Política

El veto a Elena Valenciano "despierta" a los críticos del PSOE contra Pedro Sánchez

Susana Díaz, Puig y Page se suman a los reproches al secretario general tras la petición de explicaciones de Soraya Rodríguez y el "no" de Rubalcaba a las jornadas de buen gobierno el 15 de marzo

Pedro Sánchez junto a la presidenta andaluza, Susana Díaz, durante una reunión con barones
Pedro Sánchez junto a la presidenta andaluza, Susana Díaz, durante una reunión con barones EFE

Después de las primarias del PSOE en mayo de 2017, las cuales Pedro Sánchez ganó por abrumadora mayoría a Susana Díaz -ella solo venció en Andalucía-, el sector crítico con el secretario general se sumió en un profundo abatimiento; tanto, que muchos de los afines a la presidenta de la Junta llegaron a afearle que bajara los brazos en el plenario del 39 Congreso, semanas más tarde, y permitiera que Sánchez impusiera sin resistencia su modelo de partido, a su juicio, "cuasi asambleario".

De aquellos días de junio viene lo ocurrido en el Comité Federal celebrado este sábado en Aranjuez. Ningún barón opuso nada contra un reglamento que, en esencia, les quita todo poder intermediario entre las bases y el secretario general; no quieren proporcionar al sanchismo "el enemigo interno que necesita siempre para sobrevivir", sostienen diversas fuentes para justificar su actitud, pese a que piensan que el reglamento es "un monumento al cesarismo".

Así las cosas, parecería que, a partir de ahora, a Sánchez le espera un paseo militar en lo orgánico y podrá dedicarse a la oposición a Mariano Rajoy. Pero, como ocurre multitud de veces en la vida, hay episodios inesperados que alteran equilibrios. Y el "veto" a Elena Valenciano, según ella misma lo ha definido, para ser presidenta del Grupo Socialista Europeo en el Parlamento de Estrasburgo ha venido a amenazar la pax sanchista o, por lo menos, a despertar a sus críticos.

Al incendio en redes y a la escenificación de Rubalcaba diciendo "no" a Sánchez para estar en una jornada sobre buen gobierno, se suman las dudas de Felipe González sobre su participación en el evento

Al incendio en las redes entre militantes favorables a uno y otra -más duras las descalificaciones hacia Valenciano-, siguió el martes la petición de explicaciones por parte de la exportavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, y la escenificación por parte del ex secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, del malestar con quien le sucedió en el cargo por el maltrato a quien fuera su vicesecretaria general.

Rubalcaba se plantea no asistir a las jornadas de buen gobierno que ha convocado el PSOE el 15 de marzo en la Escuela Jaime Vera y Felipe González está pensando "quitarse también de enmedio", dicen algunas fuentes, con la excusa de que hasta última hora no puede confirmar dado lo apretado de su agenda internacional. Sí estará José Luis Rodríguez Zapatero, en proceso de reconciliación con Sánchez. 

Este miércoles siguió la polémica con Díaz, que hasta ahora había guardado silencio enviando por delante en Twitter a sus fieles Mario Jiménez y Verónica Pérez a criticar solapadamente a Ferraz por la poca consideración hacia Elena Valenciano. "No quiero ni pensar que sea por el apoyo que me dio a mí, no quiero pensar que fuera por eso; no, me niego a pensar que sea eso", ha repetido al ser preguntada sobre este asunto en una entrevista.

Tras la información de Vozpópuli de que Carmen Calvo puede ser cabeza de lista en las elecciones europeas, Ábalos telefoneó a Cornejo para calmar las aguas y confirmarle que la número uno será "andaluza"

A juicio de Susana Díaz, sería "bueno para el PSOE" que una mujer socialista española pueda ser la presidenta del grupo de los Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo. "Cada vez que he ido a Bruselas me ha ayudado muchísimo y he visto el prestigio y la autoridad que tiene", ha asegurado antes de apostillar: "Me gusta que una mujer socialista española sea reconocida".

Ferraz está intentando achicar la vía de agua y, tras publicar Vozpopuli que la exministra Carmen Calvo gana enteros para ser cabeza de lista en las elecciones europeas de mayo de 2019,  el secretario de Organización, José Luis Ábalos, telefoneó a su homólogo en el PSOE andaluz, Juan Cornejo, a fin de confirmarle no el nombre pero sí que la número uno del PSOE para Europa será "andaluza", según han señalado diversas fuentes.

No obstante, la tormenta, lejos de amainar, arreció ayer entre los críticos con Sánchez. A las palabras de Díaz se sumaron otras del presidente valenciano, Ximo Puig, quien, aunque no quiso entrar a valorar la decisión de la Dirección federal, sí dejó claro que para él Elena Valenciano es "muy válida" . 

"Tengo un gran aprecio por ella, es muy válida; no sé en el PSOE cuál es su posición pero pienso que siempre que sea posible apoyar a personas válidas para defender los intereses del partido y de ESpaña es positivo", ha advertido Puig.

Emiliano García-Page cree que "habrá sido un malentendido" porque "teniendo la capacidad que tiene Elena, que no se le permita presidir el grupo, se me escapa al alcance de la comprensión".

Por su parte, el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page cree que "habrá sido un malentendido" porque "teniendo la capacidad que tiene Elena, que no se le permita presidir el grupo, se me escapa al alcance de la comprensión".

Según Page, "el PSOE ganaría mucho teniendo la Presidencia del Grupo Socialista Europeo, porque los presidentes y los portavoces tienen una agenda que incluye todas las semanas muchas reuniones (...) España en su conjunto y el PSOE, particularmente, ganarían mucho peso específico teniendo la presidencia; y si es mujer, mucho mejor". 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba