Politica

Casado explora un gobierno monocolor en Andalucía con apoyos de Cs y Vox

Pablo Casado sondea un acuerdo para formar un gobierno monocolor con apoyo externo de Ciudadanos y Vox. Albert Rivera aún no comparte esta estrategia

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado.
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. EFE

Pablo Casado sondea la formación de un gobierno monocolor en Andalucía, con respaldo externo de Ciudadanos y de Vox. Un plan que se ha puesto ya en marcha, al menos en forma no oficial, mediante conversaciones discretas entre los populares y la formación de Albert Rivera. La próxima semana Juan Manuel Moreno, candidato del PP y aspirante a gobernar la Comunidad, pondrá en marcha las conversaciones con Cs y luego lo hará con Vox. 

Para el PP no hay más que dos líneas rojas: Moreno ha de ser presidente y no se puede plantear algo que obligue a retocar la Constitución. Pablo Casado no ha cerrado la puerta a la incorporación de representantes de ambos partidos al futuro gobierno. No obstante, intentará redondear un Ejecutivo íntegramente del PP, que esté avalado y 'fiscalizado' por las otras dos fuerzas del 'bloque del cambio'. El líder de los populares considera que es necesario alcanzar cuanto antes ese acuerdo, aunque en Génova se tiene la impresión de que el partido naranja no se va a mostrar muy colaborador. Al menos, de arrancada.

¿Consejeros naranja?

En este escenario, Cs se platea entrar en el Ejecutivo y controlar una serie de consejerías, tal y como ha publicado Vozpópuli. En un primer momento, Rivera ha manifestado su intención de exigir la presidencia, con apoyos de PP y PSOE. Se considera con derecho a ello ya que es el partido que más ha subido en estos comicios. Sería también una forma de evitar a Vox, partido con el que prefiere no verse 'retratado'. 

Hasta ahora ha habido contactos discretos pero no se ha procedido a abrir las negociaciones. "La semana próxima nos sentaremos formalmente a hablar", afirman en fuentes del PP andaluz donde se da por hecho que Moreno Bonilla será investido presidente. El plazo límite para alcanzar un pacto es el 27 de este mes, cuando quedará constituido el nuevo Parlamento y se procederá al reparto de las sillas de la Mesa. Acto seguido se presentarán los candidatos a la investidura. El 'bloque del cambio' suma 59 diputados en tanto que la izquierda PSOE y Podemos están en 50. Susana Díaz no tiene posibilidad alguna de renovar su mandato, pese a que lo va a intentar. Pedro Sánchez le ha dado permiso para estrellarse contra el muro.

 "Si no hay acuerdo, Ciudadanos lo pagará muy caro", aseguraba este lunes Moreno en la sede nacional de la formación ante la atenta mirada de Casado. "No puede prometer durante la campaña, y en su programa, que el objetivo prioritario es desalojar al PSOE de la Junta para luego, cuando llega la oportunidad, echarse para atrás", añadía.

José María Aznar, ausente de la contienda andaluza, se sumó también indirectamente al juego del pacto y, mediante un papel de su fundación Faes, exhortó a un "cambio tranquilo sustanciado en el terreno de juego de la Constitución". El texto de Faes saludaba la derrota del partido que sustentó el régimen andaluz e invicaba a no perder la oportunidad de no desaprovechar esta enorme posibilidad, mediante los necesarios acuerdos. 

Abascal no habla de sillas

En la dirección de Vox no se habla de sillas, ni de consejerías. El líder del PP había comentado en RNE que tendrán que decidir si quieren una colaboración 'pasiva', esto es, abstención, o una 'activa', entrar en el Gobierno. Abascal asegura que lo tiene muy claro: "Programa, programa, programa". Conversó telefónicamente con Casado en la noche electoral y está a la espera de que el partido con más escaños de la derecha le convoque. "Son ellos los que tienen que transmitir lo que quieren y nosotros luego les diremos lo que pretendemos", señala una fuente de Vox, que con sus 12 escaños ha provocado un terremoto en el panorama político andaluz.

"Ciudadanos ha de andarse con pies de plomo con sus aspavientos y sus gestos de rechazo en su relación con Vox, en especial si pretende presidir el Ayuntamiento de Madrid, como así parece", señalan fuentes del PP. "En cuatro días se les acabará la tontería", añaden. Según la teoría que se escucha en círculos políticos andaluces, Ciudadanos aspira entrar en la Junta, que se visualice que ya controla poder. No quiere seguir de mero comparsa de un Ejecutivo, como ha hecho con Susana Díaz o con Garrido en Madrid.

En el PP andaluz tampoco verían mal la incorporación de consejeros naranjas. "Gobernar con 26 diputados en una Cámara de 109 se puede hacer cuesta arriba", añaden. Un poco al estilo de lo que le ocurre a Sánchez con sus 84 escaños. "Aquí sería distinto, desde luego, nuestros socios no son golpistas, separatistas o amigos de los terroristas". El plan de Génova, no obstante, es gobernar en solitario luego de alcanzar un pacto de investidura con Cs y Vox. "Es lo natural, lo más lógico, es de sentido común", ratificaba Moreno. Y en ello está.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba