Las grabaciones del comisario

Villarejo reveló que espió a Jesús Cacho y Pedro J. Ramírez con fondos reservados

El comisario jubilado explica a su socio Enrique García Castaño que presionó en Interior para cobrar la deuda: "Vale, sí, yo me voy de la 'poli', pero pagarme mis 80 kilos. Cómo no, hago una relación de todo lo que he hecho: pinchazos a Pedro J., picotazos a Melchor Miralles y a Cacho"

Pedro J. Ramírez, José Manuel Villarejo y Jesús Cacho
Pedro J. Ramírez, José Manuel Villarejo y Jesús Cacho TERESA GARCÍA / JAVIER MARTÍNEZ

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en la cárcel desde noviembre de 2017, pactó el cobro de 80 millones de pesetas (480.000 euros) a cambio de realizar trabajos sensibles como espiar a periodistas. Entre ellos estaban el editor y director de 'Vozpópuli', Jesús Cacho, el actual director de 'El Español', Pedro J. Ramírez, y Melchor Miralles, según consta en una grabación del archivo del polémico agente de 25 de octubre de 2005, en la que charla con su compañero Enrique García Castaño, alias 'el Gordo'.

Villarejo le cuenta a su socio que en un momento en el que le querían "cortar la cabeza" esgrimió estos trabajos para "acojonarlos a todos". “Vale, sí, yo me voy de la 'poli' pero pagarme mis 80 kilos. ¿Cómo no? Hago una relación de todo lo que he hecho: pinchazos a Pedro J. ¡pinchazos a Pedro J., eh!, picotazos a Melchor Miralles (...). Ya te digo, te cagas. ¡La gente que trabajaba para mí no tenía ni puta idea para quién estaba trabajando!”, le relató a García Castaño.

El audio al que ha tenido acceso este periódico forma parte del sumario en la Audiencia Nacional que investiga las actividades de estos comisarios. Villarejo se refiere a unos trabajos que realizó en los noventa. Durante esa época, pasó diez años de excedencia (1983-1993) donde no dejó de colaborar con la Policía a través de sus empresas. Posteriormente, reingresó en el Cuerpo; y, en concreto, en la Comisaría General de Información en una "situación atípica", tal y como reconoció él mismo en un documento al que ha accedido este periódico.  

"80 millones"

"A mí me dejaron de la época ochenta millones de los fondos reservados sin pagarme. Una fortuna. Yo había pactado con ellos y de repente: "No sé, espérate un poco, tal y cual’. Y ahí es cuando a los dos meses a Agustín [Linares] le cortan la cabeza". Agustín Linares era el entonces subdirector general operativo de la Policía y la persona a la que, según relata, le debía su "lealtad". Consultado por este periódico, Linares niega conocer ese pacto de 80 millones y dice que de haberse producido, lo habría sabido. 

"Me quedé sólo y tuve que sacar los dientes", sostuvo el comisario jubilado. "El único que sabía que yo no iba a derrotar nunca era Agustín [Linares]; porque yo me pongo a hablar y los meto a todos presos, ¿entiendes?", continuó el excomisario. En ese momento, tal y como se aprecia en el audio, Villarejo comenzó a enumerar más trabajos realizados a cargo de los fondos reservados, citó al exjuez Baltasar Garzón y se jactó de haber tenido que "barrer".

Yo me pongo a hablar y los meto a todos presos, ¿entiendes?"

José Manuel Villarejo

El propio Villarejo reconoció al periodista Jordi Évole haber sido uno de los autores del conocido como 'Informe Véritas', una investigación que acusaba con pruebas falsas a Garzón de participar en orgías con prostitutas y cocaína de la mano de un traficante de armas.

Villarejo continuó relatando a García Castaño su particular hoja de servicios a cargo de los fondos reservados. "El tema de Malesa ¿cómo se llama?, el de Time Export. Yo lo supe diez días antes por un picotazo que teníamos en otro tema”, dijo el cabecilla de la 'operación Tándem', que en ese momento alude a la financiación irregular del PSOE del 'caso Filesa', que pone de manifiesto que en esa grabación aparecía el editor y director de 'Vozpópuli': "Coño, Cacho. Han picado a [Jesús] Cacho, que luego después se cabreó ¿Te acuerdas?".

"Para mí, la gran decepción fue que, cuando me dieron hostias, me quedé solo", insistió  Villarejo, quien finalmente no fue expulsado del Cuerpo, pero sí de la Comisaría General de Información en 1995 y destinado a la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Según la documentación a la que ha tenido acceso este diario, se le abrió un expediente disciplinario por negarse a firmar su cese. Años después, en 1999 la Justicia aceptó su recurso contra aquella destitución.

Gobierno socialista

Lo que se deduce de las conservaciones con Enrique García Castaño es que en esa década, y en concreto en pleno Gobierno socialista, se vivió una guerra entre la Comisaría General de Policía Judicial y la de Información dirigida por el comisario Gabriel Fuentes, amigo de Villarejo y ‘el Gordo’. Fuentes era uno de los asistentes a la comida en el restaurante Rianxo al que asistió la Ministra de Justicia.

El polémico comisario dice que en aquellos años su "lealtad" era "con Agustín". “Agustín fue a buscar el apoyo de [Ángel] Olivares y le dijo "y una polla como una olla" y se quitó de en medio. Fue a Enrique [De Federico] y Enrique se quitó de en medio, Margarita [Robles] dijo 'quítate quítate'. Tuve yo que sacar los dientes yo solo”.

Ángel Olivares, actual secretario de Estado de Defensa, era entonces director general de la Policía y por tanto el superior directo de Linares. El comisario de Enrique de Federico era el responsable de la Comisaría General de Policía Judicial y a la que se refiere como “Margarita” es la actual ministra de Defensa.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba