Politica

Casado refuerza su ala liberal para empujar a Ciudadanos a la izquierda

Casado refuerza su ala liberal para arrebatar a Ciudadanos el espacio de centro y empujarle hacia la izquierda de cara a las elecciones de mayo

Pablo Casado.
Pablo Casado.

Pablo Casado está decidido a quedarse con todo el área del centroderecha nacional. "Liderar todo lo que hay a la derecha del PP", según sus palabras. O volver a los 90, cuando ese nicho social era del PP. Necesita para ello empujar a Ciudadanos hacia posiciones más socialdemócratas, "de donde partió, donde están sus raices y buena parte de su ideario", según dicen en el PP. Es decir, ese Ciudadanos que nació en Cataluña contra el nacionalismo impulsado por socialdemócratas.

El fichaje de Javier Fernandez-Lasquetty como su jefe de Gabinete en Génova se entiende en esa dirección. Lasquetty, estrecho colaborador de José María Aznar y de Esperanza Aguirre, pasa por ser uno de los más genuinos representantes de la línea liberal de la formación conservadora. Un ideólogo con experiencia de gestión, miembro de Faes y consejero con Aguirre, que se apartó de la política en el 2015 rumbo al mundo académico iberoamericano.

Su reciente incorporación al círculo más estrecho del presidente popular apunta la línea por la que aspira a discurrir el ámbito programático del 'nuevo PP'. En la campaña andaluza, Casado tuvo que forzar unas posiciones más duras en algunos asuntos como inmigración, educación, sanidad, autonomías, para frenar el avance incontenible de de Vox. Esa operación dio sus frutos, en opinión del líder del PP, ya que logró mantener a los populares por encima de los 25 escaños (obtuvo 26) cuando los sondeos le situaban 22-23. Vox, no obstante, le arrebató casi 200.000 votantes.

Algo que no puede ocurrir en las municipales y autonómicas de mayo del próximo año. Para ello va a imprimir un impulso al objeto de recuperar espacio perdido por el centro y mantener su pulso por la derecha de Santiago Abascal. De ahí la importancia de la incorporación de Lasquetti, o del propio Suárez Illana, al que ha situado al frente e la Fundación Concordia y Libertad, y el protagonismo de Javier Maroto, del sector más 'progresista' del partido. Vendrán más, se asegura en el entorno de Casado.

El flanco socialdemócrata

La estrategia se complementa con empujar a Ciudadanos hacia las lindes del centroizquierda, un territorio que parece haber abandonado. El PSOE intenta dibujar un panorama muy esquemático de la derecha. Se refiere a Cs y al PP como 'las dos derechas' y ahora también suma a Vox, y se refiere a 'las tres derechas'. Un totum revolutum para permitir al PSOE erigirse con el estandarte de la izquierda más sectaria, con el gran carnaval de la exhumación de Franco, con lo que le hurta apoyos a Podemos, y el centro, con algunos ministros como Borrell, Marlaska o Duque como sus predicadores. 

"Hay un boquete, un nicho de oportunidad para que Ciudadanos recupere espacio en el centroizquierda", comentaba Casado este viernes en la fiesta de la Constitución. "Rivera le ha quitado diez escaños a Susana", si se centra en trabajarse el flanco socialdemócrata, "podría haber mayoría absoluta PP-Cs en las próximas generales". 

Casado ya se ha puesto a ello. La Convención de enero diseñará el marco ideológico de esta nueva etapa del PP, con la que pretende dar la batalla para desalojar al PSOE del Gobierno. Necesita para ello un Cs creciente, que no le dispute su nicho electoral sino que se oriente hacia la izquierda para arrebatarle a Pedro Sánchez esos seguidores que no comulgan con la labor del actual Gobierno, entregado a Podemos y los separatistas. Una operación muy clara sobre el papel, pero con enormes complicaciones para concretarla. "En el PSOE nos ayudan. Cada vez que Casado nos intenta despreciar, o calumniar; cada día que sigue la ministra Delgado en el Ejecutivo, cada vez que la portavoz Celáa arremete contra nosotros desde la mesa de la Moncloa, son puntos a nuestro favor", argumentan desde Génova.

Gobierno de coalición

El primer experimento en esta dirección será el gobierno de coalición que ya se adivina en Andalucía. Es un comienzo imprescindible para despejar las diferencias y desencuentros entre estas dos formaciones. "Hay que acabar con la batalla de los clones, la imagen de la derecha siamesa", dicen en el PP, y Ciudadanos tiene que empezar a pescar por su izquierda, para atraerse a los socialdemócratas que se han hartado de Sánchez", comentan estas fuentes. "Si echamos al PSOE del gobierno andaluz, donde nunca hemos estado en 36 años, ¿cómo no vamos a recuperar la Moncloa, de donde acabamos de salir?



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba