El vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, ha asegurado este martes que la Comisión "no puede incoar un procedimiento de infracción" contra un estado miembro de la UE por "la supuesta violación de prohibición de viaje".

Borrell ha protegido de esta forma al Gobierno de España, que permitió la llegada al aeropuerto de Barajas de Delcy Rodríguez, 'número 2' de Nicolás Maduro y una de las más de 40 personas sancionadas por la UE por violar los Derechos Humanos en Venezuela.

Además, tal y como desveló Vozpópuli, el ministro José Luis Ábalos se reunió con ella y, después de negar el encuentro, se vio obligado a reconocerlo cambiando varias veces su versión de los hechos.

"Cuando una supuesta violación surge, le compete al estado en cuestión concernido investigar si ha sido así. La comisión tiene un papel de monitoreo y seguimiento general. Por ejemplo, para la congelación de activos hay medidas sectoriales", ha señalado. 

Sin embargo, el ex ministro de Exteriores del Gobierno de Pedro Sánchez ha declarado que "la Comisión no puede incoar un procedimiento de infracción por una supuesta violación de prohibición de viaje. Los Estados son siempre responsables de la aplicación y verificación de las sanciones".

En efecto, ha dicho, se trata de sanciones europeas, pero "de acuerdo con las normas europeas", la implementación de las sanciones "corresponde a los estados miembro".

"Esta clase de restricción a los viajes son decisiones del Consejo y no recae bajo el concepto del derecho comunitario. ¿Les sorprende? Pues no les debería sorprender", ha preguntado dirigiéndose a los eurodiputados de Ciudadanos, Partido Popular y Vox que han promovido el debate en la Eurocámara sobre Delcy Rodríguez.