Ciudadanos no aclara qué hora en Murcia si el Tribunal Superior de Justicia levanta la imputación al presidente regional, Pedro Antonio Sánchez, tras la declaración de este lunes. "No valoramos hipótesis" es la respuesta que ha dado su portavoz nacional, Inés Arrimadas, al ser preguntada por el tema en rueda de prensa. El pacto PP-Cs está roto en esa comunidad desde el jueves pasado, cuando Sánchez comunicó personalmente al partido naranja que no dimitiría pese a su citación como investigado en el caso Auditorio.

El PP considera que este es un asunto administrativo, no de presunta corrupción, y que el barón no debe retirarse antes de que se labra juicio oral. Ciudadanos hace la interpretación contraria y el miércoles se reunirá con el PSOE para explorar "alternativas" entre las que se encuentra el impulso de una moción de censura contra Sánchez. Arrimadas no ha aclarado si esa cita se mantendrá en cualquier caso, incluso aunque el TSJ exima al presidente antes de que se celebre. Tampoco ha confirmado si el pacto con él está roto de modo irreversible, porque ha incumplido el acuerdo y faltado a su palabra, o si sería renegociable en caso de que saliera airoso del caso Auditorio.

Todo ello al tiempo que Pedro Antonio Sánchez declaraba en el TSJ murciano. Ciudadanos sigue sin apostar claramente por una moción de censura que tendría que ser apoyada por Podemos para resultar exitosa. Como posible salida a esta crisis se mantiene la convocatoria de elecciones anticipadas, prerrogativa de que dispone el presidente y que no puede ser utilizada si hay una moción de censura en tramitación.

"Quien rompe un pacto es quien lo incumple", ha enfatizado la portavoz al término de la reunión de la Ejecutiva naranja. Además, ha confirmado que Cs mantendrá esta semana sendas entrevistas con PSOE y Podemos en el Congreso para impulsar las reformas de regeneración que el Gobierno se resiste a desarrollar, pese a haberse comprometido con ellas. 

Aún no hay fecha concreta, pero el grupo naranja se verá separadamente con el socialista y el de Pablo Iglesias con tres puntos en el orden del día: limitación de mandatos, supresión de aforamientos políticos y constitución de una comisión de investigación sobre la financiación de Génova.