Política

Defensa expedienta por actividades políticas a un militar que fue dirigente de Vox

Daniel Molina fue delegado de Vox en Toledo hasta que denunció que el partido de Abascal escondía donaciones de empresarios. En marzo habló de este caso en los medios cuando había vuelto al servicio activo, aunque alega en su descargo que lleva de baja en el Ejército de Tierra desde 2004

Imagen del expresidente de Vox en Toledo, Daniel Molina, junto al líder del partido, Santiago Abascal, en el programa 'Todo es mentira'.
Imagen del expresidente de Vox en Toledo, Daniel Molina, junto al líder del partido, Santiago Abascal, en el programa 'Todo es mentira'.

El Ministerio de Defensa ha abierto dos expedientes disciplinarios por faltas grave y muy grave al cabo Daniel Molina, quien fuera delegado de Vox en la provincia de Toledo durante varios meses de 2018, que podrían suponer su expulsión del Ejército de Tierra en el peor de los casos, según la documentación a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

El primero de los expedientes que se le ha abierto por falta grave es por actividades políticastras unas declaraciones de Molina a Cuatro el pasado mes de marzo, a raíz de que la SER desvelase que varios exdirigentes de Vox en Toledo, entre ellos él, habían denunciado que el partido de Santiago Abascal escondía supuestamente donaciones de empresarios afines a la formación conservadora.

En las Fuerzas Armadas se exige a sus miembros el principio de neutralidad política, por el que no pueden hacer declaraciones de tipo político mientras estén en activo o en la reserva. Molina denunció que un constructor contacto con él, el cual quería donar 15.000 euros, sin pasar ningún filtro interno del partido. Él se negó y a partir de esa denuncia empezó a tener problemas con la dirección del partido que motivaron que se apartase de Vox. 

En el momento de hablar en los medios, Molina estaba formalmente como militar adscrito a la Dirección General de Acuartelamiento del Ejército de Tierra tras un breve período –entre el 3 de septiembre y el 23 de noviembre de 2018- en el que estuvo de excedencia por “servicios especiales” para dedicarse, precisamente, a la actividad política de Vox.

De baja desde 2004

Sin embargo, José Alberto Alonso Neira, abogado de Molina, alega que cuando Molina habló en los medios su cliente se encontraba de baja médica en el Ejército, una situación en la que lleva desde hace 15 años cuando se le eximió de trabajar en las Fuerzas Armadas tras un accidente laboral.

Asimismo, en ningún momento se presentó como exdirigente de Vox, sino como letrado colaborador del abogado que prepara una querella contra esta formación ante la Fiscalía General del Estado por los hechos que denunció en otoño.

Es más, el abogado de Molina precisa a Vozpópuli que su cliente nunca ha estado afiliado a Vox ni ha ocupado un cargo orgánico como tal, sino que fruto de su colaboración con varios dirigentes provinciales, el partido de Abascal le designó provisionalmente su delegado en Toledo en septiembre del año pasado, con vistas a preparar las listas electorales en esta provincia.

"Incompatibilidad como abogado"

El segundo expediente, por falta muy grave, es por "incompatiblidad profesional como letrado" siendo militar en activo, aunque Molina envió en 2004 una solicitud a la Subsecretaría de Defensa solicitando el pase a servicios especiales para poder ejercer como tal tras quedar de baja médica dentro del Ejército. Tal solicitud no ha sido revocada desde entonces.

La apertura de ambos expedientes disciplinarios, en un breve espacio de tiempo, ha llevado al cabo Molina a deducir que se están utilizando medios "de la Sección de Inteligencia y Seguridad del Ejército de Tierra para investigarle en su esfera personal, investigación instigada supuestamente por militares afines al partido Vox y a resultas de la denuncia que efectuó públicamente el 19 de marzo en la televisión Cuatro y relativa a la financiación ilegal del partido", se señala en la denuncia que ha puesto contra los firmantes de estos expedientes y que ha sido admitida a trámite por la justicia militar. 

El abogado de Molina ve "una mano negra dentro del Ejército" y acusa de estar detrás de estos expedientes a Javier Ortega-Smith, secretario general de Vox, y a Enrique Cabanas, vicesecretario de Presidencia a las órdenes de Abascal y al que le señala directamente como "miembro del CNI". Se da la circunstancia de que Alonso Neira fue afiliado de Vox y en 2014 intentó disputar las primarias a la presidencia que ganó finalmente Abascal.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba