Política

"Calvo está abrasada": la mayoría de los ministros desconocía el plan del Gobierno de nombrar un relator

Ella replica que nunca actúa en la crisis catalana sin autorización de Sánchez: fue el presidente quien la telefoneó el martes volvía a Moncloa de una entrevista en la SER para pedirle que diera rueda de prensa a las 11.30

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. EFE

La mayoría del Gobierno desconocía el plan de la vicepresidenta Carmen Calvo de aceptar la figura de un relator en el diálogo con la Generalitat de Cataluña. La seguidilla de declaraciones de Calvo en los últimos días, cada una más confusa que la otra, prendió los nervios y la indignación en algunos ministerios claves del Ejecutivo. Nadie sabía qué responder, ni cómo.

La lectura que se hace al más alto nivel en el PSOE es que "Calvo está abrasada" por lo ocurrido. Y lo peor es que todo este embrollo, que le ha costado al Gobierno una protesta en la calle organizada por la oposición, puede no traducirse en el apoyo del independentismo a los Presupuestos.

El malestar, según fuentes consultadas por Vozpópuli, ha llegado a las puertas del despacho de Pedro Sánchez. El enfado del jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo, con ella es mayúsculo. Según algunas fuentes es Redondo quien, alarmado por la confusión generada por la entrevista que la vicepresidenta había concedido a la Cadena Ser el miércoles a las 9.00, recomienda al jefe del Ejecutivo que la obligue a salir en rueda de prensa.

El entorno de Calvo sostiene, por contra, que Redondo no fuerza nada; que es el presidente el que la telefonea después de esa entrevista -la pilla en el coche oficial de vuelta a La Moncloa- para pedirle él, no Redondo, la rueda de prensa que finalmente convoca a las 11.30. "La vicepresidenta no hace nada, y menos en este asunto de Cataluña, sin autorización del presidente", zanjan fuentes de Vicepresidencia a Vozpópuli. "Y la rueda se hace para compartir con todos los periodistas la información que había contado en la SER"

"Pregúntele a la vicepresidenta"

En ese momento, ministros como José Luis Ábalos -que estaba en México-, Josep Borrell, María Jesús Montero o la propia Meritxell Batet no sabían de qué hablaba Calvo. La vicepresidenta calificó esta figura como la de un "relator o algo así". Y después se contradijo varias veces sobre sus funciones, quién lo nombraba y en qué marco supuestamente actuaba.

Se dice que su trabajo será en la mesa de partidos catalanes (en la que no están ni PP ni Ciudadanos) y que Gobierno y Generalitat trabajarán en el ámbito institucional. Pero el separatismo quiere mesa de partidos nacionales. Tampoco está claro quién será esta persona que ejerza de relator. Tampoco se sabe de que van a negociar, porque todas estas demandas eran del separatismo.

La alarma cundió en los Ministerios, que pedían aclaraciones sobre los mensajes que debían trasladar. Algunos ministros ni si quiera eran capaces de disimular su enfado en público. Borrell, abordado en el Senado, fue incapaz de responder a las preguntas de los periodistas.

"No tengo conocimiento de nada", dijo. "Pregúntele a la vicepresidenta que es la que lleva estos temas".

En México, Ábalos tuvo que dar una larga cambiada. "Creo que sería más correcto llamarlo coordinador de los encuentros que pudiera haber", aseguró.

Los barones y algunos dirigentes del PSOE también mostraron su malestar en público, desde la rotundidad de Javier Lambán hasta la "perplejidad" de Emiliano García Page. Calvo les acusó de criticar desde el desconocimiento. "Están desinformados", dijo.    

El expresidente Felipe González, en alusión a las palabras de la vicepresidenta, ha dicho que no es desinformación, sino confusión

¿Sabía alguien lo del relator?

Tal y como ha informado este diario, la figura del relator ha sido más una improvisación que una estrategia planificada. Y el único salvavidas al que se aferra el Gobierno tras el palo que supuso la enmienda a la totalidad de ERC a los Presupuestos.

Los esfuerzos de Calvo por separar los Presupuestos del diálogo con la Generalitat no han surtido efecto. De hecho, el Gobierno trabajaba con la idea de que ni ERC ni el PDeCAT presentarían enmienda. Cuando la formación republicana dio el paso cundió el desánimo y regresó el fantasma del adelanto electoral.

El primero en sugerir la figura del notario, mediador, facilitador, coordinador y finalmente relator fue el líder del PSC, Miquel Iceta. Calvo se subió a la ola poco después. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba