Política

Las enfermeras estallan contra el trato "denigrante" hacia su sector en las discotecas

El mismo día en que España se adhería a una campaña mundial para dar mayor visibilidad a la labor de las enfermeras, el Consejo General de Enfermería español se veía obligado a denunciar la celebración de una fiesta con azafatas semidesnudas disfrazadas de enfermeras

Uno de los carteles de Fortuny para presentar la fiesta 'Crazy Hospital'.
Uno de los carteles de Fortuny para presentar la fiesta 'Crazy Hospital'. CGE

El mismo día en el que España se adhería a la campaña internacional Nursing Now, una iniciativa puesta en marcha por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Consejo Internacional de Enfermeras para dar mayor visibilidad a la labor de las enfermeras en en el sistema sanitario, el Consejo General de Enfermería se veía obligado a denunciar públicamente la celebración de una fiesta en un conocido local en la que se "denigraba" su profesión.

Según el consejo, el evento, que respondía al nombre de 'Crazy hospital' y que fue acogido en la discoteca madrileña Fortuny, contó con azafatas semidesnudas disfrazadas de enfermeras que ofrecían chupitos en unas jeringuillas. Para el sector se trata de "un ataque más a la dignidad de la mujer y la profesión".

Fuentes de este organismo, que representa a más de 300.000 enfermas y enfermeros, explican que el papel de los médicos en la fiesta, encarnados solo por hombres, "incluía un uniforme sin connotaciones sexistas, una simple bata", mientras las chicas "vestían ropa interior roja y de encaje, más propia de una película pornográfica, y acompañada de la sempiterna y anacrónica cofia".

Tal y como se observa en las imágenes remitidas al Consejo por enfermeras que estaban presentes en la fiesta, unas falsas enfermeras recorrían el club "con un escueto uniforme y enseñando de forma explícita una ropa interior roja y de encaje" y "ofrecían a los clientes tomar chupitos de unas jeringuillas gigantes en una camilla". 

El lío salpica a Schweppes

"Toda la escena era una absurda parodia del trabajo de los profesionales sanitarios, pero lo más grave es la imagen sexista, denigrante y ofensiva de las enfermeras y de todas las mujeres", señalan desde el Consejo General de Enfermería. Pero la polémica no termina en el 'tirón de orejas' a Fortuny. También atañe a la empresa Schweppes, que patrocinaba el polémico evento.

Tras la denuncia pública de las enfermeras, la compañía de bebidas se demarcó este viernes de la fiesta. "Schweppes Suntory es una empresa muy concienciada por la igualdad de género y está en contra de cualquier tipo de discriminación por esta circunstancia, manifestando su total repulsa e indignación ante este tipo de actuaciones", han manifestado.

Después del mensaje, y debido a la crisis de imagen en la que la empresa se ha visto involucrada, el Consejo General de Enfermería ha valorado positivamente la reacción de la firma. Sin embargo, ha sugerido a los responsables de esta que "revisen a qué tipo de eventos se vincula una marca tan popular y prestigiosa".

"Rogamos que esta y cualquier otra marca que -si, como dicen, están sensibilizadas con la igualdad y posicionadas contra el sexismo más burdo-, revisen su política de colaboraciones con locales de ocio nocturno para no ofender de forma tan gratuita a los profesionales de la salud que se dejan la piel cada día por atender a los pacientes y a la población", han recordado.

Carrefour dijo adiós a los disfraces

No es la primera vez que el sector de la enfermería se queja del trato que recibe su profesión. Desde hace unos años hasta ahora las enfermeras han denunciado en múltiples ocasiones la comercialización de "disfraces de enfermera sexy". Sucedió en Halloween el año pasado y ha vuelto a ocurrir este 2019 con la llegada de los carnavales.

Semanas antes de la celebración del 8M, el sindicato de enfermería SATSE exigía a las cadenas de supermercados y demás establecimientos que retirarán estos disfraces. El Corte Inglés, Alcampo y la francesa Carrefour terminaron cediendo.

La enfermería, aunque no los enfermeros, es una de las profesiones donde más estereotipos sexistas persisten. Aunque el nivel de ataques es mucho menor, entre las profesiones copadas por los hombres también existen algunas con estereotipos. Es el caso de la de los bomberos.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba