Política

Valencia y Baleares: el espejo de la Cataluña de hace 15 años

El modus operandi del nacionalismo en tiempos del tripartito catalán parece estar replicándose en otras comunidades: inculcar un sentimiento en todos los sectores sociales pasa por hacerse con el control de la Educación y los Medios de Comunicación públicos

Valencia y Baleares: entre la Cataluña de hace 15 años y los "països inventats"
Valencia y Baleares: entre la Cataluña de hace 15 años y los "països inventats"

Baleares y la Comunidad Valenciana se mueven entre la defensa del nacionalismo y la lucha contra el llamado pancatalanismo y lo que algunos ya empiezan a denominar los "països inventats". A lo primero ayuda la composición de sus gobiernos que, según la oposición y diversos agentes sociales, cada vez se asemeja más a la Cataluña de hace 15 años.

Eran tiempos del tripartito catalán. El 16 de noviembre de 2003, se celebraron las primeras elecciones al Parlament en las que no se presentaba Jordi Pujol como candidato a la presidir la Generalitat. Pese a que su sucesor en la hoy metamorfoseada CiU, Artur Mas, consiguió el mayor número de escaños (que no de votos), no obtuvo la mayoría necesaria para formar gobierno. Y tuvo que recurrir a PSC, ERC e Iniciativa per Catalunya Verds para mantenerse en el poder.

Nació así el "tripartito catalán" con el socialista Pasqual Maragall como presidente de la Generalitat y las concesiones a la izquierda soberanista, que había crecido considerablemente, comenzaron a fluir. Algo parecido a lo que, según Ciudadanos, Partido Popular y algunas asociaciones civiles como Sociedad Civil Catalana y Sociedad Civil Balear está ocurriendo en la actualidad en Baleares y, con algo menos de ventaja, en Valencia.

Nació en 2003 el "tripartito catalán", con el socialista Pasqual Maragall como presidente de la Generalitat y las concesiones a la izquierda soberanista comenzaron a fluir

"La composición política de los dos lugares es la misma que la que entonces gobernaba Cataluña. Se trata de un gobierno formado por un partido socialista unido otros nacionalistas, cuyas exigencias se van permitiendo poco a poco. El nacionalismo no pide ocupar el área de urbanismo, sino la educación y los medios de comunicación públicos", compara el diputado de Ciudadanos Toni Cantó.

Armengol, Mónica Oltra...

La idea supremacista de los "Països Catalans" es un tema que, según el político, el nacionalismo implantó en Cataluña y está tratando de extender a Baleares y a Valencia. "En la Baleares de Francina Armengol, que aunque sea socialista es como el ERC catalán, con algo más de ventaja", opina.

Según Cantó, el PSPV lo tiene algo más difícil en la Comunitat Valenciana porque el "músculo antipancatalista" es más fuerte. "Conscientes de que muchos valencianos rechazan que el nacionalismo se dirija a ellos como una colonia, el discurso del Gobierno autonómico es más moderado, pero en la práctica es lo mismo: "Es el lobo con piel de cordero".

La cartera de Educación está en manos de Marzá, que encarna el Compromís más radical y está tratando de arrinconar el castellano en las escuelas"

Y añade dos ejemplos. "La cartera de Educación está en manos de Marzá, que encarna el Compromís más radical y está tratando de arrinconar el castellano en las escuelas", considera. "Por otro lado, À Punt Mèdia, el grupo de medios de comunicación públicos de la Comunidad Valenciana, se ha convertido en 'Telecompromís', con algunas de sus máximas responsables haciendo campaña en favor de esta coalición a través de sus redes sociales", agrega. "No hay pudor y el socialismo les permite todo", opina.

Desde esas dos herramientas [Educación y Medios], continúa Cantó, empieza la construcción. Construcción que hoy se ve en Cataluña. "Si desde los departamentos de Enseñanza empiezas a implantar sutilmente determinados libros de texto para luego hacerlo descaradamente asociando lo español a lo facha y desfasado y lo catalán a lo moderno, en dos generaciones has creado lo que está ocurriendo hoy con muchos jóvenes catalanes", explica el parlamentario.

Además, destaca otro similitud entre los tres lugares como es la tendencia a arrinconar el castellano no solo en la escuela, sino también entre los funcionarios públicos. "Cada vez hay más profesionales que se ven obligados a abandonar la función pública como ocurre en el sector de la Sanidad en Baleares", cuenta.

Programa 2000

Fuentes académicas de la rama de Historia destacan que tanto Artur Mas, como el tripartito catalán hace ya 15 años, o Puigdemont terminaron heredando el Programa 2000, un documento que recogía la estrategia de la antigua CDC para inculcar el sentimiento nacionalista en todos los sectores sociales y que se filtró a la prensa en 1990.

Se trataba de un borrador para la próxima década que dibujaba los planes para penetrar en todos los ámbitos de la sociedad, sobre todo en aquellos, como la enseñanza o los medios, que más contribuyen a la configuración del pensamiento y de la opinión pública. "También tratan de hacer lo mismo desde los gobiernos que hoy lideran Baleares y la Comunidad Valenciana", opinan las mismas fuentes.

Otra de las similitudes son las Oficinas de Derechos Lingüísticos que velan por el uso del catalán en la función pública. Cataluña fue pionera, pero Valencia ya tiene la suya y la socialista Armengol anunció este verano su predisposición a crear una en Baleares. "Si no se pone freno, Baleares y Valencia podrían terminar igual que Cataluña en un futuro", advierten fuentes parlamentarias.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba