Moción de censura Una abstención sin díscolos en el PSOE

La decisión la ha tomado Pedro Sánchez y la ha explicado al Grupo Socialista el portavoz recién nombrado, pero la abstención ante la moción de censura presentada por Podemos no genera debate, aunque no a todos les gustan las "formas". 

José Luis Ábalos preside la reunión del Grupo Socialista en el Congreso
José Luis Ábalos preside la reunión del Grupo Socialista en el Congreso Flickr PSOE

Nada más pasadas las primarias, la Gestora del PSOE y el nuevo secretario general entendieron que le correspondía al segundo fijar la posición del Grupo ante la moción de censura presentada por Podemos contra el Gobierno de Rajoy. Y este lunes el portavoz designado de manera provisional en el Congreso de los Diputados, José Luis Ábalos, fue el encargado de transmitírsela a sus compañeros: una abstención que ya venía defendiendo en los medios y que, salvo alguna queja precisamente por eso, por haberla conocido primero en la prensa, no genera más debate en el partido.

Aunque en un primer momento la Gestora estaba en el 'no' a la moción, los socialistas asumen ahora la decisión del nuevo líder y aceptan que la abstención es el voto que mejor se ajusta a lo que el PSOE tiene que decir ante esta iniciativa del partido de Pablo Iglesias: no la apoyan, porque la ven "inviable", pero no quieren decir 'no', porque sí coinciden con el fondo de esta moción es "censurable". Éste es el argumento que Ábalos lleva días defendiendo y que comparte Pedro Sánchez. Por eso, ha sido la indicación que este lunes les trasladó a sus compañeros el portavoz provisional, en una reunión a puerta cerrada en la que no hubo ninguna crítica a ese voto, aunque sí una queja y una advertencia.

La queja fue la de la diputada gallega Lola Galovart, que, según asistentes a la reunión, lamentó haberse tenido que enterar por los medios de que el voto cuál sería su voto. Es más, comentó que fue su hija la que le contó que lo había oído en televisión. Después, Ábalos defendió que la situación que atraviesa el PSOE es excepcional, con un secretario general elegido pero sin dirección, todavía en manos de una Gestora que ya no toma decisiones políticas.

"Respeto no es sumisión"

Pero, además, el valenciano Ciprià Císcar volvió a tomar la palabra a puerta cerrada para lanzar una advertencia de futuro a Pedro Sánchez. Si en su primer encuentro pidió al secretario general que tuviera en cuenta la composición del grupo cuando renueve su dirección, en esta ocasión explicó que está de acuerdo con la abstención, pero apostilló que "respeto no es sumisión", lo que se entendió como un nuevo mensaje de reivindicación de la posibilidad de discrepar en el Grupo.

Dicho esto, Cipriá, que es valenciano como Ábalos, hizo otra apreciación que a muchos les recordó a la crisis en torno al voto de los socialistas en la investidura de Mariano Rajoy. Este diputado apuntó que la de este martes es la tercera moción de censura de la democracia y que en cada una el PSOE ha votado diferente. En la primera fue un sí (a Felipe González y contra Adolfo Suárez), en la segunda fue un no (a la presentada por el PP contra el primer presidente de los socialistas) y ahora será una abstención. Y cada voto, ha dicho, tiene un significado.

Que "sí es sí, no es no y abstención es abstención" y esto se aplicó entonces y se puede aplicar ahora. Esto es, lo que no ha dicho y algunos compañeros han entendido que quería decir, es que la abstención de la investidura de Rajoy no era un "sí" a su Gobierno, como defendían quienes agitaron la bandera del "no es no".

Entonces, la abstención que permitió al líder del PP formar gobierno generó bronca y acabó con la ruptura de la disciplina de voto por parte de 15 diputados del Grupo Socialista. Pedro Sánchez dejó antes su escaño en el Congreso para no recibir una etiqueta de 'díscolo' que, según algunos, le dificultaría después volver a la Secretaría General como ya entonces, recién pasada su dimisión en Ferraz, barajaban. Y después el movimiento del "no es no" acabaría fortaleciendo su regreso y alimentando su relato.

Cipriá apuntó que la de este martes es la tercera moción de censura de la democracia y que en cada una el PSOE ha votado diferente

Pero ahora la situación es muy diferente. Para empezar, porque el 'no' y la abstención tienen idénticos resultados. Y todos coinciden en que es el botón que pulsarán cuando finalice el debate es el que mejor se ajusta a lo que tienen que decir ante esta moción de censura.

No es un sí porque a esta iniciativa le faltan números para salir adelante y porque, si hubiera una alternativa, creen que la deberá liderar Pedro Sánchez. Muy claro ha sido el guipuzcoano Odón Elorza al apuntar que la moción de censura es "un cartucho que el PSOE no va a quemar ahora", sino que "lo utilizará cuando Pedro Sánchez lo considere conveniente". Sin apoyos necesarios, para otra diputada que, como Elorza, votó 'no' a Rajoy, tiene otro nombre: "¡Basta ya de tanto circo!", en palabras de Zaida Cantera, a la entrada de la reunión del grupo. 

Pero tampoco es un 'no' porque los socialistas quieren dejar claro que no aprueban al Gobierno del PP. De hecho, el portavoz de los socialistas será más duro contra Rajoy que contra Iglesias, porque cree que lo relevante no es la moción de censura sino "la situación que atraviesa España".

Por eso, el PSOE aprovechará este debate para cargar contra el Gobierno 'popular' y erigirse en su alternativa, porque Podemos, denunciará Ábalos, sólo genera frustración en los ciudadanos.

Podemos y PSOE, "compañeros de viaje"

Eso sí, también habrá algún mensaje de complicidad hacia el partido morado: ya este lunes lo lanzó desde los medios el portavoz que luego subirá a la tribuna: "Si alguien quiere seguir instalado en pelearse con los que deben ser compañeros de viaje, me parece un grave error". Pero, para dejar de pelearse, los socialistas apuntan que los de Podemos tienen que sacar al PSOE de "sus obsesiones y sus argumentarios". 

Peleas aparte, y aunque el rechazo a la moción fue unánime en todo el partido en plena campaña de las primarias, la reacción de este PSOE es diferente al de la Gestora. El portavoz de esa dirección provisional, Mario Jiménez, la calificó de "intrusismo al más puro estilo Putin"

Los 'pedristas' comparten que esta moción de censura pretendía inmiscuirse en la campaña de los socialistas, pero sus mensajes a Podemos no alcanzarán la agresividad que les aleje de sus votantes, con quienes Pedro Sánchez ya se ha mostrado próximo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba