Coronavirus España tardará meses en recibir todo el material comprado por el Gobierno a China

El suministro del material negociado con el país asiático se hará de forma "escalonada". Los respiradores no terminarán de llegar hasta el mes de junio, según el titular de Sanidad

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras la reunión del Comité de seguimiento del coronavirus.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras la reunión del Comité de seguimiento del coronavirus. Eduardo Parra / Europa Press

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado casi veinte días después de que estallase la crisis del coronavirus en España un contrato con China por valor de 432 millones de euros para comprar más de 550 millones de mascarillas, 5,5 millones de test rápidos, así como 950 respiradores y once millones de guantes. A ello se suman 260.000 botellas de solución hidroalcohólica, otros 1.000 respiradores y 2,5 millones de batas desechables, según ha anunciado también esta misma tarde la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya. También se han comprado 184 respiradores a Suecia.

Esta gran compra por parte de la Administración central se produce después de varias semanas en las que el personal sanitario ha atendido a los infectados con carencias de material de protección, sobre todo en las zonas más afectadas por el coronavirus. El sistema español tiene ahora la mayor tasa de contagio entre estos profesionales a nivel europeo. Si en Italia supone el 8% del total acumulado y en China no alcanza el 4%, aquí llega al 14%. Entre el lunes y el martes, se registró un aumento del 40% de contagiados entre personal sanitario, hasta los 5.400 profesionales infectados por el Covid-19. Ayer, el virus se cobraba la primera muerte de una médico de 59 años en la provincia de Salamanca. 

Pero el material previsto en el acuerdo alcanzado con China tras la conversación mantenida la semana pasada por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez con Xi Jinping llegará de forma "escalonada". El contrato con diversos proveedores, eso sí, ya está "pagado en su integridad", según ha anunciado el titular de Sanidad. Los respiradores llegarán de abril y junio; las mascarillas -quirúrgicas y de protección- serán suministradas durante ocho semanas, los guantes durante cuatro y las pruebas rápidas serán entregadas durante lo que resta de marzo y el mes de abril. Hasta entonces, las previsiones indican que la curva de contagios y fallecidos todavía puede seguir en ascenso. 

Mientras tanto, el Tribunal Supremo ha rechazado este miércoles la medida cautelarísima que pedía la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) para instar al Ministerio de Sanidad a dotar de manera inmediata a todos los centros sanitarios públicos y privados de medidas de protección efectivas frente al coronavirus. La sala de lo Contencioso-Administrativo dice que no le consta "ninguna actuación contraria a esa exigencia evidente y sí son notorias las manifestaciones de los responsables públicos insistiendo en que se están desplegando toda suerte de iniciativas para satisfacerla". 

La postura contrasta con la también adoptada este miércoles por un juzgado ordinario de Madrid, que ha dado un plazo de 24 horas a la Consejería de Sanidad de la Comunidad para proporcionar material de protección a todos los centros de la red del Servicio Madrileño de Salud. La presidenta Isabel Díaz Ayuso, que anunció haber fletado dos vuelos desde China que aún no han llegado,ya ha dicho que trasladará la decisión judicial al Ejecutivo central. 

Compras centralizadas

Al igual que otros muchos ejecutivos autonómicos, Madrid lleva días haciendo la guerra por su cuenta en materia de compras después de ver cómo la posibilidad de centralización aprobada por Real Decreto el 10 de marzo no proporcionaba el material necesario a los diferentes sistemas autonómicos. El pasado domingo, el Ejecutivo madrileño aprobó una partida urgente de 23,3 millones de euros para la compra de diversos productos. Hasta el momento, el ministerio ha distribuido cerca de seis millones de mascarillas entre las distintas regiones. 

Por su parte, y frente a la aparente parálisis de la Administración central, algunas empresas privadas como Inditex, MangoHuawei sí han mostrado agilidad a la hora de negociar con los proveedores empleando sus propias cadenas de suministro y transporte. Con partidas más pequeñas que las del Estado y con el pago por adelantado que requieren los proveedores, se pudieron hacer con el material a pesar de la alta demanda que existe actualmente en los mercados internacionales.

A la situación creada por la decisión de Sanidad de anunciar primero la centralización de las compras y aclarar días después que las Comunidades podían seguir adquiriendo productos por su cuenta se sumó la inseguridad creada en el sector por la posible incautación del material que llegaba a España tras decretarse el estado de alarma

Asimismo, algunos ejecutivos regionales como el de Madrid llegaron a denunciar la retención de material en los servicios de Aduanas, principalmente en el Aeropuerto de Barajas. Un extremo que Sanidad ha negado de forma reiterada. La idea del Gobierno, en cualquier caso, es impulsar y favorecer la producción del material sanitario de protección en España para lograr el autoabastecimiento.

Hasta entonces, y al margen de la gran compra desvelada por Illa, el material anunciado por González Laya llegará a España a partir del próximo sábado mediante un corredor de carga que el Ejecutivo está poniendo en marcha a través de un consorcio de empresas españolas "en participación público-privada". 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba