Desafío independentista

Urkullu: "Le he dicho a Puigdemont que no creo en la vía unilateral"

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en el Parlamento Vasco
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en el Parlamento Vasco EFE/ David Aguilar

El lendakari vasco, Iñigo Urkullu, asegura que en el contexto actual no cree en la vía unilateral hacia la independencia emprendida por Cataluña y que así se lo ha comunicado al expresident de la Generalitat Carles Puigdemont.

En una entrevista que este jueves publica el diario francés Le Figaro, Urkullu asegura que "la independencia no es una prioridad" y que tras haber pasado la etapa de la banda terrorista ETA es preciso "buscar la cohesión".

"Tenemos que inscribir nuestra realidad en el contexto de la Unión Europea" que, a su juicio, no aceptaría a un Estado que alcanzara la independencia de forma unilateral. "Incluso Carles Puigdemont habla ahora de alternativas a la independencia, de bilateralidad, de confederación... Conceptos que yo defiendo desde hace años", agrega.

Urkullu afirma que aceptó el papel de mediador entre el expresident de la Generalitat y el Gobierno central antes de la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre pasado a petición del mandatario catalán y porque consideraba la aplicación del artículo 155 de la Constitución "un precedente que es una amenaza para las otras comunidades autónomas".

Ha calificado de "ironía de la historia" que su intervención pudiera haber salvado la unidad de España que no es una de sus aspiraciones, y ha señalado que la salida al actual callejón catalán pasa por que "la mayoría independentista se ponga de acuerdo para investir a un president". En el caso vasco, Urkullu asegura que la sociedad vasca es "plural" por lo que "no se puede construir una sociedad sobre mayorías de 50-50".

El lendakari atribuye el final de ETA al hecho de que la sociedad vasca les dio la espalda desde hace años, pero también a la "aparición de nuevos fenómenos de terrorismo en Europa" y al hecho de que la banda era la última en Europa. Reconoce que puede existir fractura política en Euskadi, pero niega que eso "afecte a la sociedad en general".Sobre la política penitenciaria, Urkullu afirma que no piden "ni la liberación, ni la amnistía, ni medidas de gracia", pero que se oponen "al alejamiento de los presos de sus familias aunque no a su dispersión".

"Criticamos que se lleve a los presos a 1.000 kilómetros de sus orígenes, lo que supone un castigo no a ellos, sino a sus familias. No pedimos que purguen la pena en el País Vasco, sino que lo hagan en cárceles a 200 o 300 kilómetros de la comunidad autónoma. Hemos identificado 14 prisiones que cumplen ese criterio", dice. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba