Investidura de Puigdemont

La gresca y la crispación vuelven al Parlament tras la tregua del 155

La tensión vuelve al Parlament. La CUP pretendía ratificar la DUI. La amenaza de Moncloa y Fiscalía le ha hecho recular. Este jueves se espera un pleno crispado, con la independencia al fondo

El presidente de la cámara catalana, Roger Torrent, se dirige a la reunión semanal de la Mesa del Parlament.
El presidente de la cámara catalana, Roger Torrent, se dirige a la reunión semanal de la Mesa del Parlament. EFE

El Parlament catalán retorna al pasado. Al 27 de octubre, concretamente, cuando aprobó la declaración de Cataluña como "Estado independiente y soberano". Se produjo luego la aplicación del 155, la Generalitat quedó intervenida y no volvió a hablarse de independencia. Hasta este jueves. La Mesa de la Cámara ha admitido a trámite una propuesta de la CUP para que "se reafirme y reitere en la declaración de independencia".  La amenaza del Gobierno y la movilización de la Fiscalía han atemperado la postura de la CUP. 

La crispación vuelven a las bancadas del parque de la Ciudadela. Los secesionistas, que tienen mayoría en en Hemiciclo, secundarán esta propuesta, luego de haberle forzado a la CUP a matizarla. La amenaza de Moncloa ha sido determinante. Los constitucionalistas catalanes han mostrado también su oposición a la tramitación de enmiendas y han recordado que se trata de un nuevo ataque a la Constitución. PSC y Cs han anunciado que pedirán una reconsideración de la admisión a trámite por lo que la Mesa y los portavoces volverán a reunirse antes del pleno y antes de la votación. Unos escarceos que recordarán, inevitablemente, los plenos de la vergüenza de las jornadas 6 y 7 de septiembre, cuando se aprobaron las leyes del Referéndum y de la desconexión. En aquellas aciagas reuniones, se amordazó a la oposición, se ignoró a los letrados de la Cámara, se despreció al TC, al Supremo y se dinamitaron el Estatuto y la Constitución. 

La república iba en serio

Esta vez, desde la presidencia de la Cámara, que lidera Roger Torrent, militante de ERC, se ha nsistido en que no habrá ratificación de la prclamacón de la independencia. El documento se ceñirá a reconocer el 1-O y a respaldar a Puigdemont. Una declaración sin efecto jurídico o legal alguno, dicen desde la Cámara. "Un acto simbólico". Prácticamente la misma letanía exculpatoria que recitaron en su momento ante el tribunal todos los cabecillas del 'procés', imputados de conspirar por rebelión, sedición o prevaricación. La única excepción fue Elena Boya, diputada de la CUP, quien declaró ante el juez que 'la independencia iba en serio'. Ninguno de los impulsores de la revuelta contra el Estado osaron confirmar ante el juez que la independencia iba en serio.

Este jueves, durante el pleno, muchos de ellos intentarán lavar su imagen, recuperar su perfil de esforzados combatientes por la libertad de Cataluña. Se aprobará estrictamente la propuesta de JxCat por la que se proclama 'presidente legítimo' a Carles Puigdemont, y en la que se le reconocerá su liderazgo y se abominará del 155. Un gesto ficticio y decorativo con el que los independentistas pretenden dignificar la figura del expresidente prófugo, días antes de que anuncie su 'paso a un lado' y la apertura de una nueva etapa en Cataluña.

Los letrados de la asamblea legislativa habían advertido de nuevo de que esta retorno a la independencia se podría entender como un menosprecio de los reiterados avisos del TC y han sugerido que deberían tenerse en consideración las sentencias y advertencias emanadas desde el alto Tribunal sobre cualquier paso en esta dirección. Los diputados hicieron caso omiso de las advertencias. Luego entraron levemente en razón. 

Cobardes y soplones

Ocurra lo que ocurra, nadie duda de que volverá la tensión a la Cámara. No parece que en esta oportunidad se vaya más lejos que saltarse algunas normas del reglamento del legislativo. Torrent es consciente de que el TC vigila y no pretende incurrir en decisiones ilegales. "Será simbólico, pero pretenden recordar que ellos imponen su ley en el Parlament, que están dispuestos a seguir adelante con la independencia", señala una fuente socialista. "Quieren sacudirse la imagen de cobardía y hasta de soplones que ofrecieron ante los tribunales", dicen fuentes constitucionalistas. "Torrent se lo va a permitir, así alivia tensiones", añaden. 

Tras esta ceremonia separatista en la Cámara, el siguiente paso será la renuncia de Puigdemont, camuflada en una ceremonia de investidura puramente de 'atrezzo'. Esto será los próximos días. Luego, se investirá al 'president legal' y finalmente, se anunciará la formación del nuevo gobierno. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba