La gran mayoría de los miembros de la candidatura de Inés Arrimadas para liderar Ciudadanos --31 de 35, el 88,5%-- ya formaban parte de la anterior Ejecutiva del partido presidida por Albert Rivera. Las nuevas incorporaciones son Borja González, propuesto como secretario de Organización, el eurodiputado Jordi Cañas, el portavoz de Cs Navarra, Carlos Pérez-Nievas, y la diputada en el Parlament de Cataluña Laura Vílchez.

Este jueves se ha publicado la candidatura completa tras haber sido validada por la Comisión de Garantías del Partido, pero Arrimadas ya había adelantado este miércoles los nombres de los 18 integrantes más destacados de su equipo. Su contrincante en las primarias del 7 y el 8 de marzo, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, dio a conocer el miércoles su candidatura íntegramente.

La lista completa está formada por 35 personas, pero a la futura Ejecutiva de la diputada --si gana las primarias-- habría que sumar al portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, que no ha podido figurar en la candidatura por no tener el mínimo de antigüedad como afiliado que exige el partido para ello.

Puesto que las normas de Cs permiten presentar una lista con hasta 45 miembros, Arrimadas aún tendría margen para integrar a otras personas en su Comité Ejecutivo una vez fuera elegida por los afiliados para presidir el partido.

Aprender de los aciertos y los errores 

En su carta a la militancia, la candidata apuesta por aprender "con humildad" de los "grandes aciertos" e "importantes errores" que ha cometido Ciudadanos e iniciar "una nueva etapa de ilusión y esperanza".

"Cambiando aquello que no ha funcionado y tratando de mejorar para ganarnos la confianza de los españoles", ha destacado, subrayando que el proyecto de Cs "es más necesario que nunca", para intentar que España no se convierta en "un país de trincheras, polarizado y enfrentado en bandos".

Según explica, su equipo es un grupo "plural" compuesto por personas con "amplia experiencia dentro y fuera de la política". Tras enumerar algunas de las medidas que plantea, aboga por "una etapa de mayor participación, mayor descentralización de las responsabilidades y mejor aprovechamiento del capital humano" en el partido.

Marina Bravo, secretaria general 

La propuesta de Arrimadas sitúa como secretaria general a Marina Bravo, portavoz adjunta en el Parlamento catalán y actual secretaria de Programas de la Gestora de la formación naranja.

En el núcleo duro de la futura dirección de Cs estarían también Carlos Cuadrado --actual secretario de Finanzas-- como vicesecretario primero, el exdiputado Joan Mesquida como vicesecretario segundo, el diputado José María Espejo como vicesecretario adjunto y la exdiputada Melisa Rodríguez como portavoz nacional, mientras que Lorena Roldán, portavoz en el Parlament de Cataluña, sería portavoz adjunta.

Todos ellos forman parte de la Gestora que se constituyó en noviembre tras la dimisión de Rivera por el mal resultado en las elecciones generales. Y, salvo Mesquida, anteriormente fueron miembros del Comité Permanente de la anterior Ejecutiva.