Sentencias de las tarjetas 'black'

El Supremo no se cree las “excusas” de Rato: sabía que las 'Black' eran ilícitas

Los magistrados, que blindan la sentencia ante un posible recurso ante el Constitucional, aseguran que el expresidente de Bankia, "por su experiencia en el sector financiero, no podía ignorar que su conducta era contraria a la norma"

El Tribunal Supremo no se cree las "excusas" del expresidente de Caja Madrid y Bankia, Rodrigo Rato, y del resto de condenados, y asegura que con sus bagajes profesionales eran conscientes de que las tarjetas 'black' se utilizaron de manera ilícita, según consta en la sentencia de 455 páginas dictada por la Sala de lo Penal del Alto Tribunal, cuyo ponente ha sido el magistrado Miguel Colmenero Menéndez de Luarca.

En concreto sobre Rato, el fallo indica que "no podía ignorar que su conducta era contraria a la norma. Ha de añadirse que sus características personales, en lo que se refiere a su experiencia en el sector financiero, excluyen racionalmente la existencia de un error en cuanto a la existencia e interpretación de las normas que regulan su actividad".

En el mismo sentido, el Supremo considera que Rato conocía las irregularidades, "dado que, no sólo mantuvo el sistema del que fue informado, no solo ordenó en Bankia la emisión de tarjetas para otras personas, sino que era titular de una tarjeta y dispuso de ella", a la que cargó 44.417 euros de gastos personales a Caja Madrid.

"Ilegalidades anteriores"

Además, la sentencia especifica, en relación a la interpretación de Rato de atribuir el origen de las 'black' a su predecesor, Miguel Blesa, ya fallecido, que el expresidente de Bankia "no puede ampararse en ilegalidades anteriores para continuar manteniéndolas, excluyendo su responsabilidad".

El Supremo indica que cuando Rato accedió a la presidencia de Caja Madrid ya existía el sistema de tarjetas opacas: "Fue informado de esa situación, y su decisión fue no sólo mantener el sistema, sino extenderlo a su favor y, posteriormente, ya en Bankia, de las otras personas mencionadas, con la finalidad de que todos continuaran disponiendo de la misma forma del patrimonio de la entidad", explica el fallo.

Los magistrados aseguran que el expresidente de Caja Madrid "decidió que los acusados continuaran disponiendo de esa forma irregular del dinero de la Caja, y cada uno de los cooperadores necesarios recibió la tarjeta sabiendo que no estaba amparada en las cantidades pactadas".

Recurso al Constitucional

Pero el Supremo también incluye un párrafo en su amplia sentencia en el que parece blindarse de un posible recurso de amparo de Rato ante el Tribunal Constitucional, ya que asegura que no se han vulnerado sus derechos a la intimidad, ni a tener un proceso con todas las garantías, ni a la presunción de inocencia.

En relación a la intimidad, la sentencia indica, de forma textual: "No se ha accedido ilícitamente a los datos de carácter personal relativos a los gastos concretos realizados por cada uno de los titulares de las tarjetas de crédito, por lo que no se ha vulnerado el derecho a la intimidad ni a la protección de datos de carácter personal".

En cuanto a los otros dos delitos, el Supremo rechaza las pretensiones de Rato de que concluya que se ha vulnerado su presunción de inocencia, ya que considera que las pruebas se obtuvieron lícitamente: "La condena no se ha basado en pruebas ilícitamente obtenidas, sin que sea pertinente, por ello, su exclusión del material valorable", concluye el fallo, que asegura que Rato "actuó sabiendo lo que hacía y queriendo hacerlo".

Las tarjetas entregadas durante la presidencia de Rato en Caja Madrid se emitían o se mantenían, "por decisión personal", sin que interviniera la Asamblea General, completan los magistrados que sostienen que los límites de gasto se fijaban de la misma forma: "Ni respecto de su emisión ni de los límites cuantitativos consta ningún acuerdo verificable; y la finalidad de su emisión era que el titular dispusiera de ellas cargando los gastos a una cuenta de la entidad".

Por su formación

Los magistrados Juan Ramón Berdugo Gómez de la TorreAlberto Jorge BarreiroAndrés Palomo Del ArcoVicente Magro Servet, con el mencionado Colmenero Menéndez de Luarca, confirman a grandes rasgos las condenas impuestas por la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional, entre las que destaca los cuatro años y seis meses para Rato, al mismo tiempo que aprovechan los recursos interpuestos por los condenados José María de la Riva Amez y Jorge Gómez Moreno para cargar contra los exdirectivos y exconsejeros de Caja Madrid.

En concreto, el fallo sostiene que las explicaciones de los condenados de que utilizaban las tarjetas desde hace varios años sin ningún problema "no les excusa para continuar incorporándose a la actuación delictiva", especifica la sentencia, que completa que "dada su evidente formación no era posible que pudieran pensar que era una actuación lícita".

Más bien al contrario, los magistrados rechazan que los exdirectivos y exconsejeros cobraran por "error", tal y como aseguran algunos de ellos, 12 millones de euros con las tarjetas 'black', ya que "no cabe invocar el error cuando el delito se comete mediante la ejecución de una conducta cuya ilicitud es de común conocimiento".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba