Tensión entre PP y Cs

El accidente del ‘vuelo 155’: así explica Rivera su ruptura (definitiva) con Rajoy

La relación entre el líder de Ciudadanos y el presidente del Gobierno ha tocado fondo esta semana. Los dos partidos se preparan para una cruenta guerra electoral que comenzará después de los Presupuestos

Rajoy y Rivera en una imagen de archivo.
Rajoy y Rivera en una imagen de archivo.

Nadie en Ciudadanos sabía el miércoles que Albert Rivera iba romper con Mariano Rajoy, pero la sorpresa fue relativa en su entorno cuando dio el paso. Rivera lo explicó con el siguiente símil a su grupo de colaboradores más cercano. “Los accidentes de avión no se producen por una única razón, sino por una suma factores”, dijo. Pero en todos los siniestros siempre hay un detonante.

La chispa que prendió la crisis política entre Ciudadanos y el PP fue el rifirrafe de la sesión de control en el Congreso. El uso de la expresión aprovechategui no le hizo gracia a Rivera, que lo interpretó como una falta de respeto personal en sede parlamentaria. La broma no fue una improvisación de Rajoy, como se quiso vender. El presidente del Gobierno no va sobrado de ingenio verbal, pese a que sus asesores han logrado convertir su colección de meteduras de pata (el vecino es el alcalde y la retahíla conocida de virales) en una oportunidad para humanizar al personaje. El ideólogo de la feliz expresión, por su éxito reconocido, es el jefe de Gabinete de Rajoy, José Luis Ayllón.

En realidad, lo que más molestó al líder naranja fue que Rajoy contrapusiera la lealtad del PSOE a la actitud de Ciudadanos. Para un partido que ha barrido electoralmente al PP en Cataluña y que lidera casi todas las encuestas nacionales, la lealtad es apoyar los Presupuestos y estabilizar la legislatura. A Rivera le sentó como una patada en el estómago este comentario, porque lo verdaderamente aprovechategui, dijo a su equipo, hubiera sido tumbar los Presupuestos, hacer caer el Gobierno y llevar el país a las urnas con la situación en Cataluña todavía pendiente de resolver.

"Hasta aquí hemos llegado"

Rivera salió visiblemente nervioso del hemiciclo. Su enfado era transparente. “Hasta aquí hemos llegado”, dijo a los medios de comunicación. Ciudadanos daba por zanjado su apoyo al Gobierno por “dejación de funciones” con el 155 en Cataluña. La tensión era de tal porte que Rivera tuvo un enganchón con el periodista y jefe de Nacional de Onda Cero Juande Colmenero. Los dos hicieron las paces horas después.

La sesión de control fue la gota que desbordó un vaso muy lleno desde hace tiempo. La desavenencia política sobre el 155 existe. Y a Ciudadanos no le ha gustado el tejemaneje del Gobierno con el PNV. Pero es cierto que Rivera ha cambiado varias veces de postura con la aplicación de este artículo de la Constitución: primero no lo veía claro, después lo pidió para convocar elecciones y ahora quiere prolongarlo. Tampoco pensó nadie que el separatismo llegaría tan lejos como ha llegado.

Rivera y Rajoy no se entienden, no conectan. Siempre están rodeados de sus respectivos equipos para protegerse el uno del otro

No hay feeling entre Rajoy y Rivera. La última vez que hablaron sobre Cataluña fue a finales de diciembre. En estos meses sólo han conversado una vez antes de cerrar los Presupuestos. Rajoy ha hablado muchas más veces con Pedro Sánchez, y eso que el teórico socio parlamentario del Gobierno es Ciudadanos. Rivera y Rajoy no se entienden, no conectan. Siempre están rodeados de sus respectivos equipos para protegerse el uno del otro. Dicen quienes les conocen que se han encerrado solos una sola vez en estos años. El encuentro duró apenas media hora.

La marejada es que Rajoy ha identificado a Rivera como su enemigo electoral. Y Rivera se prepara ya para ejercer de líder de la oposición a partir de junio, cuando se celebre el debate sobre el Estado de la Nación. PP y Ciudadanos compiten por la hegemonía del centro derecha. Lo ocurrido esta semana es la primera batalla de una guerra que será a campo abierto tras la aprobación de los Presupuestos. Los dos tienen en mente las elecciones autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo del 2019.

Nervios en la trinchera del Gobierno

En la trinchera del Gobierno se daba por descontado el alejamiento de Ciudadanos, pero lo ocurrido el miércoles provocó bastante desasosiego en Moncloa. Hasta tal punto que Rajoy tuvo que improvisar un cambio de agenda para responder a la crisis política.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversa con Fernando Martínez Maillo.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversa con Fernando Martínez Maillo. EFE

Cuando el presidente del Gobierno leyó en su teléfono móvil el “Hasta aquí hemos llegado” de Rivera, envió a su vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, a calmar los ánimos. Rajoy temía que Rivera retirase su apoyo a los Presupuestos, tal y como desveló Vozpópuli. Maillo y el secretario General de Ciudadanos, José Manuel Villegas, son los interlocutores habituales en la relación tan particular que mantienen ambos partidos. Maillo y Villegas tienen una buena sintonía personal, construida a golpe de horas interminables de reuniones. En su expediente hay un buen puñado de crisis resueltas. Los dos suelen bromear diciendo que hablan más el uno con el otro que con sus respectivas mujeres.

Maillo y Villegas nunca se reúnen cerca del Congreso cuando hay un asunto importante. Se han visto en bares, restaurantes y hoteles. Pero siempre lejos del hemiciclo. Para el PP, lo del miércoles era una alerta roja: se temía por los Presupuestos. A Maillo le sorprendió que Villegas aceptara verse en el propio Congreso con luz y taquígrafos. “No será muy grave”, pensó.  Los dos charlaron delante de las cámaras. Las risas que captaron los fotógrafos corresponden a un momento de la conversación en el que compartían una confidencia sobre el PSOE, según las versiones que ha recabado este diario de las dos partes.

Las personas que conocen el contenido de esa conversación dicen que Villegas le explicó a Maillo que Rivera había tomado la decisión en ese momento y por las razones ya expuestas. Cuando un avión se estrella nunca lo hace por una sola razón. Los Presupuestos eso sí estaban a salvo. Era lo único que le interesaba a Rajoy. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba