Política

Cesáreas a debate: tumban la propuesta de Podemos que criminaliza los partos agresivos

Según los letrados de la Asamblea de Madrid, las manifestaciones de violencia de género del texto propuesto por Podemos para reformar la Ley contra la Violencia de Género en la Comunidad de Madrid "inducen a confusión"

Mujer embarazada
Mujer embarazada Europa Press

En medio del debate sobre la igualdad y con los partidos pugnando por la bandera del feminismo, Podemos ha intentado introducir una reforma en la Comunidad de Madrid para que las supuestas prácticas agresivas que sufren algunas mujeres en los paritorios fuesen consideradas como otra manifestación de la violencia de género.

Un informe de los letrados de la Asamblea de Madrid al que ha tenido acceso este diario cuestiona la iniciativa que, además de incluir como caso de violencia de género la denominada "violencia obstétrica", contempla que se consideren como tal "la violencia económica", "la violencia docente" y "la violencia en redes sociales o ciberespacio", entre otras.

Mientras que el PSOE ha apoyado el texto, Ciudadanos y el Partido Popular lo han rechazado y las modificaciones de la ley en la Comunidad de Madrid han quedado bloqueadas. De acuerdo al informe jurídico, que fue encargado por el partido naranja, esta propuesta de reforma de la Ley contra la Violencia de Género en la región "induce a confusión". 

Según los letrados, "tal y como están enumeradas" las manifestaciones de violencia de género "induce a confusión" y "se hace muy difícil su identificación"

Según los letrados, "tal y como están enumeradas" las manifestaciones de violencia de género "inducen a confusión" y "se hace muy difícil su identificación". El informe jurídico dice que no está claro dónde se ubican las agresiones sexuales, el acoso o los atentados contra la intimidad, ya que algunas de estas manifestaciones se refieren al ámbito doméstico, docente o laboral.

¿Qué es la violencia obstétrica? La primera referencia del término apareció a principios del siglo XIX como crítica a las prácticas invasivas que se producían con frecuencia en los paritorios.

Entre estas, destaca la episiotomía, que consiste en un corte con tijera en la vulva para facilitar la salida del feto y evitar desgarros en el perineo; la maniobra de Hamilton, que supone el tacto vaginal con movimiento circular del dedo o la maniobra de Kristeller, que implica presióncon los puños o el antebrazo sobre el fondo uterino para que la cabeza del bebé descendiese.

Ginecólogos rechazan el concepto

El uso de este concepto por parte de determinadas asociaciones -y ahora introducido por Podemos en su iniciativa- ya ha sido criticado con anterioridad por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). La SEGO, que apela a la evolución de la medicina, defiende que se trata de "un conceptolegalmente delictivo, moralmente inadecuado, científicamente inaceptable".

Entienden la libertad de expresión y pensamiento filosófico sobre cualquier tema inherente a la especialidad en Obstetricia y Ginecología, pero "bajo ningún concepto ni criterio se puede sentir aludida por términos como violencia obstétrica" porque, según la SEGO, se vigila constantemente la buena praxis de sus asociados, tiene datos epidemiológicos de los resultados, de la evolución satisfactoria y disminuida de la morbimortalidad perinatal.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) defiende que se trata de "un concepto legalmente delictivo, moralmente inadecuado, científicamente inaceptable"

Además, aseguran que la medicina especulativa, totémica, no forma parte de sus consideraciones institucionales y que, en base a la evolución de la medicina, cuya evidencia queda demostrada en este casi primer cuarto del siglo XXI, su misión es "por encima de todos sus postulados estatutarios" la mejora de la salud de las mujeres, principalmente de España y la de sus futuros hijos que están por nacer.

Por otro lado, el informe de los letrados de la Asamblea de Madrid advierte que el contenido de la propuesta presentada por Podemos, que busca que se considere violencia de género la supuesta mala praxis de algunos ginecólogos, así como los matrimonios forzados o la violencia en redes sociales o ciberespacio, transcribe leyes estatales y directiva de la UE en algunas partes.

"La legislación de la Comunidad de Madrid en materia de violencia de género debe complementar a la estatal, europea o internacional. Acudir a la mala praxis de transcribir una ley estatal, como en el presente caso, no es complementar, sino suplantar", señala el documento.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba