Elecciones 10-N Los ‘enemigos’ de Iglesias buscan a una mujer para renovar Podemos después del 10-N

Los anticapitalistas de Teresa Rodríguez pactan una “tregua” con Iglesias y Montero hasta las elecciones, pero preparan un golpe interno después de los comicios

Teresa Rodríguez en un acto de campaña electoral
Teresa Rodríguez en un acto de campaña electoral Efe

Los anticapitalistas de Podemos preparan su contraataque. El grupo liderado por Teresa Rodríguez ha pactado con Pablo Iglesias una “tregua” hasta el próximo domingo, fecha de las elecciones generales, pero después quiere lanzar su ofensiva contra el secretario general. Fuentes de ese segmento explican a Vozpópuli que barajan presentar a una mujer como contrincante de Iglesias en el próximo congreso de Vistalegre III y un profundo cambio organizativo interno.

Se tratará de una “persona interpuesta”, que se presentaría con el apoyo firme de Rodríguez y otros miembros de la corriente anticapitalista. Entre ellos, el compañero de la número uno de Podemos en Andalucía: el alcalde de Cádiz, José María González (Kichi). Además de sectores anticapitalistas de Madrid.

Rodríguez y Kichi no se plantean un traslado a la capital, pero sí enviar a Madrid a una figura de máxima confianza que pueda guiar a Podemos después del 10-N. Barajan ya algunos nombres, todos de mujeres y andaluzas, como futura lideresa de los morados. “Iglesias es uno de los nuestros, pero ya no es nuestra primera opción”, resumen desde el sector anticapitalista.

En el último Consejo Ciudadano Estatal de octubre, los delegados andaluces llegaron a un acuerdo con la cúpula de Podemos. “Iglesias pidió tiempo. Hizo lo mismo durante la investidura con Sánchez”, explican. Los anticapitalistas aceptaron convencidos que ahora está en juego el resultado electoral y la pugna contra el PSOE e Íñigo Errejón. Pero después de los comicios no habrá más concesiones. Fue una “tregua”, afirman fuentes conocedoras del armisticio.

Persona interpuesta

Ante una posible revolución interna empiezan a circular los primeros nombres. Entre ellos el de la andaluza Noelia Vera, persona de máxima confianza de Iglesias y Montero (forma parte de la cúpula actual). Otras fuentes de Podemos, no obstante, ven “muy difícil” que Vera de un paso semejante, aunque reconocen que el partido necesita un “reset” después del 10 de noviembre y dicen estar dispuestos a hablar también con los anticapitalistas. A Vera se suma otra mujer, también andaluza, pero cuyo nombre todavía no ha trascendido.  

Noelia Vera en un acto de Unidas Podemos
Noelia Vera en un acto de Unidas Podemos Europa Press

Refundación de Podemos

Los anticapitalistas plantean, además, un debate organizativo. Rodríguez deseaba que Adelante Andalucía concurriera a las generales del 10 de noviembre con un nombre propio. Finalmente cedió ante Iglesias, pero no está dispuesta a renunciar a que Podemos se convierta en un partido confederal, es decir, una formación compuesta por siglas regionales, cada una con derecho de voto y obligadas a buscar el consenso para tomar decisiones. Adelante Andalucía obtendría así el mismo rango de los Comunes, con un peso específico en la nueva cúpula morada. En ese esquema, el papel del secretario general perdería inevitablemente peso y poder, aunque mantendría una importante función de coordinación

Un cambio de esa envergadura implicaría una refundación de Podemos. La cúpula de Iglesias reconoce, como también reveló Vozpópuli, que por debajo de los 35 escaños el papel del secretario general será cuestionado internamente. Las críticas que Iglesias recibe son de gestión “autoritaria” y “cesarista”. Aunque a su favor queda el hecho de que es el rostro más visible y un evidente activo para el partido morado.

Aun así, a puerta cerrada, los anticapitalistas van más allá en su crítica. Señalan a la compra del chalet de Galapagar como un punto de inflexión. Y arremeten contra Montero, a quien consideran la culpable del alejamiento de otros dirigentes del partido, entre ellos Tania Sánchez, ahora número dos de Errejón en Más País.

Congreso adelantado

La clave del futuro de Podemos será el congreso de Vistalegre III. El cónclave está previsto para 2021, pero muchos aseguran que se adelantará. Iglesias se agarra al clavo ardiendo del resultado electoral. Sostiene que Podemos puede incluso mejorar su resultado de abril (42 diputados), pero es una previsión arriesgada. Personas de su círculo insisten en que el secretario general quiere que Montero le sustituya: “Iglesias prepara desde hace más de un año su relevo y Montero está siendo protagonista de esta campaña electoral. Aun así, es un adicto a la política y nunca se sabe del todo lo que piensa”, comentan dirigentes intermedios.

En los movimientos telúricos internos, los Comunes de Ada Colau también se mueven. La alcaldesa de Barcelona, como ha desvelado este diario, piensa jugar sus cartas en el post-10 de noviembre. Puede aspirar al liderazgo del partido o enviar a Madrid otra persona interpuesta. Colau se ha implicado en la campaña de las generales por primera vez. Ha aislado al hombre de Iglesias, Jaume Asens, y después de un viaje relámpago de Montero en Cataluña ha anunciado que cerrará su campaña al lado de Iglesias en la capital.

Una novedad absoluta que oficialmente tiene el significado de cerrar filas contra Errejón y Manuela Carmena. Pero en política nada es lo que parece. Y las alianzas, se sabe, fluctúan siempre con mucha facilidad.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba