Elecciones Generales 2019 El PP destierra el aborto y la eutanasia de su programa electoral

El programa electoral del PP no menciona el aborto, pero apoya la maternidad. Apuesta por la recentralización del Estado y por un 155 sin límite temporal y más duro que el anterior

Pablo Casado.
Pablo Casado. EFE

Pablo Casado presentó en Cataluña el programa electoral de su partido. Una iniciativa de corte liberal tanto en lo económico como en la organización territorial. Menos impuestos, más iniciativa privada, menos intervención del Gobierno, recentralización con mayor presencia del Estado en las autonomías. Punto final a la cesión de nuevas competencias, puerta abierta a la devolución de poderes autonómicos, más poder a las delegaciones de Gobierno y presencia de la Policía y la Guardia Civil. Una enmienda casi total a la política territorial de Rajoy.

El Partido Popular evita referencia alguna al aborto en su programa electoral. Apuesta por la vida, la maternidad y la familia. No va más allá. Evita incurrir en un terreno en el que se atascó al principio de la campaña, con las inadecuadas referencias de Adolfo Suárez Illana al hombre de Neandertal. En el apartado referido a las políticas sociales, el programa incluye el capítulo de familia en primer lugar, amén de igualdad, violencia de género, discapacidad y servicios sociales. 

Tampoco aparece referencia alguna a la eutanasia, cuestión sobre la que el Partido Popular siempre se ha pronunciado abiertamente en contra, y así lo hizo en el trámite parlamentario de un proyecto de ley sobre la regulación de la eutanasia. Sólo el PP se opuso, frontal y decididamente. Dirigentes populares consideran en privado que la aparición de este asunto en plena campaña electoral, con un caso muy mediático de por medio, no puede tomarse como "una mera casualidad"

Sea como fuere, no es un tema que haya hecho suyo. Casado aludió a esta cuestión, tangencialmente, este fin de semana en Córdoba. Habló de la situación de los mayores, y se refirió a dotar con más medios a las prestaciones por dependencia y a resolver las listas de espera en los centros de tercera edad, algo que se recoge en forma amplia en el programa. 

Pese a su voluntad de 'no hablar de Franco ni del aborto' durante la campaña, Casado ha tenido que inclumplir sus planes en varias ocasiones. "Lo de Franco está enterrado, tras el estruendoso ridículo de Pedro Sánchez, pero lo del aborto nos lo sacan en todas las entrevistas",comenta un miembro del equipo de Génova. El líder del PP suele referir que se trata de un asunto que España superó hace cuarenta años, hace referencia a  la ley del PSOE de 1985, y luego se vuelca en la defensa de la familia y de la vida. 

Una ley en defensa de la maternidad

En el programa se detallan algunos de los puntos que Casado ha venido anunciado en foros y mítines. Una ley de apoyo a la maternidad es el proyecto más decidido, que incluirá todo tipo de ayuda, impulsos e incentivos sociales, económicos y fiscales de protección a la mujer.

La legislación sobre el aborto es tradicionalmente un asunto que ha sido objeto de debate y hasta de tensiones internas en el PP. En tiempos de Mariano Rajoy se optó por presentar un recurso ante el Constitucional contra la ley impulsada por Rodríguez Zapatero. El Alto Tribunal todavía no se ha pronunciado, después de nueve años de espera. La posición oficial de Génova es que no promoverá iniciativa alguna hasta que el TC haya dado su opinión. Un asunto que va para largo. 

Un 155 más 'duro'

Un sector del PP es muy beligerante contra le ley del aborto. Incluso se han producido algunos cismas internos en el grupo parlamentario, con la salida de alguno de sus diputados, como Lourdes Méndez Monasterio, que abandonó el PP y ahora es la cabeza de cartel de Vox por Murcia. 

El programa incluye, asimismo, las promesas que viene desgranando Casado en su recorrido por media España. Educación, sanidad, defensa de la lengua y economía son apartados sustanciosos. La propuesta general, denominada 'Contrato con los españoles', se abre con el capítulo de Fortalecimiento de la Nación, en el que se menciona en forma explícita la aplicación del artículo 155 de una forma más amplia y firme que en la anterior ocasión. Será un 155 'duro', por el tiempo que sea 'inexcusable', con intervención de las finanzas, la educación, el régimen penitenciario y los medios públicos de Comunicación. 

Unir el voto para unir a España

También se habla en el programa de la despolitización de la Justicia, con un cambio en el sistema de elección de los miembros del CGPJ y de la derogación de la Ley de la Memoria Histórica, que será sustituida por una Ley de Concordia en cuya elaboración trabaja Suárez Illana por encargo expreso del presidente del PP. 

Una propuesta, en general, de perfil moderno, "moderado y centrista", con el diseño de una España más centralizada y con un marcaje férreo a las comunidades con brotes secesionistas. Un programa pensado en que, en el caso de llegar al Gobierno, no va a necesitar el apoyo o los votos de los partidos nacionalistas. Justo lo contrario que Aznar y Rajoy, que se mostraron ampliamente generosos con los nacionalistas en aras de la paz territorial y en pro de redondear una mayoría parlamentaria. 

Casado insistió, en su presentación, en tachar de "cobarde" a Sánchez por eludir el cara a cara, también le espetó que "prefiere las manos manchadas de sangre que pintadas de blanco", en relación a sus socios separatistas o fioletarras. Insistió en que "hay que unir el voto para unir a España" y lanzó un directo a la mandíbula de Ciudadanos al asegurar que llegado el momento, Rivera prestará su apoyo al PSOE, como ya hizo en anterior oportunidad. "Rivera pactará con Sánchez y además pedirá nuestra abstención". 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba