Elecciones generales 2019 Casado a Sánchez: "Empaquete el colchón porque va a salir de La Moncloa"

Bronca en la penúltima sesión de control. Casado le lanza el colchón a Sánchez y éste le arroja la 'chaqueta ultraderechista' a Rivera

Pablo Casado
Pablo Casado

Casado le arrojó el colchón al presidente del Gobierno el colchón del que habla en su libro y Rivera sus pactos con el golpismo. La penúltima sesión de control al Gobierno se tiñó de campaña electoral, con tono caliente y reproches intensos. Sánchez responde con descalificaciones a diestro y siniestro. Sólo respetó levemente a Podemos, cuya portavoz, Irene Montero, le acusó de no ser de fiar. Al líder del PP le tacha de mentiroso y al de Ciudadanos, de chaquetero.

“Empaquete el colchón porque lo tendrá que sacar de La Moncloa en dos meses”, le aconsejó Pablo Casado a Pedro Sánchez en una sesión parlamentaria con regusto a campaña electoral y aire de fin de cursol. El líder del PP hacía referencia al libro del presidente, 'Manual de Resistencia', ahora eje de la polémica. Sánchez narra en su obra que su primera decisión al llegar a Moncloa fue adquirir un colchón. Casado le espetó este miércoles que vaya empaquetándolo. 

"Usted lidera el cambio de baqueta permanente, tiene un armario lleno de chaquetas"

Pedro Sánchez a Albert Rivera

Sánchez, impermeable a críticas, ataques y bofetadas dialécticas, se aferró a lo que va ser su guión durante las semanas próximas. Reprocharle al PP su crispación y sus insultos. “Tiene la lengua larga del insulto y las piernas cortas de la mentira”, le espetó a Casado, para añadir que “usted dibuja una España en la que solo cabe usted y los que piensan como usted” y aventuró que “la mentira y la crispación saldrán de la escena política el 28-A en las urnas”.

"Daño a España"

Casado, quizás más ácido pero no tan agresivo como en otras ocasiones, ya que el líder del PP ha decidido abonarse a una prédica 'en positivo',  había efectuado un resumen de los ocho meses del sanchismo muy negativo, catastrófico. “Nadie ha hecho tanto daño a España en poco tiempo”, y pormenorizó la fotografía del Ejecutivo, con dos ministros cesados y cinco quemados. No hubo descalificaciones ad hominem ni insultos personales.

Albert Rivera, por su parte, quiso dejar bien claro que su partido, en contra de lo que algunos sospechan, no hva a apoyar al PSOE ni a Sánchez después de los comicios. En este sentido, afirmó que "yo he entrado en política para que no haya un presidente como usted”, y explicó que jamás irá con un partido que pacta con los separatistas, como “ha hecho usted, que aceptó el documento de 21 puntos de Torra en el que se tacha a la Guardia Civil de cuerpo represor y a España de se una dictadura, una país no democrático”.

La chaquetas de Rivera

Respondió Sánchez, en un tono mucho más duro del que empleó con Casado, con auna serie de descalificaciones personales: “Usted lidera el cambio de chaqueta permanente, tiene un armario lleno de chaquetas y acaba de cambiar la del liberalismo por la de la naftalina de la ultraderecha”.

En los pasillos del Congreso, un periodista acertó a preguntarle a Sánchez, que salía raudo y despavorido, como queriendo poner mucha tierra de por medio, si "¿usted podrá contar con un colchón suficiente de dipuados para gobernar?". Ante lo irónico de la pregunta, el presidente del Gobierno optó por amagar un atisbo de gélida sonrisa y desapareció entre las fauces de su coche oficial. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba