Corrupción

Un integrante del clan Cotino sobre el amaño de las eólicas: "Todo el pescado está vendido"

El empresario Vicente Cotino, hermano del expresidente de las Cortes valencianas Juan Cotino, previno al empresario Enrique Ortiz de que los contratos para construir los parques de aerogeneradores ya estaban otorgados a otras empresas

El empresario Vicente Cotino
El empresario Vicente Cotino Efe

La detención este martes del expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana por los presuntos amaños en las concesiones de la ITV y del plan de parques eólicos ha devuelto a la actualidad una conversación grabada en el marco del 'caso Brugal' a uno de los integrantes del clan familiar de los Cotino, en concreto del empresario Vicente Cotino, hermano del exdirector de la Policía Juan Cotino, en la que confirmaba que el concurso estaba manipulado.

Precisamente, Juan Cotino deberá declarar este jueves como imputado ante la juez del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia que investiga el denominado 'caso Erial', en el que han sido arrestados, además de Zaplana, Vicente y José Cotino, empresarios e hijos del mencionado Vicente Cotino.

Están bajo sospecha, las adjudicaciones de las ITV y del plan eólico, por las que los investigadores creen que los empresarios habrían pagado más de 10 millones de euros en mordidas.

En concreto, un informe policial integrado en el 'caso Brugal' recogía una conversación entre el empresario Enrique Ortiz, que reconoció haber financiado de forma ilegal al PPy Vicente Cotino, en la que el segundo explica que en este concurso "el pescado está vendido ya" porque "el presidente se ha comprometido con Iberdrola Renovables", según avanzó Europa Press.

En el sumario del 'caso Brugal' se incluyen las conversaciones mantenidas por los imputados con varios interlocutores para interesarse por la adjudicación del Plan Eólico de la Generalitat Valenciana en 2008, que ahora está en tela de juicio por el 'caso Erial'.

Le propone concurrir al concurso con su compañía, pero su interlocutor le pide que "se olvide del asunto. ¿Por qué?, es por, ¿eso no se puede amañar o qué?", le replicó Ortiz

El empresario Ortiz era socio de la firma 'Diversia Concesiones y Servicios SL', presidida por un hijo de Vicente Cotino, y en la conversación el primero le propone concurrir al concurso con su compañía. No obstante, su interlocutor, Vicente Cotino, le pide que "se olvide del asunto. ¿Por qué?, es por, ¿eso no se puede amañar o qué?", le replicó Ortiz.

Eduardo Zaplana, expresidente de la Comunidad Valenciana, el miércoles en la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos
Eduardo Zaplana, expresidente de la Comunidad Valenciana, el miércoles en la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos EFE

Vicente Cotino insistió en que se "olvide", porque "está el pescado vendido ya". Pero ante la insistencia del empresario por conocer "quién está metido ahí", Cotino le explica que "se lo adjudicarán a Iberdrola", porque "van a traer aquí Iberdrola Renovables y se ha comprometido el presidente".

Al respecto, le detalla además que "irán Endesa y Acciona, irán los que tiene que ir, pero de acompañamiento", y poco después añade que "irá Bancaja con Iberdrola pero porque es otro acuerdo global".

Ante esta situación, Ortiz le pregunta si quiere que él mismo "le diga algo a Mario" -en referencia al consejero de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores-, y su interlocutor le aclara que "Mario no pinta nada ahí" y le pide que no le diga nada a Mario porque lo mete "en un aprieto".

Factura falsa

También vinculado a los parques eólicos, el Juzgado de lo Penal número 6 de Valencia condenó en enero de 2017 al expresidente de Bancaja y expresidente de la Generalitat Valenciana José Luis Olivas a la pena de un año y medio de prisión por falsificar una factura de 500.000 euros más 80.000 euros de IVA por unos servicios de asesoramiento al ahora detenido Vicente Cotino, que nunca realizó.

Eduardo Zaplana, expresidente de la Comunidad Valenciana
Eduardo Zaplana, expresidente de la Comunidad Valenciana EFE

La operación cuestionada es una factura de 580.000 euros que emitió Olivas, a través de su empresa Imarol, a Cotino, dueño de Grupo Fiscal Asedes Capital S.L., al que pertenecía Sedesa, por presuntamente asesorarle y ayudarle a vender el 25% de sus activos de Proyectos Eólicos Valencianos S.A.

La venta se llevó a cabo, pero la juez entiende que Olivas no realizó el trabajo por el que cobró esa cantidad de dinero. Esta operación causó un perjuicio a Hacienda de 150.000 euros.

Yonqui del dinero

En la sentencia, la juez señaló que la actividad de gestión y asesoramiento de Olivas a Cotino "no existió" al realizar la venta de las acciones la empresa Inversiones Alternativas Energéticas, también perteneciente al Grupo Asedes, "sin intervención alguna de la mercantil Imarol".

Precisamente este miércoles, la defensa de Zaplana solicitó a la juez que ordenó ayer su detención que lo ponga en libertad debido a la leucemia que padece, una petición a la que se ha opuesto la Fiscalía, mientras la investigación, a la espera de que los arrestados pasen este jueves a disposición judicial, se ha centrado en el despacho que el exministro tenía en Telefónica en Madrid.

Las indagaciones comenzaron cuando se halló en un registro a Marcos Benavent, exgerente de la empresa Imelsa y conocido como "el yonqui del dinero", un documento clave que ha permitido desentrañar la presunta trama de cobro de comisiones que ha llevado a la detención de Zaplana.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba