Cataluña

La Audiencia procesa a Trapero por ser la "correa de transmisión" entre Puigdemont y los Mossos

La Sala de lo Penal cree que el exmajor de los Mossos d'Esquadra da "excusas" para justificar su actuación y le acusa de incumplir el mandato judicial en el que se le ordenaba impedir el 1-O

Puigdemont pasa revista en 2017 a una compañía de Mossos en presencia de Josep Lluís Trapero
Puigdemont pasa revista en 2017 a una compañía de Mossos en presencia de Josep Lluís Trapero EFE

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado la decisión de la juez Carmen Lamela de procesar a la cúpula policial del Govern de Carles Puigdemont por los delitos de sedición y organización criminal, según un auto de 27 de junio de los magistrados María José Rodríguez Duplá, que es la presidenta; Ángel Luis Hurtado; y María Riera Ocariz.

En concreto, los procesados son el exmajor de los Mossos d'Esquadra durante el 'procés', Josep Lluís Trapero, a quien se le atribuyen dos delitos de sedición y uno de organización criminal; los jefes políticos de Trapero, Pere Soler y César Puig, cada uno por un delito de sedición y otro de organización criminal; y la intendente Teresa Laplana, por sedición.

Los magistrados consideran que las investigaciones demuestran, "sin duda", la cooperación de Trapero con el referéndum ilegal del 1 de octubre, que llegan a calificar de forma gráfica como "eslabón del plan secesionista".

"Josep Lluís Trapero, como 'major' del Cuerpo de Mossos d'Esquadra, siguiendo las consignas recibidas de sus superiores y responsables políticos del gobierno autonómico, incumplió las órdenes emanadas del Tribunal Superior de Justicia, y las decisiones del Tribunal Constitucional, para conseguir la celebración del referéndum ilegal, y en esa connivencia hizo de correo de transmisión con sus subordinados", especifica el auto, que da un paso más para sentar en el banquillo de los acusados a la cúpula de los Mossos durante el 'procés'.

"Dispositivo engañoso"

A consecuencia de esto, los responsables del cuerpo policial catalán, con Trapero a la cabeza, incumplieron el mandato judicial, indica el tribunal, que especifica la actuación del 'exmajor': "Simulando para la jornada electoral y horas previas un dispositivo engañoso, meramente formal, con designio no sólo de permitir la celebración de la ilícita consulta, sino de socavar la actuación que en cumplimiento de la Ley y las resoluciones judiciales desarrollasen los otros cuerpos de seguridad del Estado".

El exconseller de Interior Joaquim Forn (c), el exdirector de los Mossos d'Esquadra Pere Soler (i) y el exmajor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero (d)
El exconseller de Interior Joaquim Forn (c), el exdirector de los Mossos d'Esquadra Pere Soler (i) y el exmajor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero (d) Toni Albir

Pero la resolución va incluso un más allá en sus críticas a la actuación de Trapero, y califica como "excusas" sus explicaciones en las que defiende su actuación durante los días anteriores a la celebración del referéndum, que el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos consideró desde un principio como "insuficiente" para impedir la votación.

Pérez de los Cobos se refería a la interpretación que dio Trapero a las instrucciones de la magistrada del TSJ catalán Mercedes Armas, en las que ordenaba impedir votar "sin afectar la normal convivencia". Una frase que le sirvió a Trapero para ser "complaciente con un análisis absurdo del auto dictado por el TribunalSuperior de Justicia para impedir la celebración del referéndum", según destacó el coronel.

Actuación ambigua

De esta forma, el 'exmajor' desplegó en un principio indicaciones moderadas apelando a los principios de "oportunidad" y "proporcionalidad", que debían guiar la actuación de los Mossos: "Más tarde, se tradujo en pautas de actuación ambiguas y contrarias a las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña", destacan los magistrados.

Los agentes de la Guardia Civil que participaron en el registro de la sede de la Consellería de Economía el 20 de septiembre
Los agentes de la Guardia Civil que participaron en el registro de la sede de la Consellería de Economía el 20 de septiembre EFE

El auto defiende, también, las conclusiones de la juez Carmen Lamela sobre la vinculación de Trapero con la "actividad ilícita" desarrollada durante el 'procés': "No son gratuitas y se asientan en numerosas comprobaciones y actos de investigación policial que señalan al procesado como partícipe".

Entre estas investigaciones que apuntalan, según el auto, la acusación contra el 'exmajor' de los Mossos, se destaca que la movilización de agentes el 1-O fue escasa, ascendiendo a 7.000, cuando en jornadas electorales se había llegado a 12.000: "Y su distribución en los teóricos 2.259 centros de votación fue ineficaz al asignar sólo dos agentes en grandes centros", sostiene la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

"Total pasividad"

Además, la actuación de los efectivos de los Mossos en la jornada electoral fue de "total pasividad, cuando no de enfrentamiento con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para impedir la clausura de los centros".

Imagen de la celebración de la independencia
Imagen de la celebración de la independencia EFE

La visión de la actuación de Trapero durante los registros ordenados el 20 de septiembre por el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, también es negativa. Y por eso tampoco está de acuerdo en que la concentración de más de 40.000 personas frente a la Conselleria de Economía catalana fuera una protesta legítima.

"Una evaluación objetiva de los hechos permite constatar que la convocatoria a la población para que compareciera ante la sede de la Consejería de Vicepresidencia, Economía y Hacienda de Cataluña no era un templado llamamiento a mostrar desacuerdo pacíficamente, sino que publicaba la actuación de la Guardia Civil tendente a impedir el referéndum", completa la resolución judicial.

Y por eso, siempre según el auto, "es evidente que las tibias medidas de seguridad y apoyo a la comisión judicial formalmente prestadas enmascaraban una absoluta condescendencia con los hechos, pues no otra cosa resulta de la pasividad observada conociendo que el edificio contaba con la sola protección de dos Mossos d'Esquadra, sin refuerzo alguno a lo largo del día".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba