Política

La campaña recupera protagonismo y arrastra más indecisos que nunca

Ante la explosión de opciones electorales, los votantes tardan más en decidir el sentido de su voto y la fidelidad cada vez es más baja

El jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/ Juan Carlos Cardenas

"Pedro Arriola (el eterno asesor demoscópico del PP) decía que la encuesta válida era la última que se hacía antes de la campaña, porque la que se hacía después arrojaba pequeños cambios que se neutralizaban mutuamente (...) Pero ahora cerca del 40% se deciden durante la campaña".

De esta forma intentaba justificar el pasado miércoles José Félix Tezanos el fracaso del sondeo preelectoral andaluz del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La encuesta del instituto público no supo predecir ni de lejos el resultado que arrojaron las urnas y la irrupción de Vox con doce diputados en el Parlamento andaluz. 

"En circunstancias de estabilidad electoral, una campaña podía mover en torno al 4 o el 5 por ciento del voto", recuerda el politólogo Pablo Simón. Pero desde la llegada de nuevos partidos como Podemos o Ciudadanos en 2015, el paradigma del comportamiento electoral ha dado un doble vuelco.

Primero, porque el número de indecisos ha crecido parejo a la explosión de opciones electorales. Y, segundo, porque la gente cada vez decide su voto más tarde. "Habiendo más opciones, la gente tarda más en recolocarse", resume el consultor Luis Arroyo

Según recalcó Tezanos en su primera comparecencia ante el Congreso, el 80% de los encuestados decía votar al mismo partido antes del año 2000. Y había pocas posibilidades de cambio. Tradición familiar, clase social o contexto regional, eran los factores clave para un comportamiento aparentemente fijo.

Pero ahora, la cifra de aquellos que dicen votar siempre por el mismo partido no supera el 33%. "En contexto de volatilidad y cambio político estamos viendo que el porcentaje de voto que se puede mover en una campaña puede estar en torno al 15 o 20%", apunta Simón.

Duda entre tres

En este sentido, el último sondeo conocido este jueves sostiene que sólo un 47,2% de los encuestados ha decidido ya a quién votar. Casi un 17% asegura estar dudando entre varios y cerca de un 30% cree que lo decidirá cuando estén "más próximas" las elecciones de mayo. 

"La nueva oferta electoral ha producido que el electorado no solo dude entre dos partidos, sino que puede estar indeciso entre incluso 3 fuerzas políticas, algo que es un fenómeno nuevo", advierte la consultora Verónica Fumanal

Sólo un 47,2% sabe ya a quién votar. Un 17% duda entre varios y casi un 30% lo decidirá cuando se acerquen las elecciones

Con una fuerza como Vox en pleno auge, cada vez se hace más complejo el diseño de las campañas electorales. Los equipos de los partidos "tienen que medir cada paso y atender a intereses muy distintos en un entorno cambiante", apostilla Simón. Para ello, segmentan cada vez más a los potenciales votantes a través de lo que se conoce como el 'microtargeting'.

"Es fundamental que las campañas electorales consigan imponer la agenda, es decir, de qué se habla y cuál es la motivación de voto", añade Fumanal. En este sentido, predice campañas cada vez más agresivas con "polémicas estridentes" para "polarizarlas" en torno a la propuesta electoral de cada formación. 

Pablo Casado en la convención del PP.
Pablo Casado en la convención del PP. EFE

Un caso especialmente complejo que reflejan las 'tripas' del último barómetro es que la fidelidad de voto del PP ha pasado del 80% en 2017 al 50%; la más baja de toda su historia. Y se desangra en ambas direcciones. Los flujos del partido de Pablo Casado hacia Ciudadanos alcanzan el 16%, aunque hacia el partido de Santiago Abascal siguen creciendo hasta rozar el 15%. Asimismo, el PSOE crece fundamentalmente gracias a Unidos Podemos, a quien roba un 12% de los votos.

Por esto, sostiene la ex directora de Comunicación de Pedro Sánchez, "las campañas no pueden basarse sobre certezas como las de antaño". Cree fundamental saber realizar "un análisis certero y muy coyuntural" que permita diseñar "mensajes clave" para movilizar y fidelizar a los electorados en un momento determinado. Ese nicho de votantes muy influenciado por los temas que dominan en cada momento y que no se corresponden necesariamente con los de la propia circunscripción. Como ejemplo, el conflicto catalán en la agenda de la campaña andaluza. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba