Desafío secesionista

Torrent se enfrenta a otra 'patata caliente' por el voto delegado de Puigdemont

El polémico voto delegado de Carles Puigdemont vuelve al Parlament. La Mesa lo abordará este martes. Roger Torrent, presidente de la Cámara, deberá enfrentarse a esta 'patata caliente'

El presidente del Parlament, Roger Torrent, junto a la secretaria cuarta de la mesa, Alba Vergés
El presidente del Parlament, Roger Torrent, junto a la secretaria cuarta de la mesa, Alba Vergés EFE

Roger Torrent se enfrenta este martes ante una nueva situación comprometida. La Mesa del Parlament deberá dilucidar si sale adelante la propuesta de JxCat para que Puigdemont pueda delegar su voto. Asunto polémico, de imprevisibles consecuencias. 

Cuatro veces han intentado los 'junteros' que se dé el visto bueno a esta cuestión. Cuatro veces se ha desestimado. Hasta ahora, el problema radicaba en la negativa del TC a permitir que Puigdemont hiciera uso de sus derechos como diputado al estar huido de la Justicia. En vísperas del anterior pleno, una sesión en la que se reivindicó la libertad de los 'presos políticos', Torrent optó por darle largas. La petición se presentó en la misma mañana del pleno y el presidente de la Cámara decidió ignorar la petición que, inmediatamente, los propios impulsores la retiraron del debate.

De fugado a preso

Con el cambio en el panorama procesal del expresidente, la situación ha dado un vuelco. El expresidente prófugo ahora está entre rejas. De ahí la insistencia de su grupo en insistir en su demanda. Los diputados que permanecen en prisión en España sí han podido delegar el voto en ocasiones precedentes.

Ahora Puigdemont se encunetra en una cárcel alemana, sometido al imperio de la Justicia. De ahí la reclamación. Si pudiera hacer efectivo su voto, los independentistas tendrían un escaño más para alcanzar la investidura de un candidato futuro. Sólo les faltaría uno más para lograr la mayoría simple, cifrada en 66 diputados. Ese escaño decisivo bien podría ser el de Toni Comín. El problema con el exconsejero de Salud es que ni está preso, ni se ha puesto a disposición de la Justicia. Permanece en Bruselas sin voluntad alguna de volver o de entregarse. Su voto, por tanto, es imposible.

Nada se sabe qué ocurrirá con Puigdemont. Los dos miembros de ERC en la Mesa no han adelantado su postura. Roger Torrent, también de ERC, deberá decidir si aplaza de nuevo la cuestión, hasta conocer el destino judicial del detenido. También tiene la opción de pasarle el asunto a los letrados, una opción que en su día reclamó Ciudadanos. No hubo necesidad de ello ya que JxCat retiró su petición. Cabe pensar, por tanto, que este martes, Torrent decida recabar el criterio de los técnicos y aplace nuevamente la decisión.

Hasta el momento, el titular del Hemiciclo ha sabido esquivar cuantos asuntos erizados de problemas se le han presentado. Evita a cualquier precio un roce con la Justicia. Tiene bien presente lo ocurrido con su predecesora, Carme Forcadell, ahora en prisión. Torrent tiene claro que ese no es el camino. Lo está logrando. 

En el bloque independentista se han apaciguado las reivindicaciones de una investidura 'a las bravas' del expresidente. Tan sólo la CUP lo reclama abiertamente. En JxCat hay división de opiniones. Pero una cosa es presentarse candidato y otra tener derecho a votar. Un asunto enrevesado que busca solución. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba