ELECCIONES EN CATALUÑA

Colau teme el 'efecto Illa' y duda si implicarse en la campaña del 14-F para no quemarse

La candidatura del ministro de Sanidad ha descolocado a la marca catalana de Podemos. Los Comunes muestran preocupación por la pinza PSC-Vox en el cinturón obrero y esperan que la alcaldesa se involucre

Ciudadanos denuncia 279 contratos municipales de Colau
Ciudadanos denuncia 279 contratos municipales de Colau

Los Comunes, la marca catalana de Podemoscreada a imagen y semejanza de Ada Colau, teme sufrir un batacazo en las elecciones catalanas del 14 de febrero. La candidatura del socialista Salvador Illa ha descolocado a los morados catalanes. Nadie se esperaba la decisión del ministro de Sanidad. Y ahora la alcaldesa de la ciudad condal duda si involucrarse en la campaña autonómica o quedarse al margen para no quemarse ante un probable fracaso de su partido.

El principal problema que señalan las fuentes de los Comunes con respecto a Illa es su visibilidad. El ministro de Sanidad se encuentra entre los dirigentes más valorados en el gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Entró en el ministerio de Sanidad como "cuota PSC", con un papel más de comparsa, pero la pandemia le ha otorgado una oportunidad que ha sabido aprovechar. 

Illa vive literalmente en la Moncloa, a pocos metros del despacho presidencial, con su jefe de gabinete. Quien está con él le describe como un ministro muy comprometido con su partido, y también con el trabajo de su departamento. Aun así, la candidatura en plena pandemia mundial ha generado la dura crítica de la oposición y, sorprendentemente, también de Podemos. Diputados y hasta una ministra (Yolanda Díaz) han reprochado a Illa su doble rol de ministro y candidato. Para las fuentes de los Comunes consultadas esos ataques revelan el temor de los morados ante la ofensiva socialista. 

También Colau ha cuestionado el nombramiento de Illa. Fue su primera intervención de precampaña electoral. Sin embargo, fuentes de su entorno aseguran que, más allá de los mensajes oficiales, la regidora duda sobre si involucrarse al máximo por Jessica Albiach, dirigente que lidera la lista de los Comunes. Albiach, a diferencia de Illa, es una de las políticas menos conocidas por el electorado según los estudios demoscópicos.

Jessica Albiach en el Parlament durante una intervención de Quim Torra
Jessica Albiach en el Parlament durante una intervención de Quim Torra Europa Press

Fichajes del PSC 

Las perspectivas electorales son malas. Ningún sondeo vaticina un buen resultado para los Comunes. “El problema es que hay muchísimos partidos y muchos van a por los votantes de Ciudadanos de hace dos años del cinturón obrero de Barcelona: Hospitalet, el Vallés, Sant Adría…”, explica un miembro del partido de Colau. Los Comunes incluyen en esa pinza tanto al PSC como al PDeCAT y Vox: todas formaciones que de una manera u otra aspiran a arañar votos al partido de Inés Arrimadas.

Colau se ha quejado de que la política estatal de Iglesias y su búsqueda de alianzas con ERC debilitan a los Comunes. En el partido de Colau están todos de acuerdo, aunque la equidistancia de la regidora también genera malestar. Sectores como el de Joan Coscubiela y Lluís Rabellhan sido seducidos por el PSC, como desveló Vozpópuli. La número dos de Rabell se ha integrado en la lista del PSC, e incluso sectores que se consideran de centro moderado lanzan mensajes a favor de Illa.

“En Cataluña no va a pasar lo de Galicia: quedarse fuera del Parlament es imposible porque el umbral es más bajo [del 3% en Cataluña, frente al 5% gallego]”, reflexionan desde los Comunes. Esto no significa, sin embargo, que, si la formación de Colau se queda por debajo de partidos competidores como la CUP o incluso Vox, nadie pueda ocultar el desastre.

A medida que llegan los sondeos aumenta la presión sobre la alcaldesa para que se involucre en la campaña. Pero también su temor a convertirse en el rostro de la derrota. “Colau se involucrará para intentar salvar los muebles”, comentan miembros del partido, que ya se entregan a un nuevo tripartito con ERC, la CUP y el apoyo externo del PSC el clavo ardiendo al que agarrarse. Otros, sin embargo, lanzan: "Será una hostia y culparán a las circunstancias de que Illa se presentara. Siempre hay una excusa, lo que no hay es un buen resultado".

Salvador Illa junto a Miquel Iceta.
Salvador Illa junto a Miquel Iceta. EUROPA PRESS

Jugada maestra

Mientras tanto, en el cuartel general de Sánchez en la Moncloa consideran que la candidatura de Illa fue algo parecido a una jugada maestra. Iván Redondoha vuelto a hacer a lo que sabe: ser un spin doctor y no el gestor", comentan con cierta ironía fuentes ministeriales.

Lo cierto es que, además de Podemos, también los independentistas se muestran preocupados por el llamado efecto Illa. “Con Illa el PSC se convertirá en la primera fuerza constitucionalista en Cataluña. Es algo muy importante, porque significará que la solución de la cuestión catalana debe pasar por el PSC. Y si Podemos baja, perderá su fuerza y esto se reflejará en el Consejo de Ministros”, lanzan fuentes ministeriales que a lo largo de estos últimos meses han sufrido las maniobras de Iglesias. 

En el Gobierno de Sánchez existen sectores que esperan que tras las catalanas el presidente aborde algo parecido a una crisis ministerial y prepare el terreno a un adelanto electoral tras imponer un giro al centro de su política. Ya esbozan una fecha: otoño de 2022

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba