Política

La elitista universidad escocesa que ampara a Ponsatí: "Estamos encantados de que vuelva"

Tras más de cuatro meses en Bélgica junto a Carles Puigdemont, la exconsejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña se reincorpora a la Universidad de St. Andrews, la más antigua de Escocia

Montaje fotográfico
Montaje fotográfico EFE

El exilio catalán llega a Reino Unido. Este fue el mensaje escogido el pasado sábado por la exconsejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Clara Ponsatí, para anunciar que, tras más de cuatro meses en Bélgica junto a Carles Puigdemont, se mudaba a 'Lowlands', las Tierras Bajas escocesas.

Su firme compromiso con el referéndum del 1-O precipitó su nombramiento como máxima autoridad en la Consejería de Enseñanza en julio de 2017. Había que facilitar la consulta ilegal en los distintos colegios catalanes y no todos estaban dispuestos a correr el riesgo. Salvo Ponsatí, que pidió una excedencia en la prestigiosa Universidad de St. Andrews donde trabajaba como profesora.

Pidió una excedencia en la prestigiosa Universidad de St. Andrews donde hoy regresa para reincorporarse a la Facultad de Economía

"Estamos encantados de que haya regresado recientemente a su trabajo de investigación", cuenta a 'Vozpópuli' un portavoz de la institución pública fundada en 1410, lo cual la convierte en la universidad más antigua de Escocia y en una de las tres más longevas de Gran Bretaña. Un dato que gusta recordar a los escoceses casi más que el hecho de que fue allí donde se conocieron el príncipe Guillermo y Kate Middleton. 

De acuerdo a las explicaciones del portavoz, la profesora Clara Ponsatí "obtuvo un año sabático de su puesto como académica sénior" en la Facultad de Economía y Finanzas para servir como "minister" en la Generalitat de Cataluña,  el equivalente a 'secretario o secretaria' de algún Departamento, ya que para referirse al jefe de un ministerio los británicos normalmente usan Secretary.

De 'gira' por los medios

Así, la Universidad de St. Andrews, que cuenta con unas 9000 personas entre empleados y estudiantes, recibe con los brazos abiertos a la catedrática que huyó de España en noviembre para evitar ser detenida por la justicia tras no acudir a declarar ante la Audiencia Nacional. Al menos en el plano "oficial". Fuentes del ámbito universitario escocés comentan a este diario que no a todos los miembros de su departamento les parece "gran idea" el retorno de la catalana. "Está en St. Andrews como si estuviera en Bruselas, pero con un sueldo", consideran las mismas fuentes, que además dudan que en esta nueva etapa Ponsatí vaya a escribir "artículos para revistas punteras".

Desde que ha puesto un pie en territorio británico, donde habría llegado en el tren que atraviesa el Canal de La Mancha, más que hablar de papers, la exconsejera de Enseñanza de la Generalitat ha hablado de Franco, presos políticos y derechos humanos tal y como reflejan los diversos medios de comunicación a los que ha concedido entrevistas a lo largo de la última semana. Si en 'The National' asegura que "el régimen franquista ha vuelto", en otra entrevista para la cadena 'BBC' denuncia que "es un ultraje democrático que en Europa occidental tengamos personas encarceladas por sus opiniones políticas".

¿Pedir su extradición?

Ponsatí nació en la Ciudad Condal en 1957 y se licenció en la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona (1980). Después, estudió un máster en Economía en la UAB en 1982 y se doctoró seis años más tarde en el Departamento de Economía, en la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, donde permaneció unos años como profesora. Además, fue profesora de investigación del Instituto de Análisis Económico del CSIC y asumió su dirección entre 2006 y 2012. Es especialista en Teoría de Juegos y Economía Pública, con interés en la negociación y la resolución de conflictos, y ha sido profesora visitante en las universidades de Toronto, San Diego y Georgetown.

En 2013, denunció que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España decidió no renovar su sitio como profesora visitante de la cátedra Príncipe de Asturias en la Universidad de Georgetown por su posición favorable al derecho a decidir, considerando este hecho una maniobra de "censura" ante sus opiniones políticas. "Si el Gobierno pide su extradición, en Escocia hay mucho nacionalismo y puede liarse. De hecho, algunos nacionalistas escoceses ven a los catalanes como un ejemplo a seguir", opinan fuentes académicas residentes en la nación británica.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba