pero que no le gusta. Es un tema que es muy feo. Esto de desenterrar obligatoriamente, en contra del criterio de la familia, a una persona y enterrarla en otro sitio…

Pero con aval del Supremo y del Congreso…

Las sensaciones no se tamizan porque lo haya aprobado el Congreso. No estoy diciendo que sea ilegal. Digo que hablo con gente que está en un taller o en un bar y nadie está satisfecho con esto. Ni siquiera los más antifranquistas. De la misma manera que nadie estaría satisfecho si mañana un gobierno de derechas desenterrara a la Pasionaria. Esas cosas no se hacen. Nadie gana y genera mucha sensación de que estás en manos de políticos que quieren dividir, que hablan de temas que no son los que a ti te importan.

Estamos hablando un señor que murió hace 40 años, que hizo nosequé hace 80… Y lo están desenterrando gente que nació en los años 70, que no puede tener ninguna memoria de lo que pasó. Sus padres o sus abuelos que pelearon en esa guerra, cuando  llegaron en los años 70 decidieron mirar hacia delante, comprometerse por el futuro en vez de estar constantemente hablando del pasado.

¿A Vox le ha beneficiado: piensan recolectar votos a raíz de la parafernalia de la exhumación?

No creo que la gente piense de esa manera. Lo que sí creo es que todos los partidos somos los únicos que nos hemos opuesto frontalmente. Nosotros tampoco tenemos ninguna memoria personal del franquismo, pero nos parece que no hay que remover a los muertos, salvo que alguien reclame recuperar a su abuelo que esté en una cuneta y eso es indiscutible. Esa herida personal es indiscutible. Pero a nadie le gusta que se desentierren los muertos ajenos a la fuerza. Y segundo, que todos los demás se pongan de perfil y digan que lo ha dicho el Supremo, el Constitucional o en Congreso…

Si no digo que no. Nosotros no estamos en eso. Estamos en contra de que se abran nuevas grietas entre españoles. Tenemos que mirar hacia delante. Y no ponernos a señalar a uno u a otro porque su bisabuelo luchó en un bando o en otro. Yo creo que esto sí conecta con la gente, no porque sea una de sus principales preocupaciones. Sino porque es un tema feo, que no resuelve la vida ni resuelve problemas. Mi problema es la precariedad laboral, que tengo un hijo que no encuentra trabajo, que veo que en Barcelona se está rompiendo mi nación y nadie hace nada al respecto, la inmigración ilegal, los menas que están generando auténtico caos en muchas ciudades… Esto sí que cala en la gente. Y ante esto, el Gobierno nos habla de Franco. Esto y la emergencia climática. Pues es que hay una desconexión total entre los políticos y las preocupaciones de la gente. 

"Solo hay una manera de acabar con el separatismo: ser tremendamente exigente con los que incumplen la ley"

¿Cómo contribuye la ‘mano dura’ que propone Vox –destitución de Torra, estado de excepción- a solucionar el problema del independentismo en Cataluña?

Contribuye muchísimo. La única manera de salir de este atolladero en el que nos hemos metido o nos han metido en los últimos 40 años, es hacer lo contrario de lo que se ha venido haciendo. Lo que se ha hecho es una cesión constante ante la presión. En Cataluña cada vez se cede más y los separatistas han aprendido a atosigar y amenazar para conseguir más. Y es que les funciona. Frente al resto de España que nota que cuando se portan bien no consiguen nada.

Vas a Badajoz , donde no hay algaradas, y resulta que no hay tren, no hay AVE, no hay infraestructura. Y vas a Huelva, o a Benidorm, que contribuyen muchísimo a la economía, y resulta que tampoco hay tren ni avión… Frente a la España que cumple, la que amenaza. Solo hay una manera de acabar con el separatismo: ser tremendamente exigente con los que incumplen la ley y actuar judicialmente contra ellos, y una vez que eso está conseguido, que para eso está el Estado, la segunda parte es restablecer los afectos.

¿Y es posible así?

Lo que sé es que imposible de ninguna otra manera. Cuando hablo de restablecer los afectos es que nos decidamos todos a pasar los siguientes 40 años en vez de recordando qué es lo que nos divide, recordando que hay muchas más cosas que nos unen. Y ante un mundo cada vez más globalizado, presentar un frente unido, recordando nuestra historia, y no manipular contando que existía un reino de Cataluña cuando nunca existió, o que España invadió Cataluña cuando nunca fue así… Hay que recuperar, primero la historia real, y después la ilusión de pertenecer a una nación muy importante de la cual Cataluña siempre ha sido una región muy querida. ¿Esto es fácil? No.

Sociedad Civil Catalana no les quiso en su manifestación del pasado domingo…

Sociedad Civil Catalana siempre ha sido un organismo que baila entre dos aguas… Representa exactamente el problema que tenemos en Cataluña que es la equidistancia. Sobre muchas cosas hay que ser prudente, y hay que ser flexible, pero hay cosas que son binarias. No  puedes ser equidistante entre el criminal y la víctima. Puedes ser comprensivo con el criminal y atenuar sus penas si está justificado, pero no puedes ser equidistante. Tienes que ser cristalino. Y el problema de SCC es que está en la equidistancia entre los separatistas y la ley.

¿Qué previsiones tiene Vox en Cataluña?

Ahora tenemos un diputado por Barcelona, y la sensación que tenemos es que vamos a tener más de un diputado catalán en la próxima legislatura. No puedo decir más porque no tenemos base para decir más. Porque en Cataluña hay muchos españoles que se sienten abandonados. Pero no por un partido u otro, sino por el conjunto del Estado. Mucha gente que vive ahí siente que España no está presente y que los políticos no se han ocupado. Si usted me dice hace un año que íbamos a tener un diputado por Barcelona me hubiera parecido una locura. Ahora veo factible tener más de un diputado en el conjunto de Cataluña.

¿Les ha decepcionado Salvini y sus guiños al independentismo?

Nosotros nunca hemos sido aliados de Salvini. Somos miembros de la alianza de conservadores y reformistas europeos, que es el partido que fundan los conservadores británicos, con una docena de partidos europeos. En ese grupo no está Salvini. Sí es verdad que Salvini ha demostrado que una política migratoria exigente desde el punto de vista legal, funciona. Nosotros queremos ese modelo, exigente, sin fomentar la entrada de manera ilegal. ¿Pero estamos de acuerdo con todo lo que ha hecho Salvini? Pues no. No estamos de acuerdo con su política financiera, fiscal…

Respecto al problema del separatismo, cuando el señor Salvini representaba a un partido separatista dentro de Italia, tenía una alianza muy clara con los separatistas catalanes. Cuando él creció y convirtió su movimiento en un movimiento de ámbito nacional, él fue olvidando esas veleidades separatistas, le fuimos conociendo y Abascal le ha tratado y le ha explicado la situación en Cataluña. Y parecía que lo había entendido. Pero el otro día hizo un guiño al separatismo catalán que nos pareció muy decepcionante. De manera que nosotros no nos vinculamos a personas, porque tienen posiciones muy variadas. Si el señor Salvini hace un guiño al separatismo catalán siempre nos tendrá enfrente.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba