Política

Podemos e IU quieren reabrir la guerra del 'socialismo' y el 'susanismo' en las andaluzas

La estrategia de alianzas de Podemos choca entre Madrid y Sevilla, por lo que harán énfasis en aquello que separa a la actual presidenta andaluza del jefe del Ejecutivo con el que han pactado los Presupuestos

La líder 'Adelante Andalucía', Teresa Rodríguez.
La líder 'Adelante Andalucía', Teresa Rodríguez. EFE/Ballesteros

Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez escenificaron este martes en Madrid su reencuentro de cara a las elecciones andaluzas del 2 de diciembre; un primer termómetro para el ciclo electoral 2019-2020. Acompañados por el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y el dirigente de esa formación en Andalucía, Antonio Maíllo, sentaron las bases de una campaña a la que quieren imprimir un carácter muy social y netamente andaluz, aunque sin perder de vista el protagonismo que, a todas luces, tendrá el discurso estatal y el conflicto catalán.

El choque de estrategias entre Madrid y Sevilla es claro en el caso del partido morado. Iglesias está completamente volcado en la alianza con el Gobierno socialista de Pedro Sánchez para sacar adelante los Presupuestos Generales de 2019. Y ha dejado entrever su intención de extender la misma estrategia que ya aplica en Castilla-La Mancha al resto de territorios. Todo un paso previo para un futuro gobierno de coalición tras las próximas elecciones generales.

Pero Rodríguez, en cambio, insiste en tener autonomía a la hora de decidir sobre sus pactos. La dirigente gaditana consiguió, tras meses de tensiones con la dirección estatal por temor a una escisión, presentarse a los comicios con la plataforma Adelante Andalucía; una confluencia puesta en marcha no sólo con IU, sino con formaciones como Izquierda Andalucista o Primavera Andaluza. Y, de momento, se mantiene firme en su negativa a entrar en un hipotético gobierno con la actual presidenta socialista, Susana Díaz

La cuestión, por tanto, estará en dejar claro que el pacto presupuestario arrancado a nivel estatal por Iglesias a Sánchez es beneficioso para los andaluces, dadas las medidas sociales que contempla. Pero, al mismo tiempo, no parar de repetir que Díaz apoyó la investidura de Mariano Rajoy yfue de la mano de Ciudadanos hasta que Albert Rivera decidió dar por roto en septiembre el pacto de investidura que firmó Juan Marín.

En el punto de mira están los votantes socialistas desencantados Díaz pero satisfechos con Sánchez

En definitiva, la clave para los morados estará en hacer ver que en Andalucía, cualquier hipotético logro de Sánchez no es de la actual inquilina del Palacio de San Telmo. "No vemos en la presidenta el más mínimo interés porque estos Presupuestos se aprueben", aseguró Rodríguez el martes en la Cámara Baja.

Por tanto, en el punto de mira de los morados está el porcentaje de votantes socialistas desencantados con la actuación de la presidenta andaluza, pero que ven con buenos ojos la estrategia desplegada por el jefe del Ejecutivo. "Tengo la sensación de que a la presidenta saliente le gustaría estar en La Moncloa pactando con Ciudadanos", agregó Iglesias también en el Congreso. 

Por ello, seguirán con toda probabilidad poniendo el acento en que el PSOE-A lleva cuatro décadas instalado en las instituciones, sin capacidad para renovarse ante el nuevo ciclo político. Y, de hecho, no tendrán difícil apoyarse en el juicio de los ERE, donde están implicados 21 ex altos cargos de la Junta. El informe final de la Fiscalía Anticorrupción mantiene su petición de seis años de inhabilitación para el expresidente socialista de la Junta, Manuel Chaves y seis años de prisión para su sucesor, José Antonio Griñán.

El tándem Rodríguez-Maíllo

No se pierde de vista la posibilidad de que el PSOE de Susana Díaz evite la confrontación directa con el tándem Rodríguez-Maíllo para intentar erigirse como el partido de centro responsable frente a la guerra abierta que mantienen actualmente PP y Cs. Pero después de eso, la clave estará en saber qué puesto ocupa finalmente Adelante Andalucía en las urnas y si, llegado el caso, Díaz les escoge para poder formar Gobierno.

Si quedan segundos, podrán erigirse como alternativa a un 'susanismo' al que sostendrían -dado que no quieren consejerías- mediante acuerdos concretos y no mediante un pacto global de legislatura. Es decir, la tesis de seguir apretando desde fuera para continuar abonando el terreno de cara a los siguientes comicios. 

De momento, el secretario general de Podemos y varios diputados andaluces del grupo confederal se "volcarán" en un campaña donde creen que los votos se disputarán hasta el final. Iglesias abrirá la precampaña junto a Teresa Rodríguez el próximo día 8 de noviembre en Sevilla con un acto para exponer ante la militancia el acuerdo presupuestario sellado con Sánchez. Un encuentro que prevé repetir más tarde en otros puntos de España.

Y aunque la agenda de la campaña aún no está cerrada, el partido morado pretende centrar la presencia de Iglesias en los mítines de las ciudades más grandes, mientras que Garzón echará el resto en aquellos municipios donde IU tiene más arraigo, sobre todo en el mundo rural. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba