Política

El Gobierno da marcha atrás con Arabia ante el temor de perder otros contratos

Moncloa se plantea revocar la decisión de Margarita Robles de paralizar la venta de 400 bombas a Arabia Saudí. Una decisión que puso en pie de guerra a los astilleros de Cádiz y a la presidenta andaluza 

La ministra de Defensa, Margarita Robles.
La ministra de Defensa, Margarita Robles. EFE/ Toni Galán

Moncloa se vio obligada este viernes a dejar en el aire la decisión del Ministerio de Defensa de cancelar la venta de 400 bombas de precisión láser del Ejército español a Arabia Saudí. España mantiene una fluida y creciente relación comercial con Riad. No en vano, se trata del quinto país importador de armas españolas (270 millones de euros en 2017). Una cifra que supone el 6,2% de las exportaciones militares españolas. 

La decisión del departamento de Margarita Robles, avanzada el pasado lunes por la Cadena Ser y confirmada un día después por fuentes oficiales del Ministerio, contemplaba la devolución de los 9,2 millones de euros pagados ya por Arabia a cambio del material bélico. Estaba previsto anular el contrato firmado entre España y el país del Golfo en 2015, cuando Pedro Morenés ostentaba la cartera del Ministerio. 

Pero la anunciada cancelación de esta pequeña partida -sólo representa el 1,5% de las armas que España exporta a Arabia- provocó una polvareda considerable a nivel político, social e incluso diplomático. Y obligó al Gobierno de Sánchez a una nueva rectificación. Los trabajadores de los astilleros de Cádiz se echaron a la calle ante el temor de que Arabia pueda cancelar -a modo de represalia- el contrato de 1.813 millones de euros firmado con la empresa pública Navantia para construir cinco corbetas de guerra en las instalaciones de la bahía. Hasta el Comité de Empresa llegaron informaciones advirtiendo del malestar que el anuncio de Defensa había causado en el seno de la diplomacia de Riad. 

Por su parte, la presidenta andaluza Susana Díaz puso el grito en el cielo y exigió al Ejecutivo central una solución inmediata para "garantizar y mantener" los cerca de 6.000 contratos -entre directos e indirectos- que están en juego hasta 2022. Sobre todo, a las puertas de un posible adelanto electoral por la ruptura del pacto de investidura ejecutada por Ciudadanos este mismo viernes. No en vano, la decisión de Defensa también podría acarrear unas consecuencias graves para el futuro electoral del alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' (Podemos).

"Declaración de intenciones"

Ante la manifiesta descoordinación y con el fin de apagar el último incendio al que se enfrenta el gabinete de Sánchez (este sábado cumple 100 días de gobierno), fuentes de la Moncloa apuntaron tras la reunión del Consejo de Ministros que la decisión de Defensa no era más que "una declaración de intenciones" que aún no se había "formalizado". 

Minutos antes, la portavoz del Gobierno Isabel Celaá explicó que una comisión interministerial formada por Asuntos Exteriores, Defensa, Industria e Interior deberá encontrar una solución al conflicto creado por Robles. Con lo cual, no habría dificultad en revocar la decisión de la titular de Defensa y evitar así males mayores. Las bombas están preparadas en un almacén para su envío. 

"No creo que exista una crisis diplomática; puede haber un intercambio de opinión y puede haber habido alguna discrepancia que yo creo que se resolverá", manifestaba Celaá en relación al malestar causado en Riad. Fuentes diplomáticas españolas recuerdan que la potencial crisis abierta podría afectar no sólo a las corbetas, sino a otros contratos en los que participan empresas de nuestro país. 

La Secretaría de Estado de ComercioXiana Méndez, fue preguntada por el asunto este viernes en su comparecencia ante el Congreso. Uno de los diputados preguntó abiertamente si Robles le había informado de la decisión de suspender la venta de las bombas. Un extremo que eludió responder, remitiéndose a los mensajes que emitiese Moncloa o el propio gabinete de Defensa. Varias fuentes trasladan a Vozpópuli que Robles no habría consultado su decisión al Ministerio de Industria ni, en definitiva, al Departamento de Méndez, que es quien tiene la potestad definitiva para expedir la licencia necesaria de exportar las armas. 

Xiana Méndez, durante su comparecencia en la Comisión de Defensa.
Xiana Méndez, durante su comparecencia en la Comisión de Defensa. EFE/Zipi

A falta de la aclaración de Robles, la secretaria de Estado de Comercio intentó capear como pudo el temporal con la oposición. Desde el Partido Popular acusaron al Ejecutivo de poner fin al acuerdo con Riad bajo criterios "ideológicos". "¿Han valorado el coste económico, de credibilidad internacional y de seguridad jurídica que supone para España romper un contrato de Estado a Estado?", inquirió el portavoz popular Jesús Postigo. Desde Ciudadanos, Francisco Javier Cano puso el foco en las consecuencias que puede tener sobre el empleo la hipotética anulación del contrato de las corbetas en una zona deprimida económicamente. 

La titular de Comercio explicó que la "autorización definitiva" para la exportación de los barcos no llegará hasta el último momento, aunque dejó claro que el contrato de las corbetas seguía "en marcha" y que el Ejecutivo no lo iba a "poner en riesgo". 

¿Han valorado el coste económico y de seguridad jurídica que supone romper un contrato de Estado a Estado?

Antes de conocer la matización de Moncloa, desde el grupo confederal de Unidos Podemos valoraron positivamente el gesto de paralizar la venta de las bombas. "Esperamos que no sea una maniobra electoralista. Quizás ellos no sabían la repercusión que podía tener esto", trasladaba en declaraciones a este diario la diputada Carmen Valido. Por su parte, el diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado reclamaba "una verdadera reconversión industrial para los astilleros" y pedía no poner el foco sólo en la construcción de las corbetas. 

Los portavoces del grupo morado saludaron también la intención de Méndez de invitar a los miembros de la Comisión del Congreso a la Junta Interministerial reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU). Aunque en ese mismo foro deberá ahora dirimirse el futuro de la exportación de las 400 bombas. Asimismo consideraron positiva la voluntad mostrada por la secretaria de Estado para poner en marcha un nuevo sistema de control de la venta de armas, que no sólo evalúe la situación de los derechos humanos en los países receptores, sino que permita hacer un seguimiento del uso real que se hace del material.

Méndez se reunió el martes con las ONG Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón. Todas ellas pidieron el "cese de inmediato" de la venta de armamento a los países de Arabia Saudí ante el riesgo de que se utilicen en el conflicto abierto en Yemen. Por su parte, Margarita Robles tendrá la oportunidad de aclarar todo lo ocurrido y de exponer sus planes en la comparecencia que tiene prevista realizar el próximo lunes a las 16:30 horas ante la Comisión de Defensa del Senado



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba