La crisis abierta por Íñigo Errejón en Podemos ha hecho emerger todos los puntos débiles de la formación. El partido de Pablo Iglesias, que aupó en 2015 a Manuela Carmena a la alcaldía de Madrid, se encuentra cuatro años después en la paradójica situación de no tener un candidato de su marca en el Ayuntamiento de la capital. Y tampoco ediles en la lista que la alcaldesa está redactando. “Se ha descartado ir a las elecciones de Madrid con una lista propia ni ir con Carmena”, mantienen fuentes del partido, que aseguran que la decisión está tomada y que la candidatura de Más Madrid no contará con representantes pablistas.

Carmena pactó con Iglesias incluir al menos cinco dirigentes de la formación morada en su lista para las elecciones de 2019, aseguran en Podemos. El ex jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), Julio Rodríguez, se habría incorporado en la quinta posición de una lista de concejales que, según los sondeos, apunta a nombrar entre 10 y 15 ediles. Sin embargo, el anuncio de Errejón del viernes, con el que se desvinculó de Podemos en la Comunidad, y las palabras de Carmena de ayer, en las que dijo no contar con Rodríguez para las municipales, han abierto una grieta definitiva. 

Podemos se encuentra entre la espada y la pared en Madrid. En el pasado noviembre, Iglesias suspendió de militancia a Rita Maestre y sus otros cinco ediles del Ayuntamiento, después de que anunciaran que no se presentaban a las primarias. En cuanto a Carmena, la orden de Iglesias sigue siendo la de “echarse al lado” y no dar la batalla. Pero con una novedad: ahora la formación descarta incluir ediles afines en la nueva lista de Más Madrid. Una decisión sin precedentes, si se considera que Podemos es la tercera fuerza nacional, y la capital es el lugar en que nació el movimiento tras las protestas del 15-M.

No se entendería que fuéramos contra Carmena con una lista propia”, dice Podemos

“No se entendería que fuéramos contra Carmena con una lista propia”, mantienen desde la dirección nacional de Podemos. “Gobernamos en Madrid y Barcelona, y no podemos presentar listas que vayan en contra de nuestras alcaldesas”, comentan. Otra cosa es, no obstante, salir de la lista de Más Madrid en la capital.

Sin representantes del pablismo

Todavía nada es oficial. Pero la crisis se va agudizando día tras día. Desde la dirección nacional van delegando la decisión estratégica sobre Madrid a la ejecutiva local. Y en Podemos Madrid se limitan a afirmar que “aún no hay una respuesta” a la pregunta de si se van incluir dirigentes de Podemos en la lista de Carmena. Aunque no desmienten la información que va circulando sobre una definitiva salida de representantes del pablismo de la plataforma de la exjuez.

También aumenta la desconfianza entre Iglesias y Carmena. La regidora aseguró el miércoles haber tenido la primera reunión de la candidatura conjunta con Errejón el pasado 22 de diciembre (el día en el que cayó y se fracturó el tobillo). Sin embargo, el sector pablista desconfía de esta versión. Aseguran que el plan “viene de lejos”. Incluso desde hace “muchos meses”. Y que no se limita a la dimensión local, sino que tiene una proyección nacional y, posiblemente, europea.

En definitiva, ven en los movimientos de Carmena y Errejón un intento de realizar una "opa" en plena regla a Unidos Podemos, llevada a cabo por todos los sectores (errejonistas y contrarios a Alberto Garzón dentro de IU) conjurados contra Iglesias.

Mayoral y Montero para la Comunidad

Ahora, todas las miradas están puestas en la Comunidad de Madrid. Podemos asegura que a nivel regional sí que peleará contra Más Madrid. “Con todo el respecto, Íñigo no es Manuela”, repiten los miembros de Podemos afines al secretario general. En la Comunidad falta por concretar quién será el candidato, aunque ya circulan nombres de peso como Rafa Mayoral y hasta Irene Montero.

La portavoz de Podemos en el Congreso sería, por visibilidad, carácter y renombre, la mejor opción para luchar contra Errejón. Aunque su aparición en las quinielas es una “elucubración”, afirman en el círculo de Montero.

Lo que sí todos dan por descontado es la presencia activa de Iglesias en la campaña electoral regional. Se espera que el máximo dirigente de Podemos se enfrente a Errejón en una batalla directa y que todos ya creen que fijará el rumbo de la izquierda alternativa al PSOE para los próximos años.