Cataluña

Torra recurre al victimismo para justificar el fracaso de su estrategia secesionista

Los socios de Gobierno, que culpan al Tribunal Supremo de todos sus males, se han conjurado a "fortalecer" y "asegurar" su pacto "por lo menos" hasta el día que se publique la sentencia de los líderes independentistas en prisión

Quim Torra en el Palau de la Generalitat
Quim Torra en el Palau de la Generalitat EFE

El Govern compartido de JxCat y ERC no se sostiene. Los desencuentros entre ambas formaciones se suceden desde casi el inicio de su pacto, cuando gran parte de sus dirigentes entraron en prisión o huyeron al extranjero, pero se empeñan en tapar esta crisis, como ya hicieron ayer tras la evidencia de sus diferencias en el Parlament

"La persecución política es más fuerte que nunca y cada paso que da este Gobierno es observado con lupa. Sentimos la amenaza constante de un Estado que no levanta el pie del pedal de la represión", ha dicho el presidente de la Generalitat, Quim Torra en una rueda de prensa tras reunirse con el vicepresidente, Pere Aragonès, en el Palau de la Generalitat ante la turbulenta semana que está viviendo el independentismo.

Ambos se han conjurado a "fortalecer" el pacto que sostiene al Ejecutivo y asegurar su estabilidad "por lo menos" hasta el día que se publique la sentencia de los líderes independentistas en prisión. En este sentido, ha llamado a "la familia soberanista" a "hablar" entre ellos y "trazar un horizonte". 

"Las discrepancias entre socios son legítimas, pero ahora y aquí nos conjuramos para reforzar el acuerdo estratégico de la legislatura", ha defendido Aragonès. A estas palabras se ha sumado el presidente, que ha insistido en "no dar un paso atrás y seguir adelante desde la tenacidad". "Tenemos un plan de Gobierno y hemos puesto en marcha algunas de las vías de acción republicana", ha asegurado Torra. 

La polémica por la delegación de voto

Los representantes de JxCat y ERC, respectivamente, se han encontrado después de que este jueves quedara pospuesta la última sesión del Debate de Política General por la incapacidad de ambos partidos para ponerse de acuerdo sobre las condiciones del voto de los diputados suspendidos por el Tribunal Supremo.

Un tema que han debatido largo tiempo y que a principios de semana habían cerrado al acordar sustituir a los seis diputados procesados. O eso creían, porque las diferencias salieron de nuevo a relucir cuando los diputados por ERC Oriol Junqueras y Raül Romeva enviaron un escrito al Parlament para confirmar que su voto lo efectuaría Sergi Sabrià.

Sendos grupos, liderados por Roger Torrent y Quim Torra, se reunieron de urgencia para salvar una disputa que pudo costarle la mayoría parlamentaria al independentismo. JxCat se vio obligado a ceder a la exigencia de Torrent de pedir la delegación de voto de forma individual. 

Una semana de tensiones

La tensión de la coalición separatista se palpa desde principios de semana. Este lunes, cuando se cumplió un año del referéndum del 1 de octubre, el presidente de la Generalitat animó a los Comités de Defensa de la República (CDR) a seguir "presionando" y "apretando".

Unas declaraciones que se tomaron como "incitación a  la violencia", y más cuando, horas después, los secesionistas más radicales acabaron la jornada con pintura, piedras y botellas para romper el cordón policial de los Mossos d'Esquadra a las puertas del Parlament. 

Después de ver su imagen perjudicada por estas palabras, Torra echó más leña al fuego y amenazó con retirar su apoyo a Sánchez y vetar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) si en un mes (en noviembre) no había una "propuesta para ejercer la autodeterminación de Cataluña". 

"Este pueblo ganará la independencia con ustedes o contra ustedes"

Pero su socio Esquerra no estaba al tantode estainiciativay se distanció rápidamente al considerarla demasiado tajante. De hecho, el presidente del grupo en el Parlament, Sergi Sabrià, ha aprovechado el patinazo de Torra para lanzar un dardo a "los que tienen prisa": "Quien prometa atajos es un ingenuo o nos engaña" y lo que no hará Esquerra "es vender humo", ha asegurado.

En este ambiente de desencuentros, la CUP también ha presionado al presidente de la Generalitat pidiéndole más: "Este pueblo ganará la independencia con ustedes o contra ustedes". Por su parte, el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, ha reclamado la disolución del Parlament y la convocatoria de unas elecciones tras el "espectáculo" vivido. 

Estos rifirrafes continuos han puesto de manifiesto la débil cohesión del Govern y las dificultades para mantener el rumbo político del presidente Torra. Además, en esta semana horrible se ha constatado la pérdida de fuerza del procés en Europa. El propio expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont se mostraba hace unos días "decepcionado" al considerar "evidente" que la Unión Europea "no apoya la causa" independentista.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba