El número de afiliados en Ciudadanos ha caído hasta los 27.402 militantes, según adelantó este lunes EFE. Esta cifra supone un 13% menos de lo que tenía la formación naranja a principios de septiembre, cuando se rozaban los 31.000 afiliados y no se había producido la debacle electoral del 10-N.

Más preocupante es la cifra de los afiliados que tendrán derecho a votar en las próximas primarias para elegir al sucesor de Albert Rivera. Son aquellos que están al corriente de pago de las cuotas del partido, los que no tienen abierto un expediente sancionador y que a fecha de 30 de noviembre, momento en el que se anunció la convocatoria de una Asamblea General extraordinaria para el 15 de marzo, tenían una afiliación mínima de seis meses.

La cifra de afiliados con derecho a voto y a postularse a los procesos de elección no llega a los 21.000, cuando en febrero de 2019 -para las primarias a cabeza de cartel de las europeas, que ganó Luis Garicano- estaba en 25.400. Por tanto, el descenso es del 17% en un año.

Tras el 10-N, Ciudadanos disfrutó de un 'efecto rebote' en el número de afiliados al registrar un aumento de 350 afiliados en la primera semana después del hundimiento electoral. Pero fue un espejismo porque la fuga de militantes ha sido continua desde entonces y no parece haber tocado fondo.

En octubre del año pasado ya hubo síntomas de que había empezado la caída de afiliación cuando el partido envió un informe a los 160 miembros del Consejo General, el máximo órgano del partido entre asambleas, en el que se omitieron los datos de militancia y simpatizantes a diferencia de un documento previo que se les entregó cuatro meses antes.

Datos facilitados por Cs al Consejo General en junio.

No hubo cifras concretas en esa escueta tabla de junio, pero 15 meses antes, en marzo de 2018, Ciudadanos rozó los 32.500 afiliados y casi 160.000 inscritos, por lo que en junio del pasado año se superaron ambos guarismos. Estadísticamente, fue el último incremento oficial de afiliados que tuvo Ciudadanos. Desde entonces, la formación centrista encadena caídas con el breve paréntesis del citado 'rebote' tras el 10-N.

El descenso hasta los 27.000 afiliados que hoy desvela Vozpópuli supone que los militantes naranjas podrán elegir a un total de 355 compromisarios para que les representen en el congreso de mediados de marzo en Madrid, lo que supone casi un 25% menos que en el cónclave de hace tres años, cuando los compromisarios electos eran 479.

De un total de entre 537 y 562 compromisarios que habrá en el congreso, los delegados no votados por los militantes representarán un tercio del total

El pasado 23 de enero finalizó el plazo para los afiliados que quisieran regularizar su situación, pero el partido no informó entonces del número total de afiliados con los que cuenta ni precisó cuántos forman parte del censo de electores y elegibles.

De acuerdo con el reglamento, a cada provincia le corresponde al menos un compromisario más uno adicional por cada 100 afiliados adscritos en las agrupaciones territoriales, con redondeo al alza. Quienes quieran representar a la militancia en el cónclave de marzo tienen de plazo hasta hoy martes para presentarse como candidatos. La votación -mediante voto secreto y listas abiertas- será entre el 22 y 23 de febrero.

Compromisarios electos y natos

Junto a los 355 compromisarios electos, a la Asamblea General asistirán los compromisarios natos, que son los miembros de la Gestora (16), del Consejo General saliente (128 más los 17 portavoces de los Comités Autonómicos) y de la futura Ejecutiva, que será elegida en primarias entre el 7 y el 8 de marzo y tendrá entre 20 y 50 integrantes.

Teniendo en cuenta que algunas de estas personas forman parte de más de un órgano, el número de compromisarios natos que asistirán al congreso podría ser de entre 175 y 200. Esto supone que de un total de entre 537 y 562 compromisarios, los delegados no votados por los militantes representarían entre el 33% y el 36% del total. Es decir, un tercio, según cálculos de Europa Press.