El Gobierno catalán ha agotado los plazos que fija la ley para firmar el decreto de convocatoria de elecciones. Y, en el documento publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), dejan abierta la posibilidad de "posponer" los comicios por "razones derivadas de la protección del derecho a la salud por la situación de emergencia sanitaria provocada por la pandemia".

Como adelantó Vozpópuli, el Ejecutivo baraja aplazar las elecciones hasta el mes de mayo. La mala evolución de la pandemia, con un ratio de transmisión (RT) superior al 1 -que era el valor consensuado para plantear en serio un aplazamiento- hace más factible este escenario. 

En la actualidad, Cataluña está en el 1,52 con 1.623 nuevos contagios y 40 decesos registrados en las últimas 24 horas. Y según ha podido saber este medio, los partidos se dan hasta el próximo 15 de enero para tomar una decisión definitiva.

Aunque el presidente en funciones, Pere Aragonès, afirmó públicamente que no contemplaba retrasar la votación y que se garantizaría que los centros electorales fueran lugares seguros, en las reuniones que han mantenido con todos los grupos parlamentarios esta posibilidad de demorar los comicios siempre estuvo sobre la mesa. Así lo expusieron fuentes de la oposición: "JxCat y ERC son los más favorables a retrasarlas".

Ahora, el decreto de convocatoria publicado confirma en el cuarto párrafo la información publicada por este medio: "Sin embargo, si por razones derivadas de la protección del derecho a la salud por la situación de emergencia sanitaria provocada por la pandemia generada por la covid-19, el desarrollo del proceso electoral no se pudiera llevar a cabo con las garantías de salud pública necesarias, se podrá dejar sin efectos esta convocatoria y posponer la votación para una fecha posterior que ofrezca dichas garantías".

El precedente del País Vasco y Galicia

Superada la fecha del 22 de diciembre, la opción para posponer elecciones pasa por un decreto del Govern ratificado por la Junta electoral, tal y como sucedió en el País Vasco y Galicia en plena crisis sanitaria derivada de la primera ola de la covid-19.

ERC es la formación que más ha acusado políticamente el paso de la covid al tener bajo su mando las consejerías de Salud y Trabajo, así como la gestión de las residencias. En este sentido, podrían ver con buenos ojos un aplazamiento si los datos sanitarios empeoran. Asimismo, les ofrecería dar más tiempo para que lleguen los indultos y que su líder Oriol Junqueras, pudiera participar activamente en la campaña electoral. 

Evolución de la pandemia

El Síndic de Greuges -el defensor del pueblo catalán- propuso que el Procicat aprobara un plan para la celebración de elecciones y que se establecieran "los supuestos e indicadores que podrían obligar a un aplazamiento". A día de hoy, este plan todavía no se ha materializado. 

El Ejecutivo catalán ha propuesto endurecer su plan para la Navidad si los contagios siguen subiendo al ritmo actual. Su portavoz, Meritxell Budó, admitió que se "está complicando" la situación y que no descartaban "ajustar las medidas" que a día de hoy permiten encuentros de máximo diez personas y un levantamiento de las restricciones de la movilidad.