Cataluña

El TS critica a la justicia alemana: en el 1-O pudo haber ocurrido una "masacre"

El Alto Tribunal rechaza la comparación realizada por los jueces alemanes entre el 'procés' y las manifestaciones ecologistas de 1981 desarrolladas en Fráncfort contra la ampliación del aeropuerto

El magistrado Pablo Llarena.
El magistrado Pablo Llarena. EFE

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha criticado que la justicia alemana haya equiparado las protestas ecologistas de 1981, durante laampliación del aeropuerto de Fráncfort, con los hechos acontecidos durante el 'procés', en concreto el 20 de septiembre y el 1-O: "Pues nada tienen que ver unas protestas de miles de personas como reacción a la ampliación de un aeropuerto con una rebelión jurídica de una Comunidad Autónoma, que necesariamente tenía que derivar en enfrentamientos físicos al colisionar los intereses de una masa de dos millones de personas con las órdenes que tenían que cumplimentar los funcionarios policiales", especifica el auto dictado por los magistrados Alberto Jorge Barreiro, Miguel colmenero Menéndez de Luarca y Francisco Monterde Ferrer.

En este sentido, los magistrados consideran que por ello el referéndum se llevó a cabo, por lo que si hubieran intervenido un número bastante superior a los 6.000 policías desplazados para impedir el referéndum ilegal, tal y como les había ordenado la Justicia, "es muy probable que todo acabara en una masacre y entonces sí sería muy factible que el resultado de la euroorden fuera muy distinto", han lamentado los magistrados, que culpan a los procesados de haber engañado a la ciudadanía para acudir a la votación del 1-O.

El Alto Tribunal ha aprovechado la contestación a un recurso del que fuera presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez en el que ha confirmado su prisión preventiva para rebatir la decisión del tribunal alemán de Schleswig-Holstein de rechazar la entrega del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont por un delito rebelión, ya que no apreciaba la violencia en el 'procés'.

El Supremo no ve razonable que el tribunal alemán haya comparado "unas revueltas organizadas por un líder de una iniciativa ciudadana que convocó a miles de personas con el fin de evitar que se ampliara la pista de un aeropuerto de Fráncfort (Estado de Hesse), con un proceso separatista de una Comunidad Autónoma de más de siete millones de habitantes".

El Supremo alega que después de más de dos años de "ilegalidades parlamentarias y gubernativas perpetradas en cadena", los independentistas sacaron a la calle dos millones de personas para acceder a unos colegios electorales que se hallaban protegidos por 6.000 policías.

Estos agentes, prosiguen los magistrados, tenían la "imposible" misión de impedir que los ciudadanos hicieran uso de las dependencias electorales con el fin de realizar una flagrante ilegalidad que tenía el objetivo de fracturar política y territorialmente las estructuras del Estado español: "Con esta actuación", prosigue el alto tribunal, "violentaban los principios del sistema político y jurídico que se plasma en los dos primeros preceptos de la Constitución".

"El ejemplo de la ampliación de la pista de un aeropuerto, al margen de resultar inidóneo por su evidente falta de similitud con un grave proceso secesionista, resulta carente de rigor"

El auto critica la actuación de los magistrados de Alemania, y considera que no se precisa realizar un complejo análisis jurídico para comprobar que se trata de dos supuestos fácticos que "nada tienen que ver el uno con el otro". "El ejemplo de la ampliación de la pista de un aeropuerto, al margen de resultar inidóneo por su evidente falta de similitud con un grave proceso secesionista, resulta carente de rigor para fundamentar una resolución judicial como la adoptada", añade. 

Asimismo, afirma, en el caso del desafío secesionista no se trataba de ampliar o no una de las pistas del aeropuerto de El Prat de Llobregat y de que ello generara la protesta de miles de manifestantes para impedirlo. Lo que ha ocurrido en Cataluña es que "las masas" salieron a la calle para que votaran en un referéndum inconstitucional, "y oponiéndose a la fuerza legítima del Estado que protegía unos supuestos colegios electorales".

"Todo ello", completa el auto, "con el riesgo gravísimo de que los inevitables incidentes derivaran no sólo en numerosos heridos leves, sino en unos resultados mucho más graves para bienes jurídicos de primera magnitud". 

"Zigzagueo" alemán

La resolución sostiene, en este sentido, que lo más llamativo de la argumentación del Tribunal alemán es que se inicia con un ejemplo hipotético "muy adecuado a nuestro caso, centrado en lo que sucedería en Alemania si el presidente de un 'Land' incurriera en una conducta como la perpetrada en Cataluña".

Sin embargo, dice el magistrado ponente, "a las pocas líneas abandona ese discurso sin profundizar en él y se desliza repentinamente hacia el supuesto fáctico de la pista del aeropuerto, huyendo así del pantanoso ejemplo comparativo que tan adecuado y pertinente resultaba".

"El supuesto hipotético del presidente del 'Land' daba mucho de sí, pero muy probablemente, en el caso de que se siguieran en su análisis argumental las reglas propias del discurso de la racionalidad comunicativa, su desenlace acabaría en la concesión de la euroorden", concluye el magistrado Alberto Jorge Barreiro, que llega a calificar el cambio de razonamiento del tribunal alemán como "zigzagueo".

En el auto, los magistrados también critican el hecho de que denegación de la entrega de Puigdemont fuera dictada en tan sólo tres días por el tribunal alemán, algo que llegan a calificar como "procedimiento rápido". Esta celeridad explicaría, indica la resolución del Supremo, "el resultado obtenido".

"Es muy plausible que si el tribunal hubiera operado con un material probatorio adecuado y hubiera examinado reposadamente el conjunto de las actuaciones procesales, el resultado habría sido muy distinto, tanto en lo que respecta a la argumentación como a la decisión. E incluso también en lo concerniente a cuál debe de ser el contenido, el alcance y el ámbito de interpretación de una euroorden dentro del territorio de la Unión Europea", completan los jueces.

"Si el tribunal alemán hubiera operado con un material probatorio adecuado y hubiera examinado reposadamente el conjunto de las actuaciones procesales, el resultado habría sido muy distinto"

"Y es que si los hechos que se han venido cometiendo en España se hubieran perpetrado en un 'Land' de Alemania", continúa el auto, "con los mismos factores de evolución, tiempo y resultado, no parece muy factible que todo ello se saldara con una sentencia condenatoria meramente simbólica, como se dice en la resolución del Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein", resaltan los magistrados.

Además, el Supremo completa la definición del delito de rebelión, y afirma al respecto que también puede ser atribuido a quien "en lugar de valerse de la violencia para tomar el poder central del Estado trataban de desconectar o desgajar del Estado español las instituciones autonómicas cuyos poderes ejercían".

Respecto a la violencia necesaria para atribuir un delito de rebelión, los magistrados ponen de manifiesto que Carles Puigdemont y el resto de integrantes del comité estratégico del 'procés' utilizaron los medios con los que contaban en la Generalitat para tratar de desgajar este Comunidad del resto de España.

"En un contexto de esa índole, es claro que la violencia física pasaba a un segundo lugar, pues sólo era preciso utilizarla en algún cruce o tránsito puntual de la línea de ruta que se habían marcado", indica el auto, que pone como ejemplo de actos violentos lo acontecido durante el referéndum de independencia: "Ya que se trataba de un peldaño imprescindible en su andadura hacia el objetivo de la secesión, y al tenerlo que materializar masivamente y en centros públicos, se iban a encontrar con la oposición de la fuerza legítima del Estado".

Una posible sedición

No obstante, los magistrados destacan, también en relación a los jueces alemanes, que en el supuesto de que no se constatara suficientemente el elemento de la violencia en el caso concreto, la conducta de los sujetos investigados se podría incluir en el tipo penal de la sedición.

Respecto al recurso de Sànchez, el auto señala que la investigación refleja la participación de la entidad Asamblea Nacional Catalana, y de su entonces presidente, en un concierto de voluntades orientadas a lograr la independencia de la Comunidad Autónoma de Cataluña. En él, afirma, se habrían contemplado distintos instrumentos de actuación, entre los que se encontraría el mecanismo de lograr "una importante" movilización ciudadana que forzara al Estado a aceptar una nueva república. 

El escrito hace alusión a la hoja de ruta del 'procés' que se firmó el 30 de marzo de 2015 para lograr la independencia de Cataluña. Además, afirman que el respaldo fue por parte de los partidos Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y de las organizaciones ANC y Òmnium Cultural. Por ello, asevera el auto, existía una actuación "coordinada y compartida, pero en la que cada cual asumió un papel específico". 

A pesar de que el discurso de las fuerzas independentistas reflejaban una actitud pacífica, su posición final no mostraba dicho talante"

Tras mencionar a los partidos que contribuyeron a la proclamación de la república, el auto hace hincapié en Sànchez, del que afirma, no solo participó en "reuniones estratégicas", sino que, continúa, llegó a sostener en alguna ocasión -sobre la cuestión del proceso de independencia-, que hablaba en nombre de Puigdemont o de los partidos soberanistas. 

Asimismo, el auto señala que, a pesar de que el discurso de las fuerzas independentistas reflejaban una actitud pacífica, su posición final no reflejaba dicho talante, por lo que fueron incrementando el nivel de conflictividad según la respuesta del Estado.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba