Independencia de Cataluña Cs planificó su divorcio del 155 para no verse atrapado en una pinza de Rajoy con el PNV

Rivera interpreta que el Gobierno ha pactado con los nacionalistas vascos no recurrir el voto delegado de Puigdemont a cambio de sacar adelante los Presupuestos

El líder de Ciudadanos Albert Rivera
El líder de Ciudadanos Albert Rivera Efe

Albert Rivera ha estallado contra Mariano Rajoy. El líder de Ciudadanos llevaba semanas meditando el paso que ha dado este miércoles. Las palabras del jefe del Gobierno en la sesión de control han sido la gota que ha desbordado el vaso. Pero la razón que ha empujado a Rivera a retirar su apoyo al 155 va más allá de la pugna en las encuestas o que Rajoy le llame más o menos ingeniosamente aprovechategui. Ciudadanos quiere desmarcarse de las maniobras del PNV contra el 155 en Cataluña a cambio de su apoyo a los Presupuestos. 

"Hasta aquí hemos llegado". Con estas palabras Rivera ha roto su acuerdo con el Gobierno. La ruptura es más bien simbólica. En un primer momento parecía el fruto de un cabreo monumental del líder naranja. Pero era un divorcio planificado y muy pensado. La intervención de la Generalitat está a punto de concluir si, como parece, el separatismo vota un candidato libre de cargas judiciales. Hace cuatro meses que el Ejecutivo no consulta con Ciudadanos sus pasos en Cataluña. El contacto era antes fluido. Ahora es inexistente. Rajoy y Rivera hablaron por última vez antes de cerrar el acuerdo de Presupuestos. Pero del golpe separatista no cruzan una sola palabra desde finales de diciembre.

Puigdemont no renunciará al acta

La lectura que hacen en Ciudadanos es que el Gobierno ha pactado con el PNV no recurrir al Tribunal Constitucional (TC) el voto delegado de Carles Puigdemont y Toni Comín, prófugos en Alemania y Bélgica respectivamente. Rajoy obtiene a cambio los cinco votos del grupo vasco en el Congreso, imprescindibles para sacar adelante los Presupuestos. Y, de paso, Junts per Cataluny (JxCat) y ERC conservan la mayoría de 66 diputados y pueden investir un candidato sin depender de la CUP. El recurso al TC habría abocado a Puigdemont y Comín a renunciar a su acta -como ocurrió con el resto de diputados huidos- para evitar nuevas elecciones. 

A Rivera no le gusta este posible cambalache. Ciudadanos ha comprometido su apoyo a los Presupuestos, y no lo piensa retirar. Pero el partido naranja no quiere verse atrapado en una pinza del Gobierno con los partidos nacionalistas. Rivera y mucha gente en Ciudadanos creen que Rajoy quiere acabar con el 155 como sea. No recurrir el voto delegado es facilitar una investidura y acelerar el final de la intervención de la Generalitat. Las fuerzas independentistas tienen de plazo hasta el 22 de mayo para investir un nuevo presidente si quieren evitar la repetición electoral. 

Ciudadanos considera que la acción política del Ejecutivo en Cataluña ha sido inexistente y que el separatismo ha ocupado todos los espacios públicos pese a no tener el control del Gobierno. Fuentes de la formación naranja lamentan las contradicciones de Rajoy y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre la financiación del referéndum del 1-O, la falta de determinación para favorecer la educación en castellano o que ni siquiera se haya abierto un expediente disciplinario a los profesores que supuestamente humillaron a alumnos hijos de guardias civiles. El entorno de Rivera es muy crítico también con la programación de TV3. La entrevista al terrorista de ETA el pasado fin de semana, dicen, es intolerable.

Rajoy y Rivera hablaron antes de cerrar el acuerdo de Presupuestos, pero no cruzan una sola palabra sobre Cataluña desde finales de diciembre

Presupuestos y 155

Por eso cuando Rajoy acusó a Rivera de aprovecharse de la crisis catalana en la sesión de control en el Congreso, el líder de Ciudadanos dijo basta. Rivera no quiere que el PNV venda los Presupuestos, en los que participa su partido, como el acuerdo que precipitó el final del 155. 

La decisión aleja todavía más a Ciudadanos y PP, que pugnan por el mismo espacio electoral y que están prácticamente empatados en intención de voto según el último barómetro del CIS. En Ciudadanos se resisten a dar por roto el acuerdo de legislatura que suscribieron con el PP. Pero admiten que después de los Presupuestos, lo más probable es que el Gobierno renuncie a una iniciativa legislativa que ya de por sí es muy exigua. Los Presupuestos dan oxígeno a todos los partidos para preparar las elecciones autonómicas, municipales y europeas de mayo del 2019. Y a Rajoy, la opción de llevar la legislatura hasta la segunda mitad del 2019 o el 2020.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba