Desafío secesionista

El disputado voto de Toni Comín: un escaño clave para desatascar la investidura

Toni Comin tiene el escaño que puede decidir una investidura. El exconsejero fugado en Bruselas no suelta su acta. En ERC presionan, por ahora sin respuesta

Antoni Comín
Antoni Comín EFE

Toni Comín va por libre. Se fugó a Bruselas con Carles Puigdemont y ahí sigue. Es el único de los exconsejeros huídos a Bélgica que no ha renunciado a su acta. Ya lo hicieron Ponsatí, Puig y Serret. Comín no la cede. Su voto podría ser decisivo para desatascar el nudo gordiano institucional. De ahí que se haya convertido en objeto de todo tipo de presiones y de algunos agasajos. 

La Mesa del Parlament ha accedido a que Puigdemont delegue el voto en Elsa Artadi, su mano derecha. Ciudadanos y el PP han anunciado que recurrirán esta decisión ante el TC en el caso de que Roger Torrent, presidente de la Cámara, no la eche atrás. Este jueves se celebra otra reunión de la Mesa. Ahí se decidirá todo. Si Puigdemont, preso en Alemania y pendiente de su entrega a España, pudiera emitir su voto por persona interpuesta, el bloque secesionista contaría ya con 65 votos. Sólo el faltaría uno para lograr investir a su candidato en una segunda vuelta. 

Un personaje desconcertante

Dado que no se puede contar con la CUP, que se ha pasado a la oposición, los secesionistas sólo pueden contar con los diputados de JxCat y ERC. De ahí la importancia del voto delegado de Puigdemont. Y, desde luego, del de Comín, que se convierte en determinante para desatascar el actual 'impasse' institucional. 

Comín es un personaje desconcertante. Licenciado en Filosofía, 'politólogo', profesor de Esade, carece de nivel académico reseñable. No milita en partido alguno aunque se subió a las filas de ERC para estas últimas elecciones. Ha pasado por distintas formaciones. Desde Ciudadanos por el Cambio al PSC, de ahí a Cataluña y Libertad y de ahí a ERC para saltar a un departamento en la Generalitat a través e JxSí. Un zigzagueo ideológico que en las filas del secesionismo tildan de 'oportunista', 'trepa'.Y luego de vuelta a ERC. Los republicanos no se fían de él. El entorno de Puigdemont, tampoco. Los mensajes telefónicos de Puigdemont, desvelados por Telecinco, alentaron aún más las sospechas. 

Condiciones económicas

Comin retiene su acta, la llave para abrir una investidura. El exconsejero Lluís Puig aseguraba este fin de semana que, llegado el caso, tanto Puigdemont como Comín cederían su escaño para que corra la lista. En el nuevo escenario, es posible que ya no sea necesario el sacrificio de Puigdemont. Sólo faltaría Comín. Se alcanzaría la cifra requerida de los 66 escaños.

El diputado oculto en Bruselas no ha respondido públicamente a los requerimientos de su escaño. Cuentan en su partido que se muestra refractario a dar este paso y otras versiones hablan de que incluso exige un cargo o un montante económico a cambio. 

Quizás todo lo resuelva el juez Llarena. Comín no se ha entregado a la Justicia ni ha regresado a España. No se ha personado en la causa, al contrario de lo que hicieron Puigdemont, Ponsatí y Puig. De ahí que el magistrado del Supremo que lleva la causa pueda proceder a inhabilitarle. Dejaría así de ser diputado y, por lo tanto, en ERC correría la lista y se lograría el disputado voto número 66. Y Cataluña pasaría página del 155, algo que impulsan tanto Torrent desde la Cámara como Junqueras, en su medida, desde la prisión. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba