Política

El dilema de Sánchez entre superdomingo, abril u otoño: ¿quién gana y quién pierde?

Son los tres escenarios que baraja Moncloa para un adelanto de los comicios. Cada uno tiene sus riesgos y oportunidades

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la sala de prensa de La Moncloa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la sala de prensa de La Moncloa. EFE/MARISCAL

El gran dilema está sobre la mesa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha dado hasta el viernes para anunciar cuál es su hoja de ruta una vez que los independentistas catalanes han unido sus votos a los del PP y Ciudadanos para tumbar los Presupuestos Generales en el Congreso.

Sólo hay dos razones por las que un presidente decide adelantar unos comicios. Primero, para minimizar la pérdida de votos ante un escenario de desgaste anunciado. Y, segundo, para tratar de incrementar el número de escaños aprovechando el viento de cola y la popularidad del candidato.

En el caso del Gobierno socialista, la situación es completamente atípica. Por el medio hay convocadas unas elecciones municipales, autonómicas y europeas para el 26 de mayo; un juicio histórico contra los dirigentes independentistas; y además existe una derecha dividida en tres que incrementa la presión hacia las urnas sacando a miles de personas a la calle.

Abril: ¿14 o 28?

En Moncloa cobra fuerza la posibilidad de convocar los comicios el 28 de abrilPrecisamente, el entorno del presidente sería partidario de aprovechar lo que consideran un fallo de la formación de Albert Rivera; aparecer el pasado domingo retratado junto a Pablo Casado y el líder de Vox Santiago Abascal en la multitudinaria manifestación de la plaza de Colón en Madrid. 

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, a su llegada al Hemiciclo.
El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, a su llegada al Hemiciclo. EFE/Kiko Huesca

El escenario de abril comenzó a ganar enteros desde que los independentistas parecían decididos a tumbar las cuentas. Se llegó a poner el día 14 encima de la mesa, aunque se dio por descartada. Aún así, la gran ventaja de la convocatoria inmediata es precisamente que el relato de que los separatistas han unido sus votos a la derecha para ahogar las posibilidades de gobernar estaría casi intacto. Aunque 54 días en la realidad política actual son un mundo donde puede pasar de todo, al PP no le convence la inmediatez con la que amenaza el jefe del Ejecutivo. 

'Superdomingo'

La opción de celebrar un 'superdomingo' el 26 de mayo con cinco o hasta seis urnas en los colegios entraña serios riesgos para el PSOE. Sánchez podría llevarse por delante a medio partido jugándoselo a una especie de todo o nada.

Los barones como Emiliano Gacía-Page (Castilla-La Mancha), Javier Lambán (Aragón) o Guillermo Fernández Vara (Extremadura) o Javier Fernández (Asturias) rechazan de plano la posibilidad de que la campaña nacional centrada en Cataluña eclipse el mensaje en sus feudos regionales y locales. Aunque otras voces opinan que serviría para tener toda la maquinaria del partido trabajando al 100%. 

Emiliano Garcia-Page y Pedro Sánchez
Emiliano Garcia-Page y Pedro Sánchez EFE

En tercer lugar, haciendo caso al título del libro que el jefe del Ejecutivo está a punto de sacar al mercado (Manual de resistencia), cabría la opción de retrasar los comicios hasta otoño. Aunque sus hasta ahora socios parlamentarios la ven como una verdadera "agonía". Aunque en Moncloa no pierden de vista las posibilidades que les ofrece la crisis orgánica que viven los de Pablo Iglesias tras la maniobra del ex número dos, Íñigo Errejón

Otoño

En cambio, es un escenario que deslizó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Minutos después de la derrota en el Parlamentoaseguró estar dispuesta a sacar adelante las medidas sociales que no estaban contenidas en los Presupuestos. Pero para eso se necesitan meses de tramitación, al menos, para elaborar unos decretos cuya convalidación en el Congreso donde sólo tiene 84 diputados no está asegurado por la ruptura de la mayoría que hizo prosperar la moción de censura.

Casado, Rivera y Abascal posaron juntos pero no revueltos
Casado, Rivera y Abascal posaron juntos pero no revueltos EUROPA PRESS

Además, el argumento del bloqueo de los independentistas a las cuentas habría perdido en el mes de octubre todo el fuelle. Y con el serio riesgo de que el desgaste de ocho meses acabe en una sangría de votos irrecuperables. Asimismo, retrasar tanto los comicios complicaría sobremanera el relato de cara a una campaña electoral, después de que en mayo se hayan formado gobiernos autonómicos gracias a eventuales pactos entre PSOE y Ciudadanos.

Que los socialistas puedan perder sus plazas clave, tampoco es un argumento a favor. En cualquier caso, ya suenan los tambores de precampaña electoral y en los partidos se activa toda la maquinaria para poner rumbo a las urnas. Sólo queda conocer la decisión que este viernes hará pública el presidente tras la reunión del Consejo de Ministros en La Moncloa. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba