Cumbre del Clima

Luces, cámara y acción climática: el show mediático fagocita a Greta Thunberg

En su primera comparecencia ante los medios en España, la activista sueca ha pedido una y otra vez que las preguntas no se dirijan solamente a ella: "Soy solo una pequeña pieza del puzzle"

El fervor climático se apodera de Greta Thunberg: "XX"
El fervor climático se apodera de Greta Thunberg: "XX"

Luces, cámaras y acción... climática. Nunca una adolescente había despertado tal fervor en la sociedad española desde los tiempos de Marisol. Pero la vida es una tómbola y, medio siglo después de aquel circo mediático que rodeó a la niña prodigio malagueña, la activista sueca Greta Thunberg genera una expectación inquietantemente parecida.

"¡La admiro de corazón. Me muero por verla y por hacerme una foto con ella!", comentaba días atrás una niña pizpireta que había sido invitada a pulular por la COP25. Al borde de la taquicardia, cientos de periodistas de todo el mundo hacían cola este viernes por la tarde en La Casa Encendida de Madrid para cubrir la rueda de prensa organizada por Fridays For Future (FFF) horas antes de la manifestación por el clima. Media hora larga de espera y contando ya con la acreditación.

Allí, repartidos en tres espacios distintos -un enorme patio, un auditorio y hasta una sala de cine- cerca de quinientos profesionales iban a poder, por fin, escuchar el primer discurso 'cero emisiones' de la niña sueca en España. "¿Qué sentido tiene venir desde Roma para ver a Greta Thunberg metido en una sala de cine?", se pregunta un periodista italiano mientras otros colegas japoneses van ocupando con asombro sus butacas.

La sala de cine donde ha tenido lugar la rueda de prensa de Greta Thunberg en Madrid.
La sala de cine donde ha tenido lugar la rueda de prensa de Greta Thunberg en Madrid. Marina Alías

Más medios que con António Guterres

"He cubierto hasta ocho Cumbres del Clima y no he visto este despliegue en mi vida. La COP25 es la cita con menos contenido y más medios acreditados por la que he pasado. Han venido el triple de personas a ver a Greta que a António Guterres", comenta otra profesional de Argentina en referencia a la poca atención que han despertado los actos liderados por el secretario general de la ONU.

Con cara de cansada, la activista de 16 años sueca subía en chándal y zapatillas de deporte al escenario de La Casa Encendida pasadas las 16.30 horas junto a otros tres integrantes del movimiento FFF: Shari Crespi (España), Vanessa Nakate (Uganda) y Alejandro Martínez (España). Tras un pequeño resumen sobre las acciones que se están llevando a cabo en sus respectivos países contra el cambio climático, llegaba el turno de las preguntas de los periodistas.

Soy solamente una activista climática, soy una pequeña pieza de un movimiento mucho más grande"

Todas dirigidas a Greta. "No dirijáis solamente las preguntas a mí, la gente también quiere oír hablar a los demás", se esforzaba, sin mucho éxito, la joven. "No deberían escucharme a mí antes que a cualquier otra persona. Soy solamente una activista climática, soy una pequeña pieza de un movimiento mucho más grande. No hace falta que me escuchen a mí antes que a otros", insistía sin esbozar una sonrisa durante los 30 minutos que ha durado el acto.

"La gente está sufriendo y muriendo por esta emergencia climática y no podemos esperar más", ha advertido Thunberg tras escuchar a su compañera africana. Como cada viernes desde hace un año y medio, ha recordado, en Estocolmo hemos tenido una huelga climática. "Cada vez estamos ganando un impulso mayor, nuestras voces se están escuchando más, pero por supuesto esto no se traduce en acción política", ha explicado.

Según Greta, "lo único que se hace es declarar la emergencia climática", pero no se toman "medidas concretas". "Estamos haciendo huelgas y básicamente no ha ocurrido nada. El cambio climático se sigue ignorando y que los niños dejen de ir al colegio no es una solución sostenible. No podemos ni queremos continuar así", ha afeado.

"No me preguntéis solo a mí"

"¿Qué pensáis los demás?", lanzaba una y otra vez la propia protagonista de la jornada al resto de compañeros de FFF para no llevar la voz cantante del coloquio. De hecho, podría decirse que su discurso ha pasado a un segundo plano en favor del de Vanessa Nakate. La ugandesa no ha dudado en llamar "hipócritas" a las multinacionales que patrocinan la COP25. "Intentan limpiar su basura y lavarnos el cerebro. Pero esto no hay que patrocinarlo, sino resolver la crisis que ellos mismos han creado", ha apuntado.

"Muchas empresas no quieren renunciar a su avaricia y es importante comprender que la vida es más importante que el dinero. Están invadiendo nuestro continente y dicen que traen desarrollo, pero nos están destruyendo", cargaba Nakate. Thunberg ha eludido las preguntas sobre los patrocinios, así como tampoco ha respondido a una cuestión sobre la expectación creada en torno a su figura. Pasapalabra.

Las emisiones de CO2 siguen aumentando y este año lo han hecho en un 6%

"Hemos concienciado a la opinión pública y esto es un paso importante, pero no es suficiente ni de lejos. Las emisiones de CO2 siguen aumentando y este año lo han hecho en un 6%. Hemos conseguido mucho, pero desde esa perspectiva no hemos conseguido nada. No se puede considerar una victoria", ha manifestado con un tono mucho más calmado que el que empleó en su discurso de la ONU.

Sobre Trump y Bolsonaro y todos aquellos líderes que no han venido a la COP25, Thunberg cree la cumbre madrileña supone un "año intermedio" antes de la COP26, "un acontecimiento más importante". Sin embargo, afirma, "hay que aprovechar cualquier oportunidad que tengamos para mejorar la situación". "Hay personas que quieren mantener el status quo y les da miedo el cambio. Por eso están tratando de silenciar a los jóvenes", ha zanjado poco antes de acudir a Atocha, punto de partida de la manifestación.

Su discurso en inglés ha sido traducido simultáneamente en castellano, una iniciativa que no han encajado del todo bien los periodistas extranjeros. "¿Pero esto qué es? ¡Hemos venido para escuchar su voz!", se han quejado decenas de ellos. Otros optaban por coger los bártulos para plegar velas como 'La Vagabonde', el catamarán de la pareja de youtubers que ha traído a Greta desde América hasta Europa.

Abandona la marcha en coche eléctrico

Después de la rueda de prensa, la Marcha por el Clima en Madrid no ha transcurrido como esperaba Greta Thunberg. La joven activista sueca de 16 años, que se ha incorporado tarde a la manifestación, se ha visto obligada a abandonar la protesta en coche eléctrico por recomendación de la Policía y ante la imposibilidad de llegar a pie hasta la cabecera debido a la masiva afluencia de personas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba