El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, suma un 'barón' afín más en la lista de dirigentes territoriales del partido. El alcalde de Laviana, Adrián Barbón, ha ganado las primarias al portavoz del Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Gijón, José María Pérez, y toma el relevo de manos del presidente del Principado, Javier Asturias, con quien convivirá en una bicefalia que se presume difícil. 

Barbón, que ya se había impuesto en la fase de los avales a su contricante, ha ganado a José María Pérez, quien, como el presidente asturiano, había apostado por Susana Díaz en las primarias del 21 de mayo. La victoria ha sido anunciada por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su cuenta de Twitter, antes de que se comunicaran datos oficiales.

Esta victoria se celebra en Ferraz. La número dos del PSOE, la vicesecretaria general Adriana Lastra, no ha ocultado en ningún momento su apoyo a Barbón, lo que ha generado malestar en el sector de la federación que respaldaba al portavoz en Gijón. "Sé cuál va a ser el resultado de mañana y quién va a ganar", pronosticó Lastra el sábado, que, además, hizo un llamamiento a quienes ya veía como perdedores a "cerrar filas" con el nuevo secretario general desde el mismo lunes.

Barbón estará al frente de la federación después de 17 años de liderazgo de Javier Fernández. El presidente, encargado de dirigir la Comisión Gestora que estuvo a los mandos del PSOE tres la dimisión de Pedro Sánchez, anunció el pasado mayo que no se presentaría a la reelección. Lo dijo tan solo cinco días después de que Sánchez ganara las primarias.

Ahora, el secretario general asturiano y el presidente del Principado deberán cohabitar. En Asturias, las bicefalias han sido la norma hasta la etapa de Javier Fernández, pero ahora la convivencia puede ser complicada. A la hostilidad entre los dos sectores del partido se suma la debilidad del Gobierno socialista, en pie con sólo 14 de los 45 escaños del Parlamento asturiano, gracias a un acuerdo de investidura con IU y con muy malas relaciones con Podemos.

En su presentación como candidato, el alcalde de Laviana ya avanzó que si llegaba a la Secretaría General, su primera decisión sería pedir a Podemos e IU que se sienten a negociar un pacto que dé más estabilidad al Gobierno. Y se entendía que su victoria llevaría a la búsqueda de un mayor entendimiento con el partido morado, en la línea de las nuevas relaciones que quiere favorecer Pedro Sánchez con Podemos. 

Estos días, la vicesecretaria general del PSOE ha insistido en la necesidad de que la federación recupere la "base social" que ha perdido estos años y ha acusado a sus contrarios de no querer verlo.

Esta será la segunda la segunda bicefalia en esta etapa del PSOE. La primera llegó a Cantabria con la victoria del 'pedrista' Pablo Zuloaga y ha provocado una crisis en el Gobierno que los socialistas tienen en coalición con el presidente del PRC, Miguel Ángel Revilla. Con el apoyo explícito de Ferraz, la nueva dirección regional ha pedido el cese de un consejo y de varios cargos, que aún no se han consumado.

En los últimos días, algunos socialistas apuntaban que Fernández debería tomar nota de lo ocurrido en la vecina Cantabria, y favorecer una buena comunicación con la dirección que salga de estas primarias, pero desde Ferraz otras fuentes señalan que el caso de Asturias no es el mismo que el de Cantabria, donde hay un gobierno de coalición. Javier Fernández fue investido por el Parlamento, subrayan, mientras que la entrada de los socialistas en el Ejecutivo cántabro fue mediante un pacto del PRC con el PSOE. Sin embargo, nadie duda de que la convivencia será difícil.