Elecciones 10-N Vox afronta un goteo de dimisiones en plena confección de sus listas y a dos días de su próximo Vistalegre

Desde las pasadas elecciones autonómicas y municipales, el partido liderado por Santiago Abascal ha sido testigo de no pocas renuncias de dirigentes a nivel provincial y local

El ya ex presidente de VOX Zamora, Javier Alcina, junto a Javier Ortega Smith.
El ya ex presidente de VOX Zamora, Javier Alcina, junto a Javier Ortega Smith. Efe

En el preámbulo del 28-A, el abandono del Partido Popular por parte de algunos miembros empañó la confección de las listas de Pablo Casado en algunas plazas como Madrid. La fuga de votos a Vox y Ciudadanos deslustró sus resultados a nivel nacional.

Hoy, cinco meses después de aquella cita con las urnas, España avanza hacia unas nuevas elecciones generales, pero el escenario al que se enfrentan las distintas fuerzas de la derecha es bien distinto.

Gran parte de la demoscopia castiga a Abascal y a Rivera más que a Casado y, en el caso de Vox, se suma la dificultad de confeccionar listas en algunas provincias donde sus representantes están dando portazo a la formación.

La misma semana en la que la formación pretende demostrar su fuerza con un acto multitudinario en el Palacio de Vistalegre de Madrid como el que precedió a sus buenos resultados en Andalucía, el partido afronta la marcha de no pocos dirigentes a nivel nacional, provincial y local.
La más sonada ha sido la de la exdiputada por Baleares, Malena Contestí, que se dio de baja de la formación tras conocer que no repetiría como cabeza de listay tildó a Vox de "movimiento extremista y antisistema". Tampoco tuvo reparos en hacer referencia al supuesto vínculo del partido con la organización ultracatólica El Yunque. Fuentes del partido atribuyen su reacción a la desaparición de su nombre en las listas del 10N.

A la baja de la exparlamentaria, que dice, entre otras cosas, haber sentido "vergüenza" al ver como "se manipula la realidad para vincular directamente el terrorismo con la inmigración", le siguió el adiós, mucho más moderado, del presidente de Vox en Zamora, Javier Alcina. Aunque ya se lo había comunicado a la dirección con anterioridad no ha sido hasta este jueves cuando lo ha hecho público través de un comunicado.

Según ha afirmado en el documento, la determinación de dejar Vox "no ha sido fácil" pese a que ya se lo ha comunicado a la Secretaría Nacional. "Pienso que, hoy en día, mi marcha es mejor que mi permanencia", ha explicado.

Bajas en Zamora y Albacete

Alcina, que no ha profundizado en las razones, ha asegurado que la decisión, "aunque pueda parecer poco comprensible", es "la que la situación exige en este momento" y por eso ha querido agradecer el trabajo realizado a simpatizantes, afiliados y apoderados durante los comicios de abril y mayo. En el partido también le han agradecido su labor.

Horas después de que el presidente de Vox en Zamoradiese a conocer su marcha, aparecía otro incendio en Albacete. La hasta ahora presidenta del Comité Ejecutivo Provincial, Rosario Velasco, también ha dimitido de su cargo a poco más de un mes de la cita electoral del 10 de noviembre. En su caso, sí mantendrá el acta de concejal en el Ayuntamiento capitalino y seguirá asumiendo la portavocía en el consistorio.

Zamora no es la única crisis de Vox en Castilla y León, ni Albacete es un caso aislado en Castilla-La Mancha. En León, el partido liderado por Abascal ha estado en manos de una gestora durante los últimos siete meses y afronta ahora la dimisión de la presidenta, Elena Merino

El pasado 19 de septiembre se hizo efectiva la marcha de la presidenta del Comité Ejecutivo Provincial en Valladolid, Sofía Muñoz Casares. Ahora los militantes están divididos en varias facciones dispuestas incluso a tumbar a los cargos públicos nombrados por ella.

Incendios en Toledo, Valencia y Málaga

En estas últimas semanas también se han producido dos dimisiones en Toledo. La ciudad donde Abascal aseguró que iba a comenzar la "reconquista" de España fue testigo de cómo, tan solo tres meses después de haber tomado posesión del cargo, los dos concejales obtenidos en las pasadas elecciones municipales del 26 de mayo decían adiós al partido.

El portavoz del grupo municipal del partido, Alberto Romero, fue el primero en abandonar. Acto seguido llegó el turno del segundo edil, Luis Miguel Núñez, que justificó su marcha y su baja como afiliado del partido en la "continuidad de imposiciones" por parte de una formación donde "la libertad de expresión no existe".

En Valencia y Málaga tampoco andan muy bien las cosas. El presidente provincial en Valencia, José María Llanos, se vio obligado a dimitir en la provincia tras el auge de sus críticos. Pero la cúpula del partido, en base a los Estatutos de Vox, ordenó la conformación de una gestora. Y Llanos es encargado de presidirla.

En Málaga, otro de los principales territorios de la formación en cuanto a afiliación, el partido atraviesa una crisis interna y existe una fuerte corriente crítica que lucha en contra el actual líder provincial, José Enrique Lara. 

Provincia de Cáceres

En la provincia de Cáceres, los resultados posteriores de los comicios municipales de mayo y las negociaciones para pactar en los ayuntamientos dejaron al partido tocado. Hasta el punto de padecer decenas de bajas de la militancia, entre ellas, la de su coordinador, Alejandro Pedrera.

Ahora hay una comisión gestora presidida por Magdalena Nevado,que, según ha publicado este jueves el diario Hoy, asegura estar recibiendo "amenazas". La Policía Nacional investiga si vienen de exdirigentes y simpatizantes de la formación que representa y que están en contra de su gestión.

Las crisis internas en algunos territorios y el goteo de dimisiones están empañando la confección de las listas. Según anunció Santiago Abascal, Vox acudirá a las elecciones generales del 10 de noviembre por todas las circunscripciones para el Congreso de los Diputados, mientras que para el Senado se presentará en todas las provincias pero con un único candidato.

Preguntado por las marchas de varios de sus concejales, Javier Ortega-Smith, ha señalado este viernes en La 1 que "preferimos quedarnos sin un solo diputado a que esto sea un coladero". Para Ortega-Smith, las dimisiones se deben a que algunos han intentado "colar" a familiares en algún ayuntamiento y se les ha invitado a irse. Otros se habrían ido al no poder satisfacer sus "intereses personales" y no aparecer en las listas.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba