La empresa Santa Bárbara Sistemas ha transmitido la semana pasada al Ministerio de Defensa su deseo de ir de la mano con Indra y Sapa para quedarse con el contrato de 348 vehículos blindados VCR 8x8 Dragon por un montante total 2.083,2 millones de euros, según indicaron fuentes conocedoras del programa a Vozpópuli.

A finales de diciembre, el departamento de Margarita Robles declaró desierto el que se considera uno de los principales contratos armamentísticos del Ejército de Tierra. La Dirección General de Armamento adujo razones técnicas, operativas y económicas y fuentes del Ministerio de Defensa explicaron luego que Santa Bárbara exigía unas cláusulas incompatibles con el techo de gasto aprobado por el Consejo de Ministros para ese número de vehículos.

Además, tras el fallo de las negociaciones, Defensa mantuvo las condiciones de que se protegiese la propiedad intelectual en la que España ya se ha gastado 92 millones de euros, que el producto resultante fuese "netamente español" y que tuviera opciones para competir en el mercado internacional para su exportación.

Todo ello se sigue aceptando por Santa Bárbara, que ha transmitido al Ministerio de Defensa su intención de presentar con Indra y Sapa una nueva sociedad específica para este contrato de los blindados 8x8. En el desarrollo del proyecto ya se constituyó una unión temporal de empresas (UTE) entre las tres compañías, pero la constitución de una sociedad específica es distinto. "En estos momentos se está explorando con Defensa la idoneidad de este nuevo marco de actuación", apuntan las citadas fuentes.

La citada sociedad, todavía por concretar, aportaría una solución desde la industria española de Defensa al contrato para la fabricación en serie del nuevo blindado, en línea con las expectativas transmitidas por Defensa, ya que la opción elegida “debe contar con un plan industrial que asegure y preserve las capacidades industriales y tecnológicas nacionales fomentadas con este programa”.

La primera licitación se aprobó en el Consejo de Ministros del pasado 12 de julio y la designación de Santa Bárbara como empresa adjudicataria se debió a que era “la única opción con capacidad industrial suficiente para atender el objeto del contrato”, en opinión de Defensa. Sin embargo, después de unos meses de negociación, se rechazó la oferta de la empresa de General Dynamics y declaró desierto la citada licitación.

Los 8x8 son la principal reclamación del Ejército de Tierra desde hace más de una década y con él se pretende sustituir a los blindados medios sobre ruedas (BMR) y el resto de vehículos VEC, Lince, TOA y VCZ de las Fuerzas Armadas.

El departamento de Margarita Robles tiene sobre la mesa volver a sacar a licitación la fabricación de los blindados. La propia ministra ya indicó a finales de diciembre que le gustaría hacerlo con Santa Bárbara y el nuevo proceso para adquirir estos 348 blindados se hará "siempre respetando la legalidad y los pliegos de condiciones". Por ello, pidió a la compañía que se adecue "a los pactos necesarios, las normas jurídicas y el pliego de condiciones" porque hay muchos empleos en juego.