Política

Desde el "pío pío" hasta el banquillo: las veces que Aguirre negó su implicación en la corrupción del PP de Madrid

El juez que investiga el 'caso Púnica' ha decidido imputar a la expresidenta de la Comunidad de Madrid 

Esperanza Aguirre el día que dimitió como presidenta del PP de Madrid.
Esperanza Aguirre el día que dimitió como presidenta del PP de Madrid. Archivo

"Jamás nadie me ha podido acusar de haber hecho alguna cuestión incorrecta". Esta frase, pronunciada por una emocionada Esperanza Aguirre en el año 2017 tras la detención del que había sido su mano derecha y sucesor en la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, resume muy bien la 'inmunidad' jurídica que durante años ha acompañado a la expresidenta del Ejecutivo regional. Hasta este lunes.

Aguirre, que durante muchos años había esquivado la imputación por los casos de corrupción del Partido Popular madrileño, se sentará en el banquillo como investigada. Hace justo un mes, la Fiscalía Anticorrupción pidió su imputación por la su participación en la presunta financiación irregular del partido a nivel regional. Finalmente, el juez que investiga el caso Púnica ha decidido acceder a esa petición y ha señalado por primera vez a la exdirigente popular como presunta partícipe en un caso de corrupción.

Esperanza Aguirre llegó a la presidencia del PP madrileño en el año 2004, en sustitución de Pío García Escudero. Durante los 12 años que estuvo al frente del partido, fueron muchas las veces que tuvo que desmarcarse de los casos de corrupción en los que se ha visto implicado el PP, y por los cuales han sido condenados destacados miembros de la formación y estrechos colaboradores suyos, como el también expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González o el exconsejero madrileño Francisco Granados.

A continuación hacemos un repaso de algunas de las más famosas declaraciones en las que Aguirre se desmarca de las irregularidades o presuntas irregularidades de su partido.  

"Pío, Pío"

El 20 de mayo de 2009, ante una información de Público publicada el día anterior en la que se apuntaba al pago de facturas del Partido Popular por parte de Fundescam, Aguirre protagonizó su primer 'quiebro' dialéctico frente a un caso de corrupción.

En aquel momento la dirigente popular llevaba cinco años al frente el PP de Madrid, y los hechos de los que se informaba habían tenido lugar en el año 2003, uno antes de Aguirre alcanzara la presidencia.

"¿Por qué no ha declarado las cuentas del 2003 Fundescam?", le preguntó una periodista, a lo que Aguirre respondió, con una broma onomatopéyica, que en aquel año presidía el PP de Madrid Pío García Escudero. "Les puedes contar que en 2003 yo no estaba. O sea, que se lopregunten a Pío, pío, pío", respondió.

Los nombramientos y las "ranas"

12 de febrero de 2016. Durante una Comisión de Investigación de la Corrupción de la Asamblea de Madrid, Aguirre pronunció otra de las frases que más se recuerdan sobre la corrupción en personas de su entorno más cercano: "He nombrado a más de 500 altos cargos y dos me han salido rana".

Se refería a los exconsejeros Francisco Granados y Alberto López Viejo. "De momento, dos, y ninguno ha sido condenado. El señor [Francisco] Granados, que ya saben dónde está, y el señor [Alberto] López Viejo", apuntó. Ambos serían posteriormente condenados; Granados, por la trama Púnica y López Viejo, por la Gürtel.

El número de 'anfibios' en su cuenta aumentaría a lo largo de los años siguientes, incluyendo como figura más destacada a Ignacio González, sustituto de Aguirre al frente del Ejecutivo regional tras su dimisión en 2012, y que fue condenado por la trama Lezo

Financiación ilegal: "No me constaba ni me consta"

El día 8 de marzo de 2017, Aguirre aseguró que no le constaba "ningún tipo de financiación ilegal en el PP de Madrid" siendo ella presidenta. Asimismo, explicó que no se ocupaba de esta porque estaba centrada en construir 12 hospitales en la región.

La expresidenta de la Comunidad respondía así a la decisión del juez que investigaba el caso Púnica, Eloy Velasco, de emprender una nueva fase en la investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP madrileño.

"Por no haberme ocupado de la financiación decidí presentar mi dimisión por la culpa 'in vigilando'; podía haberla vigilado -la financiación-, no obstante no me consta que haya ninguna financiación irregular", explicó.

Aguirre, emocionada, se desmarca de González

González fue detenido el 19 de abril del año 2017 por el desvío de fondos en el Canal de Isabel II. Un día después, tras su declaración como testigo en el juicio del caso Gürtel, Aguirre se mostró visiblemente afectada por ese acontecimiento. Subrayando en todo momento la presunción de inocencia, aseguró emocionada que fue "un palo muy, muy grande". 

Tras dicha afirmación, Aguirre se desmarcó de las decisiones del que había sido su mano derecha. "Yo lo que quiero decir es que, a lo largo de toda mi vida, lo que he buscado es la mejor utilización del dinero del contribuyente, el servicio público. Jamás nadie me ha podido acusar de haber hecho alguna cuestión incorrecta. Y, por tanto, para mí sería, lo de Ignacio González, muy lamentable", señaló.

Esta detención provocó su dimisión como concejal y portavoz popular en el Ayuntamiento de la capital tan solo cuatro días después de las declaraciones, el 24 de abril. Sería su tercera y última dimisión, tras la provocada por la detención de Granados en 2016, que le hizo apartarse de la presidencia del partido, y la ya mencionada previamente.

Vuelve a negar la financiación ilegal en el Congreso

El 10 de abril de 2018, Aguirre volvió a negar la financiación irregular del Partido Popular. En esta ocasión, fue durante su declaración ante una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, donde estuvo acompañada de Ignacio González. 

"Que yo sepa no ha habido financiación ilegal en el PP de Madrid", dijo Aguirre, quien sí reconoció, sin embargo, que "fue un error no vigilar mejor". "Yo no monté ningún sistema de financiación, ya estaba cuando llegué", añadió, para precisar luego que este sistema no era irregular.

La expresidenta madrileña también admitió que le gustaría "mucho" que exculparan a Granados y González y reconoció no tener "dotes de cazatalentos". "Desgraciadamente, no lo soy. Trabaje en una empresa de cazatalentos pero no para seleccionar el personal", manifestó.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba