Al consejero de Educación de Cataluña, Josep Bargalló, le han pillado criticando a una parte del funcionariado en una conversación informal captada por Canal Terres de l'Ebre. Durante su visita a Tortosa este miércoles apuntó que "hay un porcentaje de funcionarios que están apalancados de puta madre" ante una protesta.

Aunque desde la Consejería defienden que fue una conversación privada y que las frases recogidas en un vídeo del canal están "sacadas de contexto", varios sindicatos han protestado contra Bargalló y le señalan la puerta de salida.

La Federación de empleados de servicios públicos de UGT (Fesp-UGT) lo tildó de "grosero". "Estas palabras expresan un menosprecio evidente al conjunto de trabajadores de los servicios públicos", consideran. CCOO difundió el vídeo y pidió una reunión de la mesa sectorial y para escuchar al consejero y tomar una decisión.

Desde USTEC, el sindicato mayoritario del profesorado catalán, creen que Bargalló "menosprecia" a los funcionarios, y ha pedido su dimisión.

Este viernes se ha sumado a esa petición de dimisión la Intersindical-CSC, que lamenta que no haya habido una rectificación ni una disculpa oficial inmediata sino que se le haya querido justificar. La situación, entienden, es "lo suficiente grave e irresponsable como para tener que pedir su dimisión".

Los comunes piden su comparecencia

La polémica no se circunscribe a los sindicatos. Los comunes se han sumado a las críticas.  El grupo parlamentario de Catalunya en Comú Podem ha pedido la comparecencia en el Parlament de Bargalló, y del consejero de Administraciones Públicas, Jordi Puigneró. 

En el texto registrado en la Cámara, lo de Colau quieren que Bargalló dé explicaciones en la comisión de Educación sobre "las polémicas palabras que ha dirigido a los funcionarios".