Política

Arrimadas lamenta el catastrofismo de Igea y él responde con una oda a la discrepancia

Los dos candidatos a suceder a Rivera se comprometen a no poner en riesgo los Gobiernos autonómicos en los que está Ciudadanos

Inés Arrimadas y Francisco Igea durante el debate de Ciudadanos.
Inés Arrimadas y Francisco Igea durante el debate de Ciudadanos.

Lucha sin cuartel entre Inés Arrimadas y Francisco Igea por el liderazgo de Ciudadanos. El único debate antes de las primarias del próximo fin de semana no defraudó y permitió que ambos dirigentes confrontasen sus modelos de partido en un duelo que terminó en tablas, sin un claro vencedor.

La primera censuró el catastrofismo del segundo con sus palabras de que el partido está en muerte cerebral -“Entre hacer autocrítica y destrucción hay un camino intermedio”, le repitió en varias ocasiones-. Pero el vicepresidente de Castilla y León no se arredró y replicó a Arrimadas con una oda a la discrepancia: “Un partido liberal tiene que aceptar la discrepancia. Quiero que me critiques sin parar, en público y en privado. Sé crítica conmigo”, le conminó.

El debate fue moderado con acierto por el redactor jefe de Política en el diario Abc, Juan Fernández Miranda, y se alargó más de lo previsto. De los 60 minutos iniciales que pactaron las dos candidaturas se llegó hasta casi las dos horas.

El "resbalón" del 10-N

Igea inició el cara a cara pidiendo perdón a los militantes de Cs por las “decisiones equivocadas” que han llevado a la formación naranja a los 10 diputados, mientras que Arrimadas utilizó la metáfora del corredor de maratón para explicar que después de muchas pruebas ganadas y un “resbalón” el 10-N, es el momento de “cambiar de zapatillas, hacer autocrítica y mirar al futuro con optimismo”.

Debate entre los dos candidatos dentro de la sede nacional de Cs.
Debate entre los dos candidatos dentro de la sede nacional de Cs.

La portavoz en el Congreso recordó los intentos para que Pedro Sánchez mirase fórmulas constitucionalistas como las oferta con tres condiciones de Albert Rivera para no ir a segundas elecciones o la llamada vía 221 que ella misma propuso. “Las dos las despreció” el líder del PSOE, subrayó.

Una vez formado el actual Gobierno de coalición, Arrimadas insistió en que Cs ofrece la “única oposición de centro y liberal” en el Congreso es la de Ciudadanos, que ya ha regitrado nueve propuestas de leyes y ha llegado a apoyar la tramitación de la ley de eutanasia del Ejecutivo.

Oportunidad histórica

Igea coincidió con ella en que la valoración del actual Ejecutivo de Sánchez no es positiva, pero se preguntó si Cs hizo lo suficiente para evitarlo con los 180 escaños que sumaban con el PSOE. “Hay que ser honestos. Fue una oportunidad histórica. Probablemente Sánchez hubiera dicho no”, admitió.

Ante este panorama, el candidato del sector crítico defendió dejar a un lado “el frentismo y las trincheras” para buscar pactos más allá del PP. “Este país no tendrá solución si dejamos a un lado a la mitad del país. Cs tiene que ser capaz de dejarse pelos en la gatera. Hay que poner líneas rojas a las políticas, pero no a las personas”, aludiendo al ‘no es no’ a Sánchez que Rivera defendió con tanto ahínco antes de dimitir.

“Ciudadanos ha podido cometer muchos errores pero no podemos admitir las barbaridades de Sánchez”, le replicó Arrimadas, quien pidió que Cs siga siendo el “partido sensato” de los últimos años. Preguntada por los pactos preelectorales que se negociaron con el PP y que sólo fructificaron en el País Vasco, la candidata dijo que el acuerdo en esta última región es "muy positivo" y destacó que haya sido avalado por figuras como Fernando Savater o Maite Pagazaurtundua. "Es un grito de libertad, un alivio para los constitucionalistas que ahora van a poder respirar aire fresco", resumió.

¿Por qué nos ponemos líneas rojas?. Yo no quería pactar con el PP después de 30 años. La política no es el arte de buscar enemigos, sino de buscar soluciones", afirmó Igea

Arrimadas insistió en que todo pacto con el PP es para "sumar con identidad propia" y que en Galicia fracasó porque la formación de Pablo Casado solo les ofrecía "una absorción y carguitos, así que nanay". Igea, por su parte, lamentó que Cs únicamente ofrezca "frentismo" y que en el País Vasco solo hubo 35 afiliados que votaron la pasada semana en las primarias a compromisarios.

Además, criticó que el partido no intentase tras las elecciones de mayo intentar acceder a los gobiernos de Asturias o Aragón de la mano del PSOE. "La gente espera políticas reales. ¿Por qué nos ponemos líneas rojas?. Yo no quería pactar con el PP después de 30 años", recordó en su caso de Castilla y León. "La política no es el arte de buscar enemigos, sino de buscar soluciones", subrayó Igea, quien pidió a Arrimadas "no dar siempre incentivos negativos" cuando se descarta a los socialistas. "Otra manera de hacer las políticas es posible", apostilló.

Arrimadas replicó que ella no es partidaria de devolver la Junta de Andalucía al PSOE, al tiempo que recordó que Ciudadanos tendió la mano a los socialistas en Navarra o la Diputación de Barcelona, pero que no hubo reciprocidad ante un PSOE que "se ha alejado de la socialdemocracia".

Rifirrafe por las votaciones

El momento de mayor tensión llegó cuando los aspirantes a suceder a Rivera explicaron los motivos que le han llevado a dar el paso. Arrimadas advirtió a Igea que nunca le hará daño si gana las primarias, "ni iré a los medios a decir que el partido está muerto". También le reprochó que cuestione los resultados de las primarias, a lo que Igea respondió que no es él, sino la Justicia, la que los pone en entredicho con los problemas con el voto telemático.

Te pido que no vayas a los medios. Me encanta la gente discrepante, pero una cosa es discrepar y otra dar por muerto al partido", insistió Arrimadas

"Creo que eres una excelente candidata, pero no haces autocrítica sobre estrategia, organización y mantienes el mismo sistema de comunicación. Un partido liberal tiene que aceptar la discrepancia. Quiero que me critiques sin parar, en público y en privado. Sé crítica conmigo", hizo hincapie.

Arrimadas incidió en que hay una diferencia entre "ser crítico y autodestructivo" con las afirmaciones de Igea de que Cs está "en parada cardiaca, es totalitaria o tiene meningiitis". "Te pido que no vayas a los medios (si gano). Me encanta la gente discrepante, pero una cosa es discrepar y otra dar por muerto al partido".

Igea lamentó que su rival no aplicase esa máxima porque los siete dirigentes que no apoyaron a Rivera en junio tras la dimisión de Toni Roldán ahora no están en la candidatura de Arrimadas. "Mi equipo es toda la militancia. Va a haber cambios muy importantes. Ni el PP, ni el PSOE ni Podemos ha pagado con dimisiones como nosotros", advirtió Arrimadas, mientras Igea recogió el guante y se comprometió a "no dejar a nadie porque me lleve la contraria".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba